Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC. J U E V E S 24 D E J U L I O D E 1930. E D I C I Ó N D E ANDALUCÍA. PAG. 7 enemigo de la paz. Y sin embargo, podrán suelen apoyar sus innovaciones en l a ló- que dio en castellano, como era de espeadherirse sin reservas e incluso con entugica Y los hay de todas categorías, desde rar, ueste. Ueste se usó, en efecto, antes siasmo los representantes de pueblos gananel ignaro- tablajero que, porque vende que oeste, y aún hoy se sigue usando entre ciosos, no así los que consideran necesaria carne y no carni hace pintar en el marinos, juntamente con norueste, uesnor: a revisión. Polonia, Checoeslovaquia, R u rótulo de su tienda camecería hasta j ueste, etc. mania. Francia, Yug- oeslavia verán en el cierto plumífero de gran rotativo, que emAhora bien; no hay que olvidar que lr pacto la estabilidad que les beneficia; pero, pieza a hacer escuela a fuerza de escribir u inicial de veste tiene un marcado v a ¿tendrán k misma visión Alemania, Italia, a cada paso noreste, en vez de nordeste. lor consonantico como en hueso hueHungría, Bulgaria... vo huerto etc. voces que el vulgo Porque, es lo que él se diría una mañaPor grande que haya sido la habilidad pronuncia abiertamente güeso güevo na, dándose una palmada en la frente: ¿N o política de Francia, puede preverse el fra güerto y los cultos con una tj espese forma noroeste de ñor y oeste? Pues, si caso de la iniciativa. Los hombres responcial, que los técnicos llaman fricativa. P a r a en vez de tirar a poniente tiramos a sasables alemanes, italianos, austríacos... elucerciorarse del carácter consonante de esta liente, habrá que decir nor- este y no norddirán la respuesta concreta con la declarainicial basta el experimento siguiente: este E l argumento no tiene vuelta de hoja, ción puramente platónica. N o serán tan torTratemos de enlazar la s de l o s con la y es seguro que D Rufino, el personaje de pes que contesten con la negativa brutal ni de huevos y obtendremos el grupo El amor cine pasa, no desdeñaría remachartan ingenuos que r. o vean el alcance del fónico! o- sue- vos, tan extraño a los oídos lo con su graciosa muletilla: ¡Lógica, sepacto ¿Esperaba otro resultado el Quai españoles como frecuente en labios de exñor; lógica! d Qrsay? Parece inverosímil, aunque bien tranjeros, y aun de peninsulares de habla Lógica, sí. L o malo es que la lógica del pudo confiar en que la dramaticidad del dialectal. L a prueba puede repetirse con lenguaje, bien distinta de la del personaje enunciado coincidente con la dramaticidad otros enlaces, v. g r estar hueco (esquinteriano, no suele estar al alcance del del instante europeo obligara a los Gobierta- rue- co) aquel hueso (a- qué- lue- so) zafio tablajero ni del plumífero seudoculto. nos a declaraciones comprometedoras para etcétera. E n cambio, el ligado resultará naTodo hecho lingüístico, en efecto, salvo el futuro. E n todo caso, la iniciativa servitural y correcto si la es realmente v o contados casos de creación individual, tiería para el recuento de unidades en la conscal, como en los húngaros (lo- sún- gane su justificación en alguna de las leyes telación política de Francia, y, en último ros) e l humo (e- lu- mo) generales que gobiernan l a expresión del extremo, Francia aparecería como portaesTeniendo, pues, la u de ueste el valor pensamiento, cuando no es la resultante tandarte de la paz. Desde el punto de vista consonantico que hemos visto, la formadel concurso, cruzamiento o antagonismo francés, 110 será totalmente inútil el intención etimológica novdwste contendría l a de dos o más tendencias de índole fisiológito, y todos los pueblos han de envidiar a combinación interior- rdg- tan ajena a ca o psicológica. Y el problema que a meFrancia esos sus hombres capaces de envolnuestra fonética, que, para conformarse a nudo se ofrece al filólogo- -problema no v e r su interés nacional con ideas altruistas ella, se hubo de suavizar, con l a pérdida siempre fácil de resolver- -consiste precique sirven también a su prestigio. N o es de la d norueste) primero, y mediante samente en reconstituir el juego de las lícito criticar a la política francesa porque el cambio, más tarde, de l a consonante fuerzas que, en determinado momento hisponga en juego recursos y medios que asepor la vocal o (noroeste) tórico, produjeron como consecuencia norguren la preponderancia de su país. E n apoyo de esta explicación podemos mal lo que luego, a primera vista, puede Mas el proyecto de M Briand pudiera alegar lo ocurrido en francés. Sabido es parecer esporádica anomalía o arbitrarietener consecuencias más graves, por el heque la fonética de nuestros vecinos, m u dad caprichosa. cho de ser tema en la próxima Asamblea de cho menos relajada que la española, admite ¿Hay, entonces, algún motivo para que la Sociedad de Naciones en el mes de sepdesde hace siglos se venga diciendo sin ex- combinaciones articulatorias que nuestros tiembre. Los observadores juzgan peligroso órganos rechazan; y conocida es también cepción nordeste y en cambio no se diga el planteamiento de un problema exclusivala tendencia de l a ortografía francesa a nordoesíe? Creo que lo hay, y que, si no mente europeo cuando están convocados reconservar la fisonomía etimológica de los me equivoco, es el siguiente presentantes de todos los Estados del munvocablos, con lo cual enmascara y aun E l vocablo anglosajón north cuya condo. S i el proyecto no afecta directamente a sonante final (que representamos hoy con retarda, a veces; la evolución fonética norlos delegados que envíen América, A s i a y mal. Pues bien; en el caso de nordoiiesí, el doble signo í tenía un sonido interAustralia, y si tampoco há de intervenir el aunque la il subsiste en la escritura y en medio entre la z y la d españolas, pasó Imperio británico. ¿no habría sido prudente al francés y al provenzal con la forma la pronunciación culta, se ha perdido en convocar la reunión- en otra fecha y acaso el uso profesional, según advierte Littré. ttord. E n castellano, portugués e italiano en otro lugar, limitada a los países interesa Norucsl- -dice- -es la pronunciación de antiguo se convirtió, como voz aislada, en dos? Los delegados, de los países extratierra adentro; pero los marinos pronunnorte; pero en composición continuó sieneuropeos vendrán a Ginebra para ser meros cian norue. do nord, según vemos en nord- csie, cuyo espectadores, y hay el riesgo de que atriY ya que hemos echado el rato a puntos segundo elemento- este, procede de casi, buyan a la L i g a una función y un objetivo cardinales, quiero salir a l paso de un error que es igualmente voz sajona. L a formacircunscritos a nuestro Continente. De otra que, según me aseguran, ha sostenido a l ción Hor d- esie. que reproduce exactamente Darte. cuáles pueden ser las reflexiones de guien públicamente, no hace mucho: el de la original north- cast es. pues, etimolos representantes americanos o asiáticos que ha de decirse sureste, suroeste, c: trlógicamente, irreprochable, y no contiene, ante el proyecto de un bloque europeo consar. ierleano, etc. porque si se emplea en la por lo que hace a la eufonía, ninguna artituido e n cierto modo bajo los auspicios primera parte del compuesto la voz s- ad y ticulación que resulte dura o impropia dende la L i g a? L a L i g a por su esencia, ha no sur, se comete un galicismo. N o hay tro del sistema fonético español. P o r eso sido siempre opuesta a toda clase de pactos tal. Así. como de nord hemos hecho norte. ha subsistido intacta, conservando su d o blonues continentales. S i en ocasión de la interior. para el vocablo aislado, pero conservando Asamblea acepta que se hable y negocie sopara los compuestos la forma etimológica Si examinamos ahora la composición de bre el bloque europeo, pudiera ocurrir que nord- así de sr. d, que es el punto de parnoroeste, veremos que las circunstancias estimulase la idea, y a en marcha, de fortida, hicimos sur para el. vocablo indepenson distintas. E l segundo vocablo del commar otro asiático y otro americano. N o he- puesto, -oeste, procede del anglosajón ivest, diente (tal vez por atracción de la r de mos cíe insistir: el lector perspicaz deducirá norte) pero guardando también en la comde lo dicho, que la Sociedad de Naciones posición la d original, que no es una i n está en vísperas de un momento muy difícil. vención francesa, sino que estaba ya en la voz sajona primitiva. ANTONIO AZPEITUA Así, pues, el que quiera acatar lo que nos Ginebra, julio, 1930. AUTO- CAMIONES Y ÓMNIBUS recomiendan de consumo la etimología, la IIWlQll f v fonética, el uso vulgar y la tradición i n interrumpida de los buenos escritores, deberá decir y escribir, como manda la A c a COSAS D E L L E N G U A J E demia, nordeste (con d noroeste (sin d y sudeste, sudoeste, sudamericano, Noreste sudafricano, etc. (siempre con d y nunca con r Más de una vez he señalado y contraY tú, plumífero amigo, que sin duda puesto en estas columnas dos linajes de i n tienes eí noble afán de llegar a ser un esfractores del lenguaje: el de los que por critor distinguido, o, como r o r a se dice inadvertencia o incultura se apartan del con gregaria unanimidad, destacado, ¿por uso correcto, y el de los que, conociendo Los má ¿renombrados por su esmerada qué no tratas de distinguirte de otro modo este uso, prescinden de él a sabiendas, con y sólida construerión. y no como reformador del delicado instruel propósito, según dicen, de mejorarlo. ÜRAN P R E M I O E N LA EXPOSICIÓN mento del lenguaje, cuyo maneio, ¡a y! Estos últimos, los que, en lugar de serINTERNACIONAL. D E B A R C E L O N A está aún para ti pleno de tropiezos? virse buenamente del idioma que les dieron hecho, pretenden imprimir en él su huelb. S. A. SSiSNIUilt, bUWliW, AJLCAJLA. 33, JULIO C A S A R E S n B USSIN G u
 // Cambio Nodo4-Sevilla