Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
I G NE O IHUflHlLESdrid. N E IR S INSfCETOTO A R T U R San Bernardo, 78, M a TelSfono 17127. G R A N INTERNADO. ACADEMIA O E L A TEXTOS PROPIOS r ú s t i c a s en teda E s p a ñ a compro h i poteco. J M Brito, A l c a l á 94, Madrid Pemanflor. 4. MADRID A d u a n a s exclusivamente ASARTE Y G. -ítessrolliaos, BeeoasStaiden EcraestadK, Fq tiScsiíosi ÓPTICOS a CERCEDILLA (MADRID) Médico director: A de Larrinaga. Pensión completa, incluida asistencia médica, de 30 a 50 pesetas. Oficinas en M a d r i d Alfonso X I I 44. Teléfono 1 6 7 0 4 APARATOS DE LUZ por gasolina. Catálogo gratis. ECHKG ÍRAY, 23. Ii. BAIÍMES. MADRID Ti Pilulss diéntate el único prodneto qtw en tías meses asegura et deaaxollo et la firmeza del pedio sin perjudic a l a salud. Aprobado ger las notabilidades medicas. A T I É farra. PAKIS. O n frasco se remite por corroo enviando 7.50. peset 2 s en Eioranzas o giro postal a RAMÓN S A L A m talle P a r í s 1? Barcelona. De venta en M a d r i d ¿Príncipe, 10, Madrid Lentes, gafas e impertinent e s. Gemelos p r i s m á t i c o s ZEISS. Microscopios Zeiss. ALUMBRADO DE FINCAS Grupos e l e c t r ó g e n o s ultimo Invento, alumbrado e s p l é n d i d o absolutamente garantidos, a 1.700 ptas. plazos largos. M o t ó l e s Bombas. Tractores. O. HERRERA. BARQTT 1 T, IIJO 18 Í MADRID L e a usted todos los d omingos REVISTA SEMANAL ILUSTRADA GRO peseta ejemplar en Blilliü E. RODRIGUEZ- SOLIS 290 L O S G U E R R I L L E R O S D E 180 K Boi E l 10 de octubre se vio atacado Miláns por cinco columnas de infantería, 400 caballos y nueve cañones, que se dirigieron a cortarle la retaguardia, por lo que maridó tocar retirada, quedándose sólo con unos 200 hombres y oficiales que, provistos de fusiles, yolvieron con él al campamento, que estaba ardiendo, donde les hizo un fuego que los desordenó, dando lugar a que por los claros se salvasen las avanzadas, menos un capitán, que, imprudentemente, fué hecho prisionero con 20 hombres; pasó luego a ocupar las alturas inmediatas, donde con unos cien hombres Jdetuvo a los franceses más de dos horas, retirándose de altura en altura hasta Cobrería de Cartujos, distante tres cuartos de hora del campamento, teniendo que combatir desde por la mañana a la noche para ganar tan corto terreno. A l siguiente día se vio de nuevo atacado, pero los obligó a retroceder y retirarse hasta el Besos. A pesar de lo rudo del combate sólo tuvo 12 hombres muertos y 20 heridos, y los franceses más de 150, lo cual se explica por el perfecto conocimiento que del país tenían los nuestro Sitio de R o s a s -D o n Nicolás Cerdech y don Pedro Pairet. E l Capuchino -D o n José Puig. E n solo tres días se pasaron a las fuerzas de don Juan Claros, comandante de los Somatenes del A m purdán, más de 200 infantes y 50 caballos, casi todos italianos y etruscos, y como los últimos- no quisieran regresar a su patria, a pesar de habérselo i n dicado, formó con ellos Claros una compañía de cien nombres, los cuales peleaban con tal furor contra los franceses, a cuyas órdenes se habían visto forzados a servir, que era preciso amenazarlos para que no arriesgaran la vida con tanta imprudencia. A s í es que, hablando del combate de la Junquera. ocurrido el 3 de septiembre, los elogia. Claros d i ciendo q e atacan a los imperiales c o n u n a r e s q luden que sirve de ejemplo y causa admiración. ¿Posteriormente se le pasaron otros muchos, llegando a juntar cerca de 400. E l 24 de septiembre rechazó Claros, con 300 hombres, el ataque de 600 franceses contra el pueblo de Campmariy, después de cuatro horas de incesante ¿fuego. j Cercad Rosas por los imperiales, porque al abrigo de su rada impedían los buques ingleses el abastecimiento de las tropas que guarnecían a Barcelona, recibió Claros el honroso encargo de acudir en su auxilio. Aunque las murallas estaban ruinosas desde la época de la guerra de 1793, su gobernador, Odaly, con too hombres, se dispuso a luchar hasta morir. Don Juan Claros exhortó a todos los Somatenes del corregimiento del Ampurdán para que acudiesen a la defensa de Rosas, y como los paisanos le consideraban como padre de la Patria, continuamente se le presentaban hombres, ansiosos. de combatir baii sus órdenes. E l 6 de noviembre fué atacado en el íugar de íPalau por dos columnas de unos- 3.000 franceses, y a pesar de que éstos se vieron reforzados por nuer a s fuerzas, hizo tomar las alturas a sus tropas y quese reuniesen en el Manso de Causa y Puig- Rom, pasando por las inmediaciones de Rosas para animar a sus defensores. E l 7 por la mañana se acercaron los enemigos al Manso de la Garriga, situado en el llano de Rosas, y a los de Raola y Busca, que están a tiro de cañón de ella, con 8.000 infantes y 300 caballos, logrando detenerlos Claros por espacio de cuatro horas y causándoles bastantes pérdidas. Atacado por los franceses el M a n s o de Causa y Puig- Rom, una espesa niebla impidió a los nuestros continuar su defensa, pero se reunieron al pie del monte. E n este mismo día se presentaron en la villa de Llausá 150 franceses, y apenas sabido por don Narciso Cerdech, hombre de más de setenta años, capitán de Miqueletes que había sido, y don Pedrc Pairet, comandante de Somatenes, reunieron 60 hombres, y sin acobardarse porque aquella fuerza era l a vanguardia le una columna de 1,000 franceses
 // Cambio Nodo4-Sevilla