Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. J U E V E S 24 D E J U L I O D E 1930. EDICIÓN D E ANDALUCÍA. P A G 20 ello podrán darse orientaciones, pero será! imposible concretar soluciones para cada caso. Del acierto o error en resolver ahora, depende el éxito o fracaso de la futura grandeza de la ciudad. Soy optimista en cuanto al porvenir de Sevilla. N o sé si me cegará el cariño, pero no conozco población de España que tenga en perspectiva mayores aumentos de riquezas; su puerto interior será muy pronto uno de los mejores del mundo; su agricultura aumenta, fabulosamente con los riegos, cuyos canales, están terminados unos y en ejecución y estudio otros, trayendo nuevas e i m portantes fábricas, como las de azúcar, conservas y algodón; y su industria y comercio muestran en progresión creciente nuevas manifestaciones, antes no desenvueltas. T o das estas fuentes de riquezas y las naturales bellezas de la ciudad, su privilegiada posición, su historia, su arte y tradición, me hacen tener fe en su desarrollo y porvenir. A conseguirlo deben encaminarse los esfuerzos de todos y para ello será indispensable verdadera prudencia en la administración, para no regatear lo necesario, n i llegar a dispendios como los que se discuten en los momentos actuales. DE ECOS SOCIEDAD DIVERSOS Lina conquista de verano N o comienza mal el verano- -i- a l a muchacha. Llegada apenas al término de su destino, ya tiene un hombre joven que l a sigue a diario. E s atildado, pulcro, bien parecido; si l a muchacha le encuentra algún defecto es, acaso, el de aparecer a sus ojos excesivamente perfiladito. Siempre lleva cuello duro y chaleco, y en las manos unas sortijas con. piedras brüladoras, que. ofenden a l a muchacha, no solamente en su vista, sino en su natural buen gusto. Pero, en fin, éstos son pequeños detalles, y como los hombres que vayan de buena fe al amor no abundan modernamente, l a muchacha esta satisfecha de lo que empieza a considerar como s u conquista L a muchacha conduce su coche recién estrenado. U n coche reluciente como un zapato de charol. También el muchacho conduce uno, no tan flamante, para perseguirla. Se encontraron a la vuelta de l a playa cuando ella iba a tomar el auto en busca del almuerzo familiar. A l maniobrar para la arrancada, ella, que se daba cuenta con el rabillo del ojo de l a fija contemplación, se azoró un tanto y por poco se lleva por delante l a aleta de otro coche estacionado. Luego, al sacar la mano para iniciar el v i raje, sintió un pequeño escalofrío, porque por un instante pensó iba él a lanzarse para poner sus labios allí donde unas venitas azules, cerca de unos afilados dedos, trazan complicados laberintos. Este mediodía la muchacha finge leer en su libro, bajo un toldo multicolor. Enfrente está el mar. U n mar bobito, que muere mansamente sobre la arena. L a muchacha no alza los ojos de su fingida lectura, pero ve sin mirar. Sabe que él está allí, apenas separado por unos metros, y piensa en la carta que v a a escribir más tarde á una amiga de su confianza. Hasta compone mentalmente los párrafos: i Se me da estupendamente, hija mía! E s como m i propia sombra. Sobre el labio tiene unos hilitos de pelo que se encienden al sol como si fueran de oro... Las doce y media... L a una... Cierta j m i rada al reloj que está sobre l a muñeca pone a l a muchacha en sobresalto. ¡Dios mío, qué tarde... Papá es puntual e inexorable para la hora de las comidas... ¡Tendría gracia que ahora, cuando más necesita de su libertad, l a privaran de ella por un estúpido retraso... L a muchacha sé alza y se sacude a toda prisa de la arena que ha cogido su falda. Avanza por unos tablones que hay tendidos sobre la playa; llega al encintado de asfalto, alcanza la escalerilla... N o vuelve su cabeza atrás; pero sin hacerlo se presiente seguida de cerca. A l g i rar, con la curva que trazan los escalones, ve al muchacho en toda su figura. Se ha sonreído y hasta quiere creer que le enseña una carta que lleva en la. mano. L o que son las cosas: ella siempre ha criticado de las declaraciones de amor por escrito como de algo anticuado y cursi. Esta carta, apenas vislumbrada y escrita, seguramente, para ella, le emociona, sin embargo. A todo correr se lanza a su coche y lo pone en marcha. N o mira, no quiere m i rar. Cuando saca la mano para l a maniobra pasa por el escalofrío de siempre. N o son, empero, los hilillos de oro de un bigote los que se posan en aquella mano que asoma por una ventanilla del coche; es la carta entrevista la que es depositada allí repentinamente. L a muchacha no hubiera querido cogerla; pero existe algo superior a ella misma, que la fuerza a cerrarla entre los dedos. ¡Uff... E l zapatito breve ha, pisado a fondo el acelerador... L a impaciencia es fiera que devora un orazón de mujer. E n la misma escalera, antes de entrar en casa, la muchacha ha desgarrado un sobre sin siquiera leer su d i rección. ¿Cómo empezará, Dios mío... E s muy lacónica l a carta. Dice así: A usted le conviene asegurar su coche a todo riesgo. P a r a informes, dirigirse a... -Gil de Escalante. L A LIQUIDACIÓN D E L C E R T A M E N IBEROA M E R I C A N O Y E L PORVENIR D E SEVILLA Respuesta de d o n Juan Vázquez de P a b l o ex diputado a C o r t e s a las p r e g u n t a s formuladas p o r ABC Con mucho gusto contesto las preguntas que se sirve hacerme el gran periódico A B C sobre la liquidación del Certamen Iberoamericano y el porvenir de Sevilla. L a clausura de dicho Certamen plantea a Sevilla no pocos problemas, a cual más interesantes, a cuya solución estamos obligados todos los sevillanos, como el Estado, ya que éste le dio carácter nacional y el esfuerzo de nuestra ciudad y el desenvolvimiento de sus fuentes de riquezas, han reportado y reportarán indiscutibles beneficios a España. L a liquidación que interesa, y a la que creo se refiere la pregunta de A B C, no es la que nace de l a revisión de cuentas y su pago, sino l a del aprovechamiento de la Exposición, para el porvenir de Sevilla. E n este aspecto, lo importante es dejar establecido con el acierto necesario, qué debe hacerse para que prosiga el engrandecimiento de la ciudad, del que l a Exposición no es el fin, sino el medio. L a solución del problema puede concretarse, a mi juicio, en estos enunciados: i. Conservación cuidadosa y esmerada de cuantos elementos se consideren útiles; parques, jaídines edificios, instalaciones, etc. 2. Prosecución del ensanche y mejora urbana, sin atacar n i destruir nada de lo típico de la ciudad. Y 3. Defensa económica encaminada a conseguir, que el Estado preste su ayuda en consecuencia con el carácter nacional del Certamen y a que el Ayuntamiento ordene su Hacienda y forme el presupuesto adecuado, omitiendo gastos supérfluos, pero sin olvidar los precisos para el avance de las mejoras urbanas, de cultura, de servicios y para fines de turismo; Creo llegado el momento, de que todo lo que en Sevilla vale y representa, conozca el problema en todos sus detalles, ya que sin 0 SERVÍ O O O F I C I A L METEOROLÓGICO E n Sevilla Datos obtenidos del Observatorio de l a Universidad, el de julio de IQ 30: Presión barométrica en milímetros y a cero grados, a las ocho horas, 757.8: a las dieciséis horas, 756,8. Temperatura a l a sombra, a las ocho horas, 19,4; a las dieciséis horas, 27,0. Tensión del vapor de agua, a las ocho horas, 8,0; a las dieciséis horas, 7,1. Humedad relativa (de cero a 100) a las ocho horas, 48; a las dieciséis horas, 27. Dirección del viento, a las ocho horas, N N W a las dieciséis horas, W S. W Fuerza del viento, a las ocho horas, muy flojo; a las dieciséis horas, muy flojo. Estado del cielo, a las ocho horas, despejado; a las dieciséis horas; despejado. Temperatura máxima al sol, 33,8 ídem máxima a la sombra, 28,2. ídem mínima del aire, 17,6. A g u a evaporada, 4,7. Recorrido del viento en kilómetros de seis a seis horas, 202. D e l Observatorio de M a d r i d Ayer facilitaron los siguientes: Estado general atmosférico, deducido de las observaciones meteorológicas efectuadas a una hora y siete horas del día 23 de julio de 1930 E n el mar del Norte se halla el centro principal de la perturbación atmosférica y l a que ayer se encontraba en la península Ibérica se corrió al mar Balear. Todo ello origina en Europa tiempo bastante malo, pues los vientos soplan fuerte, la nubosidad es grande y el mar está agitado. E n España se registran tormentas sobre la meseta central. Aviso a los aviadores: E l tiempo es inseguro en España, algo tormentoso y de vientos de dirección variable, dominando los de Oeste y Noroeste. Aviso a los agricultores: Son probables los aguaceros tormentosos en el centro de España. Aviso a los navegantes: E n el golfo de Cádiz y el mar Ibérico, marejada del Oeste. Tiempo probable en toda España: Vientos flojos y moderados, de dirección variable, y cielo nuboso. Algunas tormentas aisladas. Temperatura: Máxima, 34 grados, en M u r c i a mínima, 7, en Salamanca. E n M a d r i d Máxima, 2 6 mínima, 15 grados. RAFAEL EMPRESA D E AUTOMÓVILES Servicio diario de- automóviles de Sevilla a Herrera y Puente Genil, por Puebla de Cazalla y Osuna. Salida de Sevilla, 3, las siete de la mañana (Puerta de la Carne) Llegada a Puente Genil, a las once y cuarenta y cinco minutos. Salida de Puente Genil, a las tres y treinta de la tarde. Llegada a Sevilla, a las ocho. de la noche. DÍAZ EMPRESA CASAL Línea de la Sierra ÓMNIBUS SAURER Sevilla- Aracena- Cortegana- Rof SERVICIOS DIARIOS Oficinas Marqués de Paradas. 37 Teléfono 25 á 3 a Líneas de Sevilla a Alcalá y e Sevilla, 3 a Oarmona ÓMNIBUS DE DION BOUTON Salidas: Puerta de Jerez, jardines de Cristina Oficinas: Almirante Lobo, 18. Telefono 22680.