Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
S LAS FERIAS DE VALENCIA A V r r n i EL L A B D E S F I L E D E L A S CARROZAS A T A L U D E DE r- A Al rk A 7 FLORES. ANTES D E ON de las pocas que v a n quedando. Pasó y a el tiempo aquel en que las grandes ciudades necesitaban de estos c o n c u rridísimos mercados, a los que a c u dían toda clase de vendedores llevando sus mercancías, y que e r a n motivo para que acudiesen también las gentes de muchas leguas a la redonda. H o y todo e l año es tiempo de ferias, y cuando una co a no se tiene a mano fácilmente se consigue con los m o dernos- medios de comunicación y transporte. sical y l a bafálla de flores. Estos puede afirmarse que son los festejos ejes alrededor de los cuales g i r a n todos los demás festejos del programa, sin que falte aingúa año alguna novedad. Las corridas de toros. -Valencia bate el record en el número de corridas de toros en serie. E n estos últimos años se han cele- brado ocho y diez seguidas, actuando los mejores matadores y lidiándose reses de las ganaderías híás acreditadas. Y a pesar de tanta corrida y ser l a plaza capaz p a r a más d e 18.000 espectadores, los llenos se han s u cedido unos a otros. L l e v a consigo e l espectáculo taurino la batalla de confetti y serpentinas en e l paseo de l a Alameda, donde L a s ferias de V a l e n c i a si no u n antiquísimo abolengo, por lo menos tienen raíces hondas en el curso del tiempo. Durante m u chísimos años la festividad de S a n Jaime, el antiguo Patrono del reino de Valencia, venía siendo el día más clásico para nuestras corridas d e toros, -entonces llamados toros reales y un Ayuntamiento, allá por el año 1870, ideó la celebración de unas ferias, cuya nota principal fuese l a instalación en él anchuroso paseo de la A l a m e d a de una serie de pabellones, casetas y b a r r a cones que permitieran grato solaz durante diez noches a los valencianos. Fué el alma de esta idea el concejal D M a r i a n o A s e r quien, por cierto, en aquel período revolucionario fué víctima de sus mismos amigos, los cuales, en una de las revueltas, le dieron muerte, no salvándole sus ideas republicanas. T r e s son las notas típicas de estas fiestas, que comienzan en el segundo tercio del mes de julio y terminan en la primera decena dé agosto: las corridas de toros con sus subsiguientes desfiles, el certamen m u- BATALLA DE CONFETTI Y S E R P E N T I N A S E N L A A L A M E D A D E S P U K S JDE L A S C O R R I D A S D E TOROS
 // Cambio Nodo4-Sevilla