Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
MADRID- SEVILLA DÍA DE 20 1930. DE JULIO DJARJÜ ILUSTRA- DO. S 1 N. M AÑO 8.601 VIGB T NUMERO O S EX EXTR 1O.20 CÉNTS. F U N D A D O E N i D E JUNIO D E 1905 P O R D. T O R C U A T O L U C A D E T E N A LA CUESTIÓN CONSTITUCIONAL EN TODAS PARTES E l Gobierno de Alemania, desatendido por el Parlamento en la propuesta de recursos indispensables para cubrir el déficit, lia utilizado el artículo 48 de la Constitución- e l artículo de la dictadura que autoriza la legislación por decretos para necesidades de orden público y de seguridad del Estado, cuya estimación compete al Poder ejecutivo sin reserva n i traba alguna. Estos preceptos de interdicción constitucional figuran en todos los Códigos y responden a la previsión de una urgencia que no puede atender el Parlamento, aunque actúe; pero a la fiscalización parlamentaria se le somete siempre el uso que se haga de tales preceptos; lo cual significa que no se prescinde ni cabe prescindir del Parlamento en los asuntos de mayor trascendencia nacional, que son los más propios de sú jurisdicción; sino que se le suple en ellos y se le lleva después la gestión substitutiva con la consiguiente responsabilidad. L o grave del caso de Alemania es qué los decretos van contra la voluntad conocida del Parlamento, contra uña resolución votada; establecen t r i butos negados por la representación de la soberanía nacional. ¿H a podido estar en él ánimo de los autores de la Constitución esta amplitud de l a dictadura? L a letra del artículo 48 cubre completamente al Gobierno. E l Reichstag fiscalizará en su día la aplicación del artículo, pero como si no hubie ra existido la votación denegatoria. E s oportuno recordar oue la zarandeada Constitución española sólo autoriza la suspensión de sus preceptos en clausura de Cortes y con la reserva de darles cuenta, y que para los créditos urgentes de orden público, movilizaciones, etc. ha de intervenir el Consejo de Estado. LAS PROPAGANDAS DEL TURISMO INFORMACIONES NOTICIAS Y POLÍTICAS v H e n r i de Montherlandt ha publicado en París- Midi un artículo, que se titula Ilusiones perdidas. La decepción de Granada. N o hay arquitectura, paisaje brillante de ningún orden, cosas las más nobles y admirables, que no presten al ingenio y al humor motivos para la excentricidad, la paradoja, la burla o la negación de las naciones consagradas. Algo así esperábamos del artículo por su epígrafe y por la reputación literaria de su autor, pero no tiene nada de eso, ni estilo siquiera. Es la narración increíble, escrita a la. ligera, casi ramplona, de un viajero, que, según dice, ha i n tentado conocer a Granada en tres ocasiones y ninguna pudo resistir más de un día el aburrimiento del espectáculo. Los jardines de la Alhamb ra, agradables como una fronda cualquiera, no dan a los sentidos más recreo que el bosque de Bolonia, en París, o el del Cambre, en Bruselas. L a restauración de la Alhambra es demasiado sab i a todo en ella parece del año anterior; causa. el mismo efecto que el pabellón hispanomorisco de una Exposición. ¿Qué más hay en Granada? U n tranvía risible, que eterniza los viajes, desandando una cuesta estrecha para dar paso a los carruajes con que topa, y en el que se entretienen los pasajeros con apuestas sobre el número de maniobras que hará el vehículo antes de llegar a su destino. Granada, como las demás ciudades históricas (de todas habla Montherlandt con el mismo fingido desdén) sólo dan al curioso la inmensa alegría de abandonarlas Cabe sospechar si un artículo así, que no logró humorada, será una contrapropaganda, mal servida por un escritor desenfadado; si la organización oficial del turismo en cada pajs busca su clientela, desviándola de los otros por el descrédito. N o aconsejamos igual procedimiento a la organización española, pero si le ofrecemos una indicación aprovechable del artículo de Montherlandt. Mostrad a cualquiera la postal con la vista de Granada, tomada desde la A l hambra, borrándole el rótulo; preguntadle qué ciudad es aquélla, y os contestará: Poitiers, Moulins u otros nombres... Habrá que cuidar con más esmero las propagandas gráficas de nuestro turismo. Sabemos que en las. colecciones destinadas al extranjero hay postales tan infelices como la de Granada: una vista de los. tejados de T o ledo, otra vista de las murallas de A v i l a una pareja huertana de Valencia, cabalgando por 1 1 desierto y cosas por el estilo. 11 Verdad que esta propaganda así evita las decepciones, porque luego lo vivo resulta mejor que lo pintado; pero se suele hacer al revés en otros países, dónde el turista no suele encontrar más de lo pintado. y gracias. E l presidente, a CercedilJa. E l G o b i e r n o ha declarado desierto el C o n c u r s o N a c i o n a l de R a d i o d i f u sión. L a necesidad de presupuesto Madrid 20, 2 madrugada. Ayer, el con- de de Xauen recibió a los directores generales del departamento de la Presidencia, y luego visitó a su íntimo amigo el Sr. C a l i derón Azores, que sigue grave. A las seis de ia tarde salió para Cercedi- lía, donde pasará el día de hoy. -A I emprender el viaje fué saludado por los, periodistas, a quienes dijo que no tenía noticias especiales que comunicarles y que la tranquilidad era completa en el país. Se refirió a l a informaciones aparecidas? en los periódicos sobre el Consejo celebrado anteanoche y dijo que reflejaban muy; bien el sentido y aun los detalles de la deliberación. U n a noticia, sin embargo, había escapado a la perspicacia de los informado- res y fué que el Consejo examinó el expediente sobre el Concurso Nacional de Radiodifusión y acordó declararlo desierto, por unanimidad. -E r a absurdo- -añadió el general Berenguer- -conceder un aionopolio de servicio tan importante, nada menos que por veinte años y precisamente en vísperas de apertura de unas Cortes. U n periodista le preguntó si continuaría para la Radio el régimen actual, y contestó que no lo sabía. Tal vez la Junta técnica leí propondría alguna fórmula. Luego el jefe del Gobierno se refirió al acuerdo del Consejo de confeccionar nuevos presupuestos. -Como ustedes habrán visto- -agregó- -el Gobierno se preocupa de que la ley económica sea absolutamente sincera. Con l a aprobación del presupuesto dejaremos en li bertad a las Cortes para que en sus prime- t ras sesiones discuta los asuntos políticos, que tienen una gran importancia. 1 L o s partidos del Reichstag estaban todos conformes en la necesidad de corregir el déficit; pero sobré la manera de salvarlo no podían entenderse. Cada uno pretendía echar las cargas hacia las clases y los intereses defendidos por los otros. Está firmada, como se preveía, la disolución del Parlamento, y acordada la convocatoria electoral de otro para el 14 de septiembre. E l sistema de representación proporcional, rígidamente proporcional, asegura a los partidos la misma que tienen ahora: n i es lógico suponer que los electores modifiquen su veto, puesto que intereses electorales y dócil sumisión de los diputados a lo que representan han sido causa de lá dificultad. E n octubre se reproducirá la cuestión: que el Parlamento es imprescindible, que no se puede privar de su órgano a la soberanía nacional, pero que tampoco se puede gobernar con el P a r lamento, mientras no se dé con la fórmula que lo haga viable y permita! a separación y la eficacia de los poderes. Esto, donde el sistema parlamentario mantiene, como en el Reich, una moral relativamente elevada; líBnde si el votó, demasiado políticp, carece de la independencia y de l a austeridad apetecibles, eá a lo menos personalmente desinteresado, ajeno a las confabulaciones codiciosas e inconfesables de oligarquías y fulanismos. N o hay que decir si en pueblos de peores costumbres políticas puede prosperar una reforma que signifique la omnipotencia parlamentaria. En Estado. Comisión noruega hispano- E l públiccfiJebe leer diariamente úblíccf j nuestra sicción de anuncios p o r palabras clasificados en secciones. E n ellos encontrará constantemente asuntos que puedan interesarle. Aceptada por el conde Cartón de W i a r d la presidencia de la Comisión permanente de conciliación hispanonoruega, creada en virtud de las estipulaciones del Tratado de conciliación, arreglo judicial y arbitraje, firmado recientemente entre España y N o ruega, dicha comisión ha quedado constituida en la forma siguiente: Presidente, el conde Cartón de W i a r d ex presidente del Consejo de ministros belga comisario español, D Juan Alvarado, ex ministro de la Corona; comisario noruego Sr. C. G Hambro, presidente del Sportin Noruego; comisarios neutrales, a más del presidente, los señores W M A Sohucking, catedrático de la Universidad de Kiel, y J Mrzowskij ex presidente del Tribunal Supremo de Polonia. E l regreso del ministro Seguramente pasado mañana lunes llegará a Madrid, de regreso de su yiajs a Loa dres, el ministro dé Estado.
 // Cambio Nodo4-Sevilla