Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. MIÉRCOLES 30 D E J U L I O D E 1930. EDICIÓN D E ANDALUCÍA. P A G 31, LAS FIESTAS C O L O M BINAS Romería a La Rábida M e alegra mucho conocer por la Prensa que este año tendrán las Fiestas Colombinas carácter más popular modificando las de otros años, e incluyendo en el programa otras nuevas, terminando asi con los ies. eios rutinarios, manidos y casi familiares que celebraban en las fechas conmemorativas del Descubrimiento. Y a es bastante que disfrute el pueblo de estas fiestas, pero hay que hacer mas; es preciso que participen de estos regocijos festejos los pueblos colombinos, Falos y Moguer. Parece lógico que en las festividades colombinas tomen parte los pueblos colombinos. L o advertí, lo propuse, lo pedí en la Prensa en varias ocasiones, no siendo atendido, sin duda, por la insignificancia de mi persona v no ser iniciativa- -como otras muchas que corrieron igual suerte- -de elementos privilegiados que asumían en todos los órdenes la dirección en asuntos colombinos. Se me ocurre ahora que para el próxim o año se organice una romería a L a Rábida, fiesta de la que participarían todos, sin distinciones; fiesta verdaderamente popular. L a animación, el colorido, la vida y tipismo que da el pueblo a las romerías, lo saoemos todos, por las que tan cérea de nosotros se celebran, y principalmente la del Rocío. Esta romería a L a Rábida no sería cosa nueva, sino renovar la antigua costumbre que la devoción a la V i r g e n de los Milagros hizo celebrar durante muchos años, no interrumpidos, hasta la salida de la Orden Franciscana del histórico Convento, cuando la exclaustración, en el pasado siglo. L a primitiva romería se celebraba el 2 de agosto festividad de la Porciúncula, y desde su víspera comenzaban las fiestas populares y el jubileo de los fieles. E l mejor historiador de L a Rábida, P Ángel Ortega, la describe de este modo: Antes de amanecer todos están ya en movimiento; la procesión de la imagen por la explanada del convento es el primer acto, y se observa un ceremonial en la forma de hacer la procesión. Muy temprano, a la hora de amanece se ordena en la iglesia. Sale primero el pendón de Moguer, sigue el de Huelva, después el de Palos y luego la Cruz de la Comunidad. Toman sacerdotes a la Virgen del altar y la llevan hasta cuarenta pasos juera del compás; aquí la toma el Cabildo de Palos, y luego, en los sitios señalados, cantando la música, Huelva y Moguer, yendo hasta la Cruz de piedra, y al volver se las entregan unos a otros en la misma forma, e igualmente religiosos sacerdotes la colocan en su altar. Entra Huelva, que canta su misa con toda solemnidad, tienen todo el tiempo- luces encendidas, y comulgan, y así se va siguiendo hasta que es llegada la hora de misa mayor, en la que se dice el sermón y asisten el Cabildo de Palos y las Hermandades. -Después no faltaban los festejos populares y típicos del país, a pleno campo. Las Hermandades, en- fin. se despedían con otro ceremonial de costumbre, y empezaba el desfile por la doble vía de tierra y agua. A l celebrarse ahora, se acomodaría a las costumbres y medios actuales, trasladando la V i r g e n por ese día, a L a Rábida. Se haría la excursión por tierra, en carretas y coches adornados como se acostumbra para, estas fiestas romeras; por la ría, en barcos engalanados, y las muchachas, vestidas con los trajes populares, que tan bien dicen en estas fiestas, y sería un día grande, simpático y de gran regocijo, que resaltaría aún más con el marco tan adecuado de L a Rábida. L a Rábida, para una romería, reúne condiciones excepcionales y coincidencias poco comunes; tierra y mar, pintorescos pinares y bellos DESENCANTO ¡PUES, S E Ñ O R ¡Y A M E P A R E C Í A? A M Í Q U E ESO D E L A S SIRENAS NO PASABA DE SER LITERATURA! jardines, atrayentes paisajes de ría y poéticos rincones campestres; aromas del monte, brisas marinas, frondas silvestres... el M o nasterio, la V i r g e n bendita... Primero, religiosidad, ofrendas y pleitesía a la V i r g e n después, fiestas en pleno campo, músicas, bailes, castañuelas, fandanguillos... con esa animación y vistosidad que imprime el pueble, al alegrarse, a estas fiestas... Con buenos deseos por parte de los organizadores y anunciando con tiempo este festejo, y haciendo propaganda bastante, concurrirían muchos romeros, no sólo de los pueblos colombinos, si que también de San Juan del Puerto, Lucena, Niebla, Trigueros, etc. pueblos que acudían antiguamente a esta tradicional romería, que de seguro tomaría gran importancia popular, celebrándose todos los años, siendo un festejo más, que daría más culto a la milagrosa imagen y gran realce a las fiestas colombinas, recordatorias de la salida de las carabelas del histórico Palos. -Eustaquio Jiménez. Moguer y julio, 1930. r ECOS D E L PUBLICO L a barriada de casas baratas de la H u e r ta de Santa T e r e s a para los obreros m i litares L a Cooperativa de Casas Baratas para Empleados y Obreros de las Fábricas M i l i tares, nos ruega la publicación de las siguientes líneas: Afortunadamente, y después del consiguiente expedienteo propio de esta ciase de Cooperativas de Casas Baratas, para modestos empleados y obreros, y después de sufrir los sinsabores y amarguras que traen aparejadas estas modestas empresas, donde todo se. vuelven obstáculos y vicisitudes para los organizadores, van a ser, al fin, una realidad los deseos de esta Cooperativa para los empleados y obreros de las fábricas militares de Sevilla, que lograrán levantar la hermosa barriada que tienen proyectada, hace ya tres años, y que como es sabido de todos, será modelo entre las de su clase, dotando a Sevilla d e u n considerable número de viviendas económicas y ensanchándola y urbanizando un importante sector. Aprobados todos sus proyectos por Real orden del ministerio de Trabajo y Previsión, resuelto hábilmente sin necesidad de utilizar de momento los auxilios que el Estado concede a estas construcciones (ya que éstos están suprimidos transitoriamente, por reciente disposición) concedido el aval municipal, por unanimidad, del Ayuntamiento anterior en pleno extraordinario, y todo resuelto ya favorablemente, gracias a la entidad que financia el proyecto, a l d constructores, a los directores de la Cooperativa, a su agente y a otras entidades y personas, las obras de esta importante barriada sevillana están sólo pendientes, en estos momentos, de la resolución y aprobación del expediente, que hace ya algún tiempo está presentado al Ayuntamiento, y que éste sólo esperaba la Real disposición de aprobación para despacharlo, Como ya hace unos días ha llegado ésta, creemos que por parte de nuestros munícipes no se hará esperar más el despacho y aprobación del mencionado prpyec to, pues se trata de un asunto de vital inte- res para Sevilla, el cual, dado el celo, actividad y verdadero amor que sienten por la causa sevillana, tanto el señor conde de H a l cón como los demás componentes del actual Municipio, esperamos confiadamente sea resuelto; o en caso contrario, digan públicamente las causas que detienen este expe- diente. Del Ayuntamiento depende la marcha de este importantísimo asunto. -Francisco Ruis Cuadrado. 1 CONGRESO CATEOU 1 ST 1 CO D E Z A R A G O Z A (5- 9 D E O C T U B R E) Nato y protector: Cardenal Ilundain. De número: D. Jerónimo Armario, vicario geenral; D Luciano Rivas, deán de la; Catedral; D. José Holgado, capellán mayor de Reyes; D. Mariano Gómez, canónigo penitenciario; D. Laureano Tovar, canónigo; D. Antonio Lorán, canónigo: D. José González, párroco de la Magdalena; D. Víctor Gamazo, párroco de Estepa; D. José M o l i na, párroco arcipreste de Carmoná; D. R a fael Machuca, coadjutor de Estepa. Honorarios: D Manuel Carrera, canóni Lista de socios inscritos