Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ese solo detalle. L o de que estén cogiendo la manzana no quiere decir gran cosa, pues, una vez comida la primera, es de suponer l e hubiera bis. L a manzana del cuadro de Rubens es de repetición, no es la primera... Que el Adán y Eva de Rubens no están ya en el Paraíso, lo prueba a las claras el hecho de t; ue en el cuadro de Rubens han practicado ya nuestros primeros padres sobre sus paternales personas la operación inevitable y primordial de una peluquería espulgadora. Dicen que la tierra andaba por entonces poblada de Ictiosaurios, B i p l o d o c u s y otros animales de gran bulto. Pero éstos no han podido, a buen seguro, ser jamás enemigos feroces y temíbles de nuestros p a dres primitivos. Todos estos animalotes debieron ser tardos, poco t e m i b l e s en suma; prueba de ello, que todos perecieron en vez de subsistir. E n cambio, los minúsculos parásitos i m p l a c a b l e s continúan por los siglos de los siglos atacando al hombre, desazonándole a conciencia y constituyendo una de las plagas humanas de primera categoría. Hay una palabra en el mundo para designar lo cargante, lo desazonador por exc e l e n c i a y es la de chinchorrería palabra que proviene, como esíá bien claro, de chinche, y que indica el abolengo milenario de toda esa patulea de insectos enemigos. lidades otras se refieren a las peluquerías de los adultos, y en ellas es al contrario: todo son dificultades, y los peluqueros tort u r a n á los clientes con una serie de apar a t o s monstruosos y amenazadores. Diferentes y opuestas actitudes las que adoptan frente al peluquero las personas mayores y la infancia. Los niños no pueden aguantar la chinchorrería del pei a d o, del peinado y del r i zado. Cada pasada de peine supone en cada niño una pataleta y un berrido; una tarascada de impaciencia y un pescozón de la mamá. Es que las cria turas p e q u e ñ a s son adanes; es, a saber, inocentes. Como no se sienten culpables, no pueden comprender la razón de algo como, el peinado, que es, conforme acaba de verse, consecuencia de una falta, castigo por una culpa. Por eso, para peinar al muchacho, hay que buscar toda tíase de alicientes a fin de que el muchacho se esté cuietn... Hay que ir- -como vemos én los grabados- -a buscarle adonde e s t é jugando para que no tenga que perder apenas tiempo, o hay que ofrecerle una silla disfrazada de auto para que se distraiga y crea, mientras le redondean la melena, que está jugando a los autos y no sufriendo un suplico. En cambio los mayores- -y con especialidad las mayores- -tienen que pasar horas y horas sujetos de los pe 3o s, aguantando Librarse de la Chineri la cabeza unos apache y Compañía fué, ratos que tan pronto pues, sin duda ningules dan frío como tan na, una de las primepronto calor; y han de ras tareas que hubo de someterse a un sin fin imponerse el hombre de o p e r a c i o n e s de allá en la noche famoahora te mojo, luego sa de los tiempos. te soplo, después te Ser un Adán equiretuerzo, y así c a d a vale en el lenguaje quince días, plazo de vulgar a ser un ded u r a c i ó n según los sastrado Desastracálculos, de Ja ondudo s i g n i f i c a deslación permanente preocupación por el sastre; y A d á n e r a L a o p e r a c i ó n del Lo que algo quiere algo nos cuesta. desastrado porque, espeinado, que fué inUN APARATO NUEVO PARA ARREGLARSE LA CABEZA POR D E F U E R A (FOTO EXPRESS) tando en el Paraíso, ventada al principio no sudaba, no se enpara evitar chinchosuciaba; no tenía, pues, parásitos, y no te- tantos, y dejó de ser Adán desastrado, porrrerías, se convirtió ella misma en chinnía, por tanto, que ocuparse del aseo, ni buschorrería de otra clase. Suprimidas las que ya en lo sucesivo no podía impunecar vestido alguno para protegerse de inmente seguir siéndolo, so pena de las chin- -chinches de antaño y sus picotazos de torsectos, ni efectuar en su persona operaciotura, nos las hemos arreglado de manera chorrerías aludidas. nes, inútiles entonces, de acicalamiento, hique otras chinches- -eléctricas, eso sí- -nos giene y pulcritud. den picotazos, varios- -picotazos X Z, vioFué luego, al verse plantado en la calle, Viendo las fotografías adjuntas advertí- -íeta y ultravioleta, faradaycos, roentgenianos- todos ellos requeridos y buscados cuando fué dejando de ser Adán en todos mos bien que todas ellas pertenecen- al gustosamente y adrede, por propia iniciatilos sentidos: dejó de ser Adán como tal ramo de la peluquería; unas se refieren a va y voluntad de quien tiene c ¡ue sufrirlos. hombre inocente y feliz, porque pasó a ser ia peluquería de los niños, y en ellas veanimal más o menos bípedo e implume; mos que los peluqueros procuran dar a porque pasó a ser un cualquiera, uno de MANUEL A B R I L sus pequeños clientes todo género de faci-
 // Cambio Nodo4-Sevilla