Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC. V I E R N E S 25 D E J U L I O D E 1930. EDICIÓN D E ANDALUCÍA. P A G XI a la guerra de una base jurídica, estableciendo los fundamentos de jus beüi. D e ahora en adelante- -dice Rappaport- -la guerra deja de ser un estado de derecho, y su empresa adviene a la categoría de crimen. T a l es el gran progreso de la nueva conciencia jurídica internacional, que de día en día deja de ser una música del porvenir. Su moción, presentada a la Primera Conferencia Internacional para la unificación del Derecho penal (Varsovia, octubre de 1927) es terminante. Ahora, en esta I I I Conferencia Internacional la ha reproducido con renovado éxito. H e aquí sus ideas directrices: existe un bien jurídico internacional común, que es la universal cultura y la civilización, basado en la seguridad exterior interestatal. Ese bien, amenazado por la guerra de agresión, debe ser protegido con sanciones. N i la resolución de la V I I I Asamblea de la Sociedad de Naciones- -votada por iniciativa de Polonia en Í 927- ni el Pacto de París (1928) incluyen las condignas sanciones. L a ausencia de sanción estricta- -dice- es el talón de Aquiles de todo el Derecho internacional contemporáneo y así, ante este nuevo bien esencialmente común, que a todos interesa, se impone la tutela represiva internacional A l crimen internacional de la guerra de agresión corresponde un delito especial de ia propaganda de esa guerra (Así, los actos preparatorios se elevan a delitos propios y distintos. Antes, esa tutela fué intentada separada o conjuntamente por los Estados soberanos en leyes internas y aun en Tratados y Convenciones. Ahora, ante el bien universal de la paz, nacen nuevos delicta juris gentinm. E l último es este recental jurídico: el delito de propaganda de la guerra de agresión. Tres Estados van a incluirle en los graves cuadros de su legislación: Polonia, en el proyecto de Código penal de 1927 (artículo 107) Rumania, en el suyo de 1928 (art. 223) y el Brasil, en el que ha presentado a su Gobierno el profesor V i r g i l i o de la Pereira en 1928 (artículos 508 y 509) E l ministro de Justicia de Bélgica prometió, en la sesión inaugural de la Conferencia, que este progresivo país ha de. unirse al movimiento que se inicia. Sería honroso para España el enrolarse entre los Estados legisladores de la paz; ya que la respuesta a la moción B r i a n d tales aplausos ha merecido. CRITICA Sor Y NOTICIAS DE LIBROS libros. A l e g r í a p o r el d o c t o r Juarros. O t r o s Mi GRANJA: Con todo, el texto del proyecto polaco estableciendo el nuevo delito como delito de Derecho de gentes no ya de Derecho i n terno, era el de más espléndida envergadura, y éste fué adoptado por la I I I Conferencia Internacional. Dice así: T o d o el que haga la propaganda para incitar a la guerra de agresión será castigado. A esta cláusula se añade otra, haciendo reservas relativas a la reciprocidad. Los otros temas de la Conferencia: extradición, piratería, falsificación de moneda, terrorismo, trata de esclavos, de mujeres y de n i ños, tráfico de estupefacientes y de publicaciones obscenas, con ser considerables- -y acaso por haber sido ya objeto de convenciones internacionales- no han repercutido en la Prensa ni han interesado a la opinión. Q. S A L D A Ñ A Bruselas, julio, 1930. E l público debe leer diariamente nuestra sección de anuncios por palabras clasificados en secciones. E n ellos encontrará constantemente asuntos que pueden interesarle. JOAQUÍN Costa. E L GRAN FRACASADO. Constituye este libro, debido a la ágil y briosa pluma de Manuel Ciges Aparicio, una vibrante biografía del gran patricio español Joaquín Costa y un pintoresco anecdoPero lo más interesante es, sin duda, l a tarió de la vida del solitario de Graus, al que tantos sinsabores hubo de proporciofémina que atraviesa la tormenta íntima de narle la incomprensión de las gentes frensu temperamento y de su imaginación bajo las tocas que sombrean su frente y sus ideas. te al ideario que supo incorporar a l a vida política y social española. L a última parte, sobre todo, es un- estu Libro éste de trascendental interés, medio maestro, acaso más sugestivo y de más rece ser conocido, pues marca con toda i n penetrante efecto, porque vemos a sor A l e tensidad la trayectoria de la vida de Costa, gría como al trasluz, sin que el autor dé los tan incomprendido por su generación. contornos definitivos, más bien guiándonos con el sugerimiento de síntomas insinuados, E L PAN DE LA EMIGRACIÓN, José Sánchez con el síndrome que apenas se diseña. ¿E s Guerra. Con un prólogo del doctor M a r a una arrepentida? N o pues que persevera. ñen; este libro encierra ensayos agudísi ¿E s una decepcionada? N o pues, que lucha. mos del ilustre político, escritos durante su ¿E s un caso exclusivo de proceso, psicolódestierro. Ciap. Seis pesetas. gico, o es, más bien, temperamental, con L A ISLA DE LOS SANTOS (itinerario en I r declive hacia lo patológico, acusado en el landa) Ricardo Baeza. L a más interesante dato adivinado de ser ella la culpable de visión de la historia, el paisaje, los hombres hurtos y destrozos, testimonios de ocultos y la vida de Irlanda. Renacimiento. Cinco estallidos de desesperación? E n ese. trayecto pesetas. traslúcido de los últimos capítulos, asoma la L A CORONA. Manuel Azaña. Bellísima obra mirada escrutadora del especialista, y paredramática. Mundo Latino. Cuatro pesetas. ce sonar un eco freudiano. E l desenlace, i n MUJERES DEL QUIJOTE, Concha Espina. esperado y mudo, autoriza la duplicidad de Ensayos profundos, pero al mismo tiempo conjeturas. N o quiere decirnos el autor si amenísimos, sobre las mujeres que desfilala última página es un nuevo mérito, de reron por la obra de. Cervantes. Renacimiento. nunciación y de votos o una pasarela para Cinco pesetas. la clínica específica. E s igual. Nosotros nos quedamos con la especie literaria, con lo v i E L ENIGMA DE JOAQUÍN COSTA, Dionisio sible y cercano y apto para nuestra percepPérez. Este libro, constituido por textos del ción mental; todo lo que, sobre cualquier propio Costa, plantea la cuestión de si Costa hipótesis médica, tiene el acento inconfunera conservador o revolucionario. Ciap. Cuadible del amor. Queremos verlo así. Y pertro pesetas. cibir, sobre los latidos de la emoción, como I CÓMICOS AL DESNUDO, Enrique Povedano. un frescor de fragancia- -aura de primavePrólogo de Joaquín Belda. Las más interera embalsamada- -que nimba la figura de santes y. regocijantes anécdotas de la vida SOR ALEGRÍA, rimando con el aroma y la teatral. Ciap. Cinco pesetas. sonrisa del jardín. Librería Fernando Fé, Puerta del Sol, i c librería Renacimiento, Preciados, 46, y L a novela del doctor Juarros es una de píaza del Callao, 1, Madrid. Librería Barlas más atractivas y bien compuestas qué celona. Ronda de la Universidad, 1, Barcehan pasado por nuestras manos estos años; lona. Librería Fe, Campana (junto a Sierpor su fondo, por su factura y por la tenpes) Sevilla. Librería Fe. Mariano Catalisión y justeza de su realismo, en el cual la na, 12, Cuenca. Librería Fe, Isaac Peral, 14, estudiantina tiene una nueva y estupenda ena. Librería. Fe, L a r g a 8, Jerez. crea ion. -F. S- O. SOR A L E G R Í A -E n pos de la SOR F I L O MENA, de los Gonconrt, ovilló el plagio una sucesión de monjas o religiosas de hospital en la devanadera del mismo episodio pasional; las menos eran figuras de fibra humana y de espíritu; las más, pretextos para noveluchas lascivas que los prospectos editoriales llaman sensuales. P u r a libido. N o habíamos visto, en resumen, desde aquella hembra sensitiva y piadosa, humana y estilizada, otra tan interesante en la novela hasta que hemos leído ésta del D r Juarros. E l D r Juarros, novelista, es la misma mezcla del D r Juarros cronista, ensayista y tratadista analítico: proyección espiritual sobre la materia para conocerla y sublimarl a perfume de poesía sobre la realidad; verismo de escalpelo orlado de pensamientos, inducciones y postulados que vuelan hacia las alturas. E n las páginas de esta novela hay una colección de fotografías fijadas en el revelador con las líneas y resaltes inconfundibles de la verdad; criaturas humanas con sus flaquezas, pecados y egoísmos a la luz; deliciosas escenas, conmovedoras, pintorescas, dramáticas, jocosas; una taifa de estudiantes que son realidad v i v a u n ambiente magistralmente recogido el cual, a tiempo que describe el exterior, nos denuncia lo más hondo y penoso de las h oras del hospital. E l D r Juarros puede enseñar a muchos novelistas profesionales cómo se toca el resorte emocional del lector, y también cómo se le instruye de escenas escabrosas sin herir la decencia ni descender a léxico de prostíbulo. NAMIENTO. -Don L u i s Massó tiene la suerte, y el buen gusto, de procurarse una renta rústica de la manera más noble y fecunda que puede darse: dirigiendo y mejorando los cultivos de su tierra y deduciendo las más útiles y positivas aplicaciones de los productos. Quiere pues, decirse que el señor Massó ha organizado y explotado una granja- -allá por tierras catalanas- -y que en ambas cosas ha ido poniendo sobre los conocimientos teóricos la enseñanza fértil y prudente, de la práctica. Y en un libro copioso e interesante relata todos sus trabajos y resultados tanto en las secciones propiamente agrícolas como en las de avicultura, cunicultura, ganado (porcino incluso) apicultura, etcétera. Resulta, por tanto, el libro un tratado de carácter eminentemente práctico con l a lección de las cosas y vale tanto para ilustrar como para sugerir y ofrecer líneas directrices a los demás. afortunados mortales que, como el autor, tengan los medios pecuniarios para efectuar una obra semejante. E n esto último es en lo que falla eí l i b r o no da receta para poseer la tierra necesaria. De suerte que los aficionados i n solventes tendremos que contentarnos, luego de l a lectura, con pintar nuestra granj a en una pared. S U ORGANIZACIÓN Y FUNCIO- 1 1