Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. V I E R N E S 25 D E J U L I O D E 930, E D I C I Ó N D E A N D A L U C Í A P A G 17. LA LIQUIDACIÓN D E L C E R T A M E N AMERICANO Y E L PORVENIR D E IBEROSEVILLA Respuesta de don Joaquín Campos Palacios, ex alcalde de Sevillla, a las preguntas formuladas por A B C Todos íos problemas que para Sevilla plantea la liquidación de la Exposición Iberoamericana, quedan, en mi sentir, sintetizados, en la necesidad de procurar, por todos los medios posibles, que el progreso de la ciudad no se detenga, ni quede estancado durante un número de años mayor o menor, como consecuencia del esfuerzo realizado con motivo del Certamen. Si se recuerda lo que era Sevilla a fines del siglo pasado, y la impresión que a propios y extraños produce en la actualidad, nadie podrá poner en duda que el aumento de su población, íos ensanches realizados, las nuevas barriadas construidas y el mejoramiento de todos sus principales servicios, representan un progreso tan evidente, como rápidamente logrado; y si se fija la atención en las mejoras que representan muchas de las obras realizadas con motivo de la Exposición, tampoco es posible que nadie pueda poner en duda que el Certamen, lejos de perjudicar a la ciudad, de unmodo evidente ha contribuido a su mejoramiento y progreso. Ese progreso y mejoramiento, aquí, co nio en todas partes, sólo ha podido conseguirse mediante el esfuerzo y el gravamen que los mismos exigen siempre, y si bien es forzoso hacer frente a la deuda que ese esfuerzo ha exigido, hasta donde lo exijan la justicia y los compromisos contraídos por la representación de la ciudad para con el Estado, es de absoluta necesidad que todo ello se realice sin que se detenga ni estanque el mejoramiento y progreso de la ciudad y muy de otro modo, prestando, tanto a lo uno como a lo otro, toda la atención preferente que la justicia, y el interés de todos reclaman. Por fortuna, aunque para formular con relación a este punto una afirmación categórica, sin temor a equivocaciones, sería preciso contar con datos y antecedentes de que carezco, abrigo el convecimiento de que Sevilla cuenta con elementos suficientes para abrigar la esperanza fundada de que podrá hacer frente a cuantas cargas y gravámenes exija el cumplimiento de sus compromisos y obligaciones, sin menoscabo ni estancamiento de su mejoramiento y progreso. Si se tiene en cuenta la fuente de riqueza que representa su puerto, la mejora que necesariamente ha de constituir la ejecución de la dársena, el aumento de riqueza agrícola e industrial que forzosamente ha de derivar de las obras de riegos, dentro y fuera del térmi- 110 municipal; los ingresos que pueden lograrse mediante la implantación de la mayor parte de los arbitrios, que con arreglo a la ley el Municipio puede imponer, y las fuentes de riquezas que pueden lograrse como consecuencia de! principio fundamental de autonomía municipal en que el nuevo Estatuto está inspirado, lejos de poder ser pesimista, con relación al porvenir, necesariamente hay que ser optimista, y fundadamente abrigar la persuación de que la liquidación de la Exposición Iberoamericana, si bien podrá ser, y de seguro será, difícil y laboriosa, bajo ningún concepto puede representar un estancamiento, ni mucho menos un retroceso con relación al progreso y mejoramiento de la ciudad. Inútil parece decir que todo ello sólo podrá lograrse mediante la cooperación, tanto moral como material de todos los elementos y fuerzas vivas de todas clases de la ciudad; pero si se tiene en cuenta que hasta ahora lo mismo tratándose de las colectividades que de los individuos, nadie ha realizado el milagro de mejorar y progresar sin esfuerzos, cargas y gravámenes, y se fija la atención en (a unanimiad de pareceres que con relación al deseo de que Sevilla mejore y progrese pone, de manifiesto la patriótica información abierta por A B C preciso será rtfconocer que existen motivos más que suficientes para estimar que ha de poderse contar, tanto con el esfuerzo material, como con la cooperación y ayuda moral de todas las fuerzas vivas y elementos de todas clases de la ciudad, sin diferencias ni disparidad de criterios, en todo cuanto se refiera o pueda referirse al progreso y mejoramiento moral y material de la ciudad. lln problema importantísimo deriva de la Exposición, cuya solución por más que no corresponda a la ciudad puede ser para ella de extraordinaria importancia. Se refiere a la necesidad de que por el Gobierno de la nación, sin romanticismos, que no caben en la esfera internacional, se aspire y procure, como resultado de la Exposición, no sólo a estrechar los lazos y vínculos morales que existen y seguirán existiendo entre España y las Repúblicas americanas, sin distinción, sino las ventajas de orden material que como resultado de toda Exposición se ha procurado siempre lograr entre la nación en que la Exposición ha tenido lugar y las concurrentes a esa clase de Certámenes. Pero si la solución de ese problema no es de la incumbencia de la ciudad ni de su representación, no puede ser dudoso que lo mismo la ciudad y su representación, que sus clases directoras, pueden, con relación a este punto, hacer, cuando menos, dos cosas, cuya realización sería más que suficiente para merecer el aplauso y la gratitud de la colectividad. L a ciudad y su legítima representación pueden y deben cooperar, por cuantos medios estén a su alcance, para que el Colegio Mayor Iberoamericano, al constituirse definitivamente y empezar a funcionar, tenga como uno de sus principales fines y objetivos el estrechamiento de los lazos y vínculos de todas clases que existen y puedan existir entre la ciudad y las Repúblicas americanas de origen español; y con relación a las clases directoras, es casi seguro que toda la ciudad se daría por muy satisfecha y no escatimaría su aplauso y gratitud a quien de entre ellas surgiera, e inspirándose en el ejemplo de un eminente poli- tico de otra región, abordara la patriótica empresa de divulgar la inapreciable riqueza que nuestro archivo de Indias atesora, como preparación, para que, por quien se sintiera con fuerzas y condiciones escribiera la historia verdad de la colonización de América por España, como justo tributo a la sabiduría, tesón y excepcionales condiciones de nuestra nación y los españoles de los siglos anteriores. BOLA B L A N C A Y BOLA NEGRA Circula por ahí, estampada con letras de misal en el reverso de los sobres de carta, una breve arenga que dice: ¡Españoles! Cuidado con la Prensa envenenadora de espíritus. Hay periódicos que viven del embuste y de la difamación. E l anarquismo mina las naciones. ¡Alerta! Leed A B C La Nación, El Debate. Comparado con otros de su género, este cartel- -y conste que no lo decimos por pagarle el favor- -es un modelo de templanza. Sólo nombra a los periódicos que le parecen recomendables y se limita a. lanzar sobre los que le parecen peligrosos una condenación hipotética, que no puede afectar a todos los que no cita, entre los que figuran muchos de ia significación recomendada y, los de más vivo matiz de la dore ha. Sin embargo, en una de sus amenas Charlas al sol, para las que no pierde r ¿ic ni desperdicia pretexto, Heliófilo zampa en el montón de los anarquistas euvenecadores a todos los periódicos no citados, y nominalmente a El Siglo F- ir. wo. Eutrapelia pura y ganas de pasar el íato con una rabieta de los frailazos ululantes y de su picúilecto fray Junípero. A B C- -añade Heliófilo- -se apresurara a salirse del sobre, como hizo recientemente, con mucha dignidad, por cierto, aunque en una postdata embarullase algo el asunto. Salimos del sobre, ¿por qué? S i no nos i n dignan los anatemas ni las propagandas de boicoteo, tampoco vamos a rehusar el favor de los que recomiendan ¡a lectura d e A B C por lo que valga. Menos da una piedra o un ateneísta rojo. Y aclararemos lo de l a postdata que no embarulló el asunto a que alude El Sol. E l asunto fué nuestra protesta por un acto de intolerable coacción y amenaza, realizado directamente contra determinadas personas, en sus negocios e intereses, porque leían esto, opinaban lo otro o anunciaban en tales o cuales periódicos; donde les convenía, naturalmente, pues el empleo costoso del anuncio responde a una lícita conveniencia industrial, y no es un subsidio generoso a ninguna ideología. L a postdata fué para reconocer el derecho a la propaganda en pro o en contra de los periódicos, que no son indiscutibles; el derecho a recomendar o reprobar la significación, l a doctrina y la obra de los periódicos. A B C no se queja de las campañas que lo hostilizan en este sentido. Ahora tenemos delante un manifiesto anónimo e izquierdista, que otros colegas habrán recibido también; tan izquierdista, que excluye de su campo a Melquíades Alvarez, Alba, Romanones, A l hucemas, Marañón y Besteiro. Y del que vamos a reproducir algún párrafo para que Durante la temporada de verano, y sin au mentó de precio, serviremos las suscripciones de nuestros abonados que trasladen su residencia a cualquier población de España. Para tener opción a esta ventaja, será condición indispensable que, al solicitarla, abonen por anticipado el importe do tres meses, O SEA N U E V E PESETAS, o se suscriban por igual tiempo. Sin llenar este requisitc, no serviremos ningún traslado a provincias. Lo 9 que vayan a residir al extranjero abonarán, además, el importe del franqueo correspondiente. Tenemos Prensa; sólo en Madrid, cuatro magníficos diarios republicanos: El Sol, El Liberal, el Heraldo y La Vos, a los que hay. trario, al A B C y a dos diarios más, que, según el papel revolucionario, no han querido contribuir al movimiento liberal de Como se ve, hay dé todo y para todos ta este juego de l a exaltación política; bola blanca y bola negra; favor y disfavor; toque proteger. Debemos hundir, por el con- El Sol se consuele de la arenga del sobre: ¡JA... JA... A MI NO ME PICAN V S O... España. Buen camión rápido. Mariano Sancho, S. A, Martínez Campos, 9, Teléfono 32623. OCKWAY tal, tablas. El Sol acierta tomando a broma el sobre. Y nosotros también esperamos con tranquilidad el hundimiento, de A B C,
 // Cambio Nodo4-Sevilla