Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
r A B C. M A R T E S 29 D E J U L I O D E 1930. EDICIÓN D E ANDALUCÍA. P A G 33. INFORMACIONES Y TAURINAS En Madrid: NOTICIAS Una becerrada Despedida como novillero de un gran artista. E n T e t u á n U n manjar insípido. E n V i s t a A l e g r e N o v i l l a d a económica. T o r o s en Barcelona, Santander y V a l e n c i a N o v i l l a d a s EN MADRID muy justamente, a José Amorós, fué la mayor de todas la que se tributó al veterano artista de a caballo Salustiano Fernández (Chano) que puso al quinto novillo dos varas magníficas, compendio maravilloso de un curso completo de ese arte, que, por desgracia, se va perdiendo de modo irremisible. -E. P. Madrid 28, 4 tarde. E l domingo por Ii mañana se celebró una becerrada, organizada por los empleados de la plaza de Tetuán. Se lidiaron seis becerros de D Pedro H e r nández, y varios aficionados demostraron sus aptitudes en el arte de Cuchares. Quien mejor quedó fué Miguel González, que en la muerte de su becerro oyó una ovación, cortó la oreja y dio la vuelta al anillo. L a becerrada resultó muy entretenida. E N VISTA A L E G R E Despedida como novillero de un gran artista M a d r i d 28, 4 tarde. Con la corrida mano a mano que torearon el domingo G i l T o var y José Amorós se despidió éste como novillero del público madrileño. Pertenecía el ganado jugado a D. Elipio Pérez Taberñero Sanchón, quien envió seis reses bastante iguales en cuanto a tamaño, muy brava la que rompió plaza y no exentas de d i ficultades las restantes, que tiraban más hacia el lado de la mansedumbre que al otro. G i l Tovar aprovechó muy bien toreando de capa y muleta las excepcionales condiciones del primer novillo, al que clavó un buen par de banderillas, transcurriendo entre una ovación continuada la lidia, del bicho. A la hora de matar le faltó decisión al artista, entrando tres veces a herir, no todas con buen estilo. Sonaron, no obstante, abundantes palmas, que recogió desde el tercio G i l Tovar. Este, en sus otros dos toros, sólo tiró a salir del paso, cumpliendo decorosamente tan débil empeño. L a primera o segunda vez que actuó en el coso de la carretera de Aragón José Amorós lo comparé por su figura y su forma de torear de muleta al infortunado Granero y viéndole en esta su despedida de novillero tan seguro y dominador en el t il. timo tercio, me afirmo en mi juicio, declarando que Amorós mató mucho mejor y í con más estilo que el malogrado diestro valenciano. E n su dicha despedida perjudicó mucho a José Amorós su amor propio; pero, a pesar de ello, le aconsejo que siga así, pues eso demuestra que si tiene afición verdadera, no fingida, a la larga- -él mismo- lo pudo comprobar en el último toro- -se triunfa plenamente. Los tres novillos que le correspondieron el domingo ofrecían no pocas dificultades, pero todas las supo vencer, no sólo con va íor, sino con arte, el futuro matador de alternativa. Con su primero, de nervio y pe gajoso, se hizo muy bien en los medios, y en cuanto cuadró, le entró a herir por deirecho, no muy en corto, cobrando una estocada superior, que se premió con ovación, vuelta al ruedo y petición de oreja, que ignoro por qué no se concedió. A l cuarto de la tarde, muy manso y nervioso, le hizo otra gran faena, coronada con otra pstocada corta magnífica, y el diestro volvió a dar la vuelta al. ruedo, a salir a los medios y a ver como tampoco se le concedía l a oreja, aunque también se pedía. F i n a l mente, al bicho que cerró plaza, que cumplió en varas, le hizo una faena tras brindar al público su último bicho de novillero, muy torera, muy artística y muy valiente, prólogo brevísimo de una magna estocada. Y al fin le dieron la oreja, que mereció mucho más en cualquiera de los otros dos toros que lidió y mató con suprema guapeza, teniendo aquéllos muchas más dificultades. Los capitalistas tomaron en hombros al futuro gran matador de toros de alternatiya, que hace menos de un año era botones en fel café del Norte, y de esa guisa le pasearon por el anillo. Después de las merecidas ovaciones que i e prodigaron en ¡a corrida del domingo, N o v i l l a d a económica Madrid 28, 4 tarde. Para coronar el fracaso de una temporada de desastrosa organización, la Empresa recurre ahora a las novilladas económicas, pensando, para demostrar que sigue equivocándose, que en plena canícula va a llevar gente a la plaza carabanchelera con carteles de ínfima categoría, a la caza de unos cuantos regalos. Allá e l l a E l domingo se lidieron reses procedentes de Coyaleda, que cumplieron, en general, encargándose de despacharlas Pedro L a Rosa, Niño de los Angeles y Villalta I I De estos tres modestos principiantes sólo el de los Angeles logró alcanzar un buen éxito en su primero, del que cortó la oreja. E n su segundo escuchó dos avisos. Villalta I I mal en todo, a pesar de sus buenos deseos. También le avisaron una vez. L a entrada muy floja, como era de esperar. Con lo fácil que sería darle cerrojazo a la plaza hasta otro año. -M. R. EN TETUAN U n manjar insípido Madrid 28, 4 tarde. Ocurre a veces, que en la mesa mejor servida se ofrece un manjar que en punto a presentación nada deja que desear; pero que, al saborearlo, resulta insípido, por carecer el aderezo de esa sazón necesaria que pone de relieve el sabor de lo condimentado. Y esto fué la novillada servida el domingo: un manjar insípido, sin sal y, por tanto, de los que dejan mal gusto en el paladar de los aficionados. Porque aunque los novillos- -tres de L l a nos y tres de García- -no fueran de estilo, y el segundo llevara la caperuza de manso, algunos resultaron manejables para los capotes y ofrecieron momentos propicios a los lidiadores que éstos no quisieron aprovechar, y, por consiguiente, la lidia transcurrió en medio de gran monotonía, sólo de tarde eii tarde interrumpida por algún alarde de valor o destello artístico. ¿Estuvieron mal los lidiadores? E n justicia puede afirmarse que no; pero aquí hemos de volver a insistir en lo del manjar que no basta que sea bueno, sino en que esté bien sazonado de sal, que es el todo. Antonio Labrador (Pinturas) ofreció la sensación de estar con mucha confianza en el ruedo; con el capote d algunos lances toreros, banderilleó con facilidad y con la muleta intercaló pases de pecho y molinetes, para matar con brevedad; pero el guiso le pareció soso al público, que, no obstante, aplaudió a ratos al muchacho. Manuel Zarzo (Perete) en su primero, un manso procedente de una carreta, hizo la faena más completa de la tarde, pues logró sujetarle con pases valentísimos, en tablas y por fuera, rematándole de un pinchazo y dos estocadas, exponiendo mucho. E n el quinto, un bicho soso y quedadote, hizo un quite oportunísimo y muleteó con eficaces pases de rodillas, de pecho y ayudados- por bajo. Mató de una estocada contraria, otra mejor y un descabello. Fué su actuación buena, pero también adoleció de sosería. Luis Díaz (Madrileñito) aunque no muy suelto con el capote y la muleta, ofreció con su valentía momentos de emoción a la corrida. D i o al tercero varias verónicas con temple y una rebolera y al rematar un quite, fué derribado, pasando a la enfermería con un golpe en la nariz. A l bicho lo despachó Pinturas con brevedad. E n el último, M a drileñito, al terminar un lance afarolado, fué empitonado por el vientre, librándole de una terrible cornada la circunstancia de ser el toro mogón. E l muchacho muleteó valiente a su enemigo, al que tumbó de un pinchazo, una estocada y un descabello. Se le aplaudió la valentía. Lucieron los lidiadores lazos negros por la muerte de su infortunado compañero Pedro Montes, el pundonoroso torero que por su valor tantas palmas conquistara en este ruedo, testigo de sus triunfos. Carmona. EN BARCELONA O c h o toros de Trespalacios para M a r c i a l Lalanda, G i t a n i l l o de T r i a n a V i c e n t e Barrera y E n r i que T o r r e s Barcelona 28, 10 mañana. Plaza M o numental. Para presenciar la corrida más sensacional de la temporada se llenó la plaza de bote en bote. Sensacional, porque en ella reaparecen Lalanda y Barrera, después de haber enfadado seriamente al público con desplantes inoportunos, y el público está hoy rabioso como nunca. Cuando aparecen las cuadrillas, la pita es tan formidable, que sin querer pensamos en que han de hacerse ricos ¡os fabricantes de pitos sólo con ia venta de hoy. Luego hay palmas de simpatía para G i tanillo y Enrique Torres. Los infantes D. Carlos y doña Luisa son ovacionados al aparecer en el palco regio. Primero. Alternan Lalanda y Torres. E l toro es corretón. Tras mucho porfiar, Marcial lo fija con cuatro verónicas buenas. E l de Trespalacios se declara manso. E n el tercio de quites no hay modo de hacer nada. Se banderillea bien y pronto, y Lalanda sale a entendérselas con el manso, al que hace una faena dominadora y breve, que el público, aunque de uñas, aplaude. Mata de un pinchazo y una estocada superior. (Ovación. Se silba al toro. Segundo. Alternan Gitanillo y Barrera. E s mí mono. Gitanillo intenta recogerlo por dos veces, y se le va. A la tercera vez, Gitanillo se ciñe tanto, que el manso lo arrolla y lo voltea. L a cogida es emocionante. E l trianero es conducido a la enfermería en brazos de las asistencias. L a l a n da requiere los avíos en sustitución de G i tanillo y trastea al buey con inteligencia y dominio. Oye palmas. Mata de un pinchazo y media caidilia, que remata con un descabello a la primera. Tercero. Gordo y bien armado. Barrera lo fija con unas verónicas superiores y. luego instrumenta un farol y tres verónicas más, excelentes. (Ovación. Enrique Torres arma un alboroto en tres
 // Cambio Nodo4-Sevilla