Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ANiDÁLUCIA PINTORESCA UNA VISTA D E F t E X T E f l E R IDOS, E N T R E 1. A FRONDA DE EOS CASTAS ARES Y I. A PRAOANCIA DE LOS HUERTOS del vejamen. Mas el agua de su fuente los limpio de máculas rencorosas, y en su lugar puso las claridades de un anhelo de indepenucncia. Sed libres como yo, y como yo seréis felices cantó aquel día la fuente con e. ritmo de sus transparencias cristalinas. V por consejo de la fuente que había hecho ei pueblo y el espíritu del pueblo, probaron los aldeanos a ser libres. Uno de ellos trazó como pudo un memorial dirigido al Rey: Los vecinos de la aldea de L a Fuente, heridos en su dignidad por las humillaciones de que fueron objeto en la villa de Galaroza, cabeza de este Municipio, piden con todo respeto a Su Real Majestad, que Dios guarde, quedar libres y exentos de tutela y autorizados para regirse por sí mismos, pues tienen facultades y personalidad bastante para ello. Gracia que esperan merecer, etc. La instancia fué recibida en la oficina del Consejero Real de Gobierno y reunida con otras semejantes en un legajo, cuyos balduques sujetaban también una octavilla de papel de oficio, en el que una bien cortada pluma de ave había puesto con pomposa presunción caligráfica este letrero: Aldeas del reino que solicitan elevarse a municipios exentos U n día pidió el consejero este legajo y trazó sobre cada instancia la palabra Concedido Y un amanuense recibió el encargo de redactar los sendos decretos. Debió hacerlo con prisa de ratón, sin detenerse en leer de la cruz a la fecha las solicitudes, para no caer en el enojo del consejero, que pedía reiteradamente la firma para despachar en seguida con el Monarca. Buscó el modelo de decretos adecuado a este menester de crear municipios y produjo, con su presteza de pendolista avezado, tantos despachos como solicitudes había; claro es que dejando espacio en blanco en cada uno de ellos para poner después el nombre de cada nueva villa. Luego no tuvo más que pasar la vista por las instancias para tomar los nombres que debía escribir, y escribió, efectivamente, en un santiamén. Ignoramos qué nombres saldrían de esta hazaña burocrática. A lo mejor numerosos nombres inexplicables de la nomenclatura geográfica nacional tendrían su explicación en la prisa con que se desarrolló este episodio de oficina. Por lo que a La Fuente se refiere, tomó, con aturdida premura, de la cabeza de la solicitud, en que. constaba el nombre, más palabras de la cuenta, y de la denominación del pueblo y de la queja de los aldeanos, heridos en su dignidad, salió Fuenteheridos Bello nombre con el que la fuente y el pueblo lograron encauzar en definitiva sus claros destinos independientes. ENTRADA A UNO D E LO? HUERTOS D E FUENTEIIER ¡DOS JOSÉ ANDRÉS V Á Z Q U E Z