Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. D O M I N G O 20 D E J U L I O D E 1930. EDICIÓN D E ANDALUCÍA. P A G aa. pie. A poco se encontró en l a carretera con otros dos individuos que, acompañados de dos mujeres, llevaban la misma dirección, continuando todos juntos el viaje. A l llegar a Viso del Alcor, uno de los i n dividuos le preguntó si podía facilitarles algo para comprar qué comer, pues se habían pasado todo el día sin probar bocado, y Luis, compadecido, le dio setenta y cinco céntimos, único dinero que tenía. Continuaron la marcha, y apenas dejaron atrás las últimas- casas del pueblo, en el s i tio conocido por Pino Vela, los cuatro compañeros de viaje se le abalanzaron de pronto a Luis y le quitaron las botas, l a americana y el sombrero que llevaba puestos, y se dieron a l a fuga. E l robado volvió al V i s o y denunció a l a Guardia civil lo ocurrido. Los guardias salieron en busca de los que tan mal habían pagado l a buena acción del alcalareño, logrando alcanzarlos y detenerlos cerca del cortijo de La Bóveda, interviniéndoles las prendas robadas, que y a llevaban puestas. Los malhechores dijeron llamarse Manuel Muñiz Martos, José López Mora, Carmen López Delgado y Amparo Bardelló Delgado. E n un cortijo del término de Ecija, ardieron ciento diez fanegas de terreno, parte de ellas pobladas de gavillas de trigo, y otras de trigo por segar, calculándose las pérdidas en unas setenta y cinco m i l quinientas pesetas. E n una era de la casilla Cruces Altas, también del término municipal de Ecija, otro incendio destruyó gavillas de trigo valoradas en cinco m i l pesetas. Ambos siniestros se cree hayan sido casuales. E l día 2 del corriente mes se cometió un robo de municiones militares en uno de los trenes de l a línea de M Z A Como los tanteos de l a Guardia civil dieran l a señal de caliente por las proximidades de L o r a del Río, l a Benemérita de este puesto se puso a trabajar, consiguiendo detener a José Fuentes M o r i l l a Veneno y a otro sujeto conocido por Juanillo Benjumea, quienes, en los interrogatorios a que fueron sometidos, no sólo se confesaron autores del robo de cuatro cajas de municiones, sino de otros llevados a cabo, en unión de dos amigos llamados Diego Rodríguez y Juan María García Mesa, y que los efectos robados los entregaban a Indalecio Cabello Castellano y a su esposa, María M o r i l l a López, a cambio de dinero. También dijo el Veneno que en unión del Diego Rodríguez, otro sujeto conocido por José Alguacil y el Cabello Castellano, i n tentaron robar l a caja de caudales del A y u n tamiento de L o r a del Río, para lo cual hicieron una llave conforme a un molde de cera que obtuvieron de la cerradura, pero que por no haber salido bien l a llave no pudieron consumar el robo. Los guardias, han rescatado las cuatro cajas de municiones, tres de las cuales se hallaban aún en casa de Indalecio Cabello, y detenido a José Fuentes M o r i l l a y a Juan María García Mesa, como autores de todos los robos confesados, y a Indalecio Cabello Castellano y su mujer, María Morilla L ó pez, como cómplices y encubridores. Todos han sido puestos a disposición de la autoridad militar, así como las municiones robadas. E l vecino de E c i j a José Escobar Rodríguez denunció a la Guardia civil de aquel puesto que dos perros pertenecientes a su convecino Manuel Corral, acometieron a unas cabras de l a propiedad del denunciante, matando a una a dentelladas y malhiriendo a otra; que el dueño de los perros convino en abonarle el importe de los perjuicios, y que no había cumplido su ofrecimiento. L a denuncia ha sido trasladada al juez municipal. la pena de dos meses y un día de prisión y 1.000 pesetas de multa. Defendió al procesado D Hermenegildo Gutiérrez de Rueda. Informaciones de la A u- Información del P u e r t o Día 21. -Buques surtos en la ría: Elvira, Giralda, Coria, Guía, San Sebastián, Artalvo, Lázaro, Teresa, Muro I, Jesusa, San Telmo, Larache, Guiniguada, Matagorda, Andas, Anita y Almirante de C. E n el Canal Alfonso X I I I Cabo Quintres, Cabo Prior, Cabo Higuer, Sac VI, Vizcaya, Aiskuri Mendi, Ana María, Varé y Río Tajo. E n el muelle de San Juan de Aznalfarache y en el de Los Gordales, no hay barcos. E n el de C a l a Cap D Antifer. Mareas. -Pleamar, 2,35 y 14,08; bajamar, 8,21 y 20,23. diencia Ante la Sala de vacaciones se vio ayer una causa, por lesiones, contra José Cano Morgado. E l fiscal, Sr. Marino, solicitó de la Sala se le impusiera al procesado la pena de dos años de prisión e indemnización de 2.000 pesetas. L a defensa, a cargo del joven letrado don Tomás A García, solicitó la absolución de su patrocinado. Ante la misma Sala se vio otro sumario, por daños, contra Antonio Jiménez Andaluz, para quien el fiscal, Sr. Marino, pidió V a r i o s sucesos E n la casa de socorro de San Lorenzo fué curado anoche, de una herida contusa en la región parietal derecha, un individuo llamado Antonio Palomo Alé, de veinticua- tro años, domiciliado en calle Arfe, número 7. Se la causó, en riña, el dueño de un establecimiento de bebidas de calle Guadalquivir, esquina a Torneo. E n el suceso intervino la Guardia civil de la Puerta de San Juan. U n camión cae al r í o salvándose sus ocupantes U n camión cargado con cuatro m i l kilos de café, de la casa Lazo, se encontraba en el muelle de San Telmo, esperando entrar en báscula. L o conducía el chofer Juan Domínguez Redondo, de cuarenta años, con domicilio en el número 132 de la calle Castilla, y le acompañaba el ayudante Juan Pozuelo Garfia, de cuarenta y seis años, que habita en Pureza, r 6. E l chofer dio marcha atrás, y al pretender frenar, no le obedecieron los frenos, cayendo camión y ocupantes al río. Inmediatamente, los marineros del Anita- -e n cuyo vapor había venido el cargamento de café- -Manuel Chorfa y Manuel G a r cía Martín se lanzaron al agua, sacando a l chofer y al ayudante. Estos fueron conducidos a la casa de socorro del prado de San Sebastián, donde Domínguez fué asistido de contusiones, erosiones, magullamiento general y gran hematoma en la pantorrilla derecha, y Pozuelo de contusión dorsal. Después de asistidos, pasaron a sus respectivos domicilios. Los buzos extrajeron el café en su totalidad. A última hora de ayer, se procedía a sacar el camión, por medio de grúas. s Lo que prescribe la Ciencia Médica p a r a evitar l a Apoplegia X A apoplejía se caracteriza, por un aumento anormal del líquido cefálico alrededor del cerebelo (derrame cerebral) y la provoca el estado viscoso y espeso de la sangre (intoxicación úrica) y su consecuencia, el endurecimiento de las arterias (arteriesclerosis) Este estado patológico, llamado antiguamente plétora sanguínea, empieza por la tensión habitual de las arterias, debido a la adulteración crónica de la sangre viscosa, llena de ácidos y de toxinas. La cara es pálida, el enfermo se queja de dolores de cabeza con zumbidos en los oídos, hormigueo en las piernas, trastornos visuales, vértigos, somnolencia después de las comidas, punzadas en el corazón. E l pulso está siempre duro, las arterias de la sien son flexuosas (signo de la temporal) la piel está seca y fría, frecuentes ganas de orinar, especialmente por la noche. A veces se presentan crisis de angina de peclio. Al aparecer estos graves síntomas es necesario crear, mediante el Urodonal, un drenaje úrico regularizado para normalizar la circulación sanguínea, rebajando la presión arterial y apartar el peligro de la apoplejía. E l Urodonal obra como desintoxieante, pues efectúa un filtrado perfecto de la sangre, ejerce una acción vivificante y refuerza el cambio de materias, con lo cual cobran las funciones fisiológicas en general nueva vida. Fortalece además el funcionamiento del corazón y de los riñones, favoreciendo singularmente la circulación de la sangre, con lo que provoca en el organismo esa renovación a que damos el nombre e 3 rejuvenecimiento. Los resultados del Urodonal han sido probados por los más eminentes profesores españoles, entre los cuales entresacamos la siguiente opinión clínica: Considero el producto Urodonal como el preparado farmacéutico más racional, por su acción reguladora del metabolismo orgánico, en tratamiento de los arterios 1 cleróticos y de todos los estados artríticos en general. DR. SAMPIETRO GALLIGO. Académico de la Real Academia fl Medicina de Zaragoza. A c c i d e n t e s del trabajo Pedro Gutiérrez G i l de treinta años, con domicilio en la calle 15, número 15, de l a barriada de Amate, trabajando en la CiudadJardín se produjo contusiones en la región costal, musió y pierna derecha, contusión en la mano derecha y erosiones en l a cabeza, cara y pierna izquierda. Fué asistido en l a casa de socorro del prado de San Sebastiár E n Olvera, trabajando en la vía, se produjo la fractura del codo derecho y erosiones en el pie derecho el obrero Francisco M o rillo. Fué trasladado a Sevilla, ingresando en el Hospital. U n h o m b r e muerto E n la Ronda de Capuchinos se encontré, en el suelo un hombre, como de unos sesenta y cinco años. Presentaba una herida contusa en el parietal derecho y fractura de la; base del cráneo. Fué llevado al prado de San Sebastián, y de aquí trasladado al Hos- i BLANCO y NEGRO ¡Es l a más bermosa fle las jreyistaa