Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. MIÉRCOLES 30 D E J U L I O D E 1930. EDICIÓN D E ANDALUCÍA. P A G 7 nos presenta aquí tan impura, el hecho no obedece, en rigor, a la inmixtión de la vanidad, sino al imperativo. de l a feminidad. p O N D E N O H A Y R E Y E L ¡REY E S PAN. -Todavía conviene advertir otra cosa al xaminar desde nuestro punto de vista- -p a r a el cual, ya ha podido advertirse, la cuestión de l a veracidad anecdótica del caso interesa muy. poco- -este mito barroco del Ro. birisón ascético. Y es que, si la M u j e r Solitaria busca en el confesor un testimonio -el otro, que su adjetividad femenina necesita- se guarda bien de hacer de este otro, en el verdadero sentido de la palabra, un guía. espiritual, un maestro, un conductor. N o n o cualesquiera. que sean las cadencias de consulta y de consejo de que a veces el texto- se reviste- -y donde se adivina a la legua un efecto de retórica piadosa rutinar i a lo cierto es que a este singular penitente le vemos siempre obrar a su propia guisa, inventando ella actitudes, ejercicios y rigores, a. los antípodas- -y no sólo por jansenismo- no menos de todo formalismo ritual que de toda automática ignaciana. Romántica ascesis, en suma: infiltración protestante, delirio de individualidad. Hace un momento, al comparar esta Robinsona con el Robinsón, y advertir l a necesidad de un confesor cerca de ella, si en él de una B i blia. hemos estado a punto de escribir que l a Robinsona no era una protestante. Nos hemos contenido a tiempo. Tras de no poca meditación, ya no. vemos l a cosa tan clara. A l contrario. S i l a condición femenina há matizado de sociabilidad las soledades de la Solitaria, el individualismo procedente de una. etapa de cultura colocada bajo el signo de la Reforma matiza esas mismas soledades con el color de una intelectual anarquía. D e l lema que el folklore castellano da a l a anarquía: N i Rey n i Roque aquí, si la presencia del Confesor deja un Roque, la ausencia de cualquier Director espiritual verdadero deja a la conciencia penitente huérfana de Rey. A h o r a que- -Octavio de Romeu siempre lo ha dicho- donde no hay Rey, el Rey es P a n N o sólo en l a historia de la Filosofía, sino- en l a dialéctica de l a cultura, el barroco Spinoza está siempre al cabo del camino que abre el barroco Lutero. E l panteísmo, conclusión paradójica del individualismo, forma l a atmósfera ern que la Solitaria de las R o cas- -que ha intentado, por solitaria, escapar a los hombres; pero que, por lo mismo, pertenece a las Rocas- -baña su barroco sentido. E l panteísmo, en las formas más bajas, más extraviadas, más viles, de humillación, de disolución de masoquismo personal. Aquel collar, en bandolera, formado por el esquel e t o de una ahorcada que da a las estampas de la. Solitaria tan fuerte color romántico, es tal vez inverosímil. Pero he aquí, apenas más credible, otra de las aberraciones de su penitencia: M e acordé de haber visto, un domingo, un caballo muerto, y fui a buscar la cabeza y la mitad del cuello; hice un foso en la arena y m e acosté en él extendida y atraje sobre mí esa carroña. E l cura de Chateaufort- -que, sin embargo, tenía tan cerca, en Versalles, los espectáculos de l a más amanerada voluptuosidad, se muestra, por otra parte, en el trance, digno alter ego de esta pobre criatura: Lástima, le viene a contestar, que. no se hubiese usted llevado también todo el cuerpo y la calavera. CRITICA Y NOTICIAS DE LIBROS Grandes hombres de C u b a p o r el S r García K o h l y O t r o s l i b r o s GRANEES HOMBRES DE CUBA. -Don Mario García K o h l y dedicó un volumen a ensalzar la personalidad de Martí. E n aquel l i bro, como en el que proyecta el alma de Cuba a través de sus poetas el ilustre diplomático tributa a s u país nativo- -la Gran A n t i l l a- -u n o de los mejores servicios que puede ofrecer un hombre de letras a b u P a t r i a proclamar y difundir el tesoro de sensibilidad de sus compatriotas y el valor específico y ejemplar de alguna de las figuras que acaudillaron estados o movimientos de opinión. EUGENIO D ORS Lea V. mañana R C A h o r a en este otro libro, el Sr. García K o h l y prosigue y amplía tan respetable designio con las apologías de Várela, como filósofo; L u z Caballero, como educador; Saco, como ejemplo de ciudadanía; Martí, comosimbolo de patriotismo; Sanguily, como verbo y como estadista. Capítulo especial tiene Maceo, en quien personifica el autor e! honor cubano N o hay que añadir, conocido el temperamento del Sr. García Kohly, su verbo cálido y opulento y su amor entrañable a Cuba, e l tono de apasionada admiración en que vibra la prosa, que a trechos suena- -L A PRIMERA VUELTA AL MUNDO E N E L G R A F singularmente en el capítulo de Maceo- -como Z E P P E L I N por el D r Jerónimo Megías. estrofas épicas. L a figura del cabecilla muU n lujoso álbum, profusamente ilustrado con lato aparece agigantada con todos los resprimorosas fototipias. plandores y nimbos de g l o r i a desde la v i r Interés, amenidad, emoción, son las notas tud de la abnegación a la cualidad de i n salientes del bellísimo relato que del viaje vencible, y el autor, al insistir en esos rasalrededor del mundo hace el único español gos de excepcional grandeza, reprocha y que tomó parte en el vuelo triunfal. afea cualquier concepto diferencial de raza. De esta obra sólo se destinan a l a venta L a hipérbole en cuanto a lo de invicto y a mil ejemplares, aplicándose su importe, por las proporciones y méritos de los hechos de partes iguales, al Colegio de Huérfanos de armas de Maceo llega hasta el punto de afirMédicos y a l a Casa de Nazareth. mar el autor cómo fué en Cuba Maceo supePrecio del ejemplar, 15 pesetas. De venta rior a Aníbal en Cartago, a Alejandro en en las librerías de Fernando F e (Puerta del Persia, etc. e incluso a la aseveración de que Sol, y Editorial M a d r i d (Arenal, 9) ningún gran soldado de! a H i s t o r i a pudo igualarle. E n páginas caldeadas por el fervor y la C O M O M U R I Ó N A P O L E Ó N -C o n más ó meexaltación patriótica nos parece disculpable nos desfiguraciones accesorias, los últimos ese j u i c i o -sobre todo, porque las páginas días de Napoleón se han repetido en las están dedicadas, por lo menos in mente, al obras imaginativas de novelistas y cuentislector cubano. L o que no estimamos adtas no faltan tampoco, como fondo de asunmisible, ni prudente siquiera, es que en ese to, en la producción cinematográfica. E l selibro, publicado al fin y al cabo en España, ñor Martínez Olmedilla pica también en el se estampen frases y conceptos que, por tema para componer una novela, cuyo mécalificarlos moderadamente, llamaremos tan rito principal y más atractivo es el carácsolo inexactos e impertinentes. E l señor ter anecdótico. E n lo substancial, el autor García K o h l y es estimado en la Corte de procura no alejarse de los relatos más auEspaña y en la sociedad de M a d r i d como ténticos, de la verdad histórica; y la parte un amigo de España. Por su parte, justo es añadida no desdice n i desentona merced a l reconocer y proclamar que hasta ahora ha respeto de fidelidad para el ambiente. E n procurado él merecer ese título. E l Gosuma, es un libro de amena e interesante bierno español influyó para que la Legación lectura. cubana se elevara a Embajada, y h a sido notoria y constante la colaboración que el Sr. García K o h l y ha disfrutado para que D E C L A R A C I O N E S D E L CONDE D E ROMANONES. las relaciones de España y la Gran A n t i l l a Las únicas declaraciones hechas por el ilusalcanzasen la cordialidad que h v las ma tre hombre público en relación con su recientiza. ¿Cómo, pues, el Sr. García Kohly, que, te discurso las publica La Rasa, la mejor además de ser embajador, está llamado en ferevista gráfica, eri su número de esta semacha próxima a ser gobernante en Cuba, ha na. La Rasa brinda a sus lectores estas dedeslizado en su libro frases y conceptos como claraciones inéditas. algunos que agrian el capitulo de Maceo... 40 céntimos ejemplar. D e venta en quiosInvocar el juramento de fiolívar de odio i m cos y en la librería Fernando Fe, Puerta placable y eterno a España; hablar de que del Sol, 15. Maceo fué vencedor en todo instante sobre nuestras tropas, y en cada victoria dio el brote de vida nueva para desplazar a P R Ó X I M A M E N T E Miguel Zotchenke, N O S la rama caduca repetir las palabras de OTROS, LOS n o i C H E V i g u E S Prólogo y traducMaceo, que hablan de estigma v de pueción de Cristóbal de Castro. Obra sorprenblo oprimido decir que deben repetirse a todos- los cubanos otras palabras, aún dente, estupenda, del nuevo humqrisniq so viático. C I. A P más ofensivas e injustas para España, nos parece que no es lo más atinado n i propicio para continuar las corrientes de confraternidad que el propio Sr. García K o l h y tiene el encargo y el deber de seguir fomentando. E l Sr. García K o h l y como hijo de Cuba, podrá congratularse por l a independencia de su país- -si es verdad que su país l a disfruta íntegramente en todos los órdenes- e incluso estimar que, bajo cual- quiera otra influencia política 0 económica, Cuba sería más próspera. Lo que el. señor García K o h l y no tiene derecho a decir, como antillano- -mucho menos como representante diplomático de C u b a- es que Cuba haya sido bajo, la bandera metrópoli- tana un pueblo oprimido y encadenado, etcétera, n i a recomendar que se repitan tan falsas acusaciones. para que las aprendan las generaciones cubanas. Todo eso es rescoldo de odio y de. rencores, y nos parece que tales rescoldos no deben existir en una Embajada amiga n i avivarse con la firma del embajador ilustre desde las páginas de un libro.
 // Cambio Nodo4-Sevilla