Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. S Á B A D O 2 D E AGOSTO D E 1930. E D I C I Ó N D E A N D A L U C Í A P A G 11 Ha relatado la Prensa en los pasados días el enorme estrago causado en extensas zoY S O P O R T I L L A nas agrícolas por tormentas y pedriscos, que Afecciones de estómago, hígado, intestinos en numerosos pueblos, arrasando totalmente y de la nutrición. sumieron en, el: -más Apertura, ...el. 15. de junio. Trato excelente las... cosechas, considerable número triste desamparo a un de hurnüTeléfono: Bergüénda núm. 1. Depósito: San Mateo, 18. Teléfono 31590. des familias, que sólo se sustentan con el prq u toE del campo, regado con el sudor í fécun dof de amillares, y millares de modestos obrfejgjs. Aqu flos: relatos periodísticos, no ibleménte inspirados- en, el; intenso dolor de la. cruel des ¿r, aeia vy en uija piadosa y bien ¿plausible- comp asión, quedaii, no obstante sus C o n t r a l a Jangosta R í sinceros: y doloridos, tonos, niuy por bajo de rgla. e u d e m i s jcocniji s. la tristísima y; dplórosa realidad. aítisa. p u l g o n e s y. tojéto Y sirva esta, ya larga digresión para ad Singularmente en. muclí ¡os -Bueblos de Ja insecto q u e ataquen a la vertirnos: que debemos producir cuantos provincia de- Segovia. ha sirio ¿el daño de v i d y f r u t a l e s? sólo alimentos sintéticos, artificiales o regeneratal má gnitud que, no- ya comq, pavorosa persdos permitan nuestra técnica y nuestros saT R I S l T I A i f S I ipéctiva para el año; próximo, síno ¡como pronos principios económicos, pero sin olvidar be a del día, de ahora mi- snío, es preciso lm U n tipo diferente ¡jamás que nos encontramos ante la necesiacudir a su remédio y mitigár- íla amargura para cada cultivo? dad de sazonarlos, rejuvenecerlos o vivifique de él se. deriya. carlos por, su mezcla con sencillos alimentos INFORMES GRATIS N i la sociedad española ni el Gobierno, naturales. D E SANZ DE LA CRUZ que jurídicamente la representa, pueden cruFácilmente se comprende, después de cuanzarse de brazos ante. tanuiñá desventura. TieOUtMICO- FARMACÉUTICO to queda expuesto, lo fuera de razón que rene aquélla inexcusables deberes de solidariLABORATORIO CALATRAVA sultan y el ridículo que se corre con ciertas dad y de caridad social de forzoso cumpliC A M P A N A R I O (BADAJOZ) miento en casos tan- lamentables y tan dopropagandas utilizadas en alguna de nuestras lorosos como los presentes. Corresponde a recientes Exposiciones, en las- que se coméste la iniciativa provechosa, que en la fuerpara el poder energético del aceite de ojiva za de su poder lleva la eficacia indispensable con el del pan. y el- de la carne, como si sólo para enjugar el llanto y mitigar la tribula, su calor de combustión hubiere de consideción, alejando de los pueblos devastados el rarse en los alimentos. N i nuestro aceite ni cloroborosódicas, mentol y cocaína; boca horrible espectro de la miseria: y del hamninguna otra grasa son alimentos completos, garganta, toses; preventivas de la gripe. bre que ya se cierne, agitando sus. negras y no pueden compararse con el pan, que. en 40 años de éxito. De venta, farmacias. alas, sobre lospobres- campanarios de las proporción biológica casi perfecta contiene humildes- aldeas segovianás. 1 las distintas materias nutritivas, ni con otros Exige el- adelanto de la civilización, que productos que son más o menos completos afina el sentimiento, que queden, rotundaSEGUNDA FERIA D E y equilibrados, como la carne, por ejemplo. mente desmentidas en los tiempos que coTiene gran valor el aceite, como compleI N D U S T R I A S D E L M A R rremos, -las amargas, manifestaciones, de. Joamento de la ración o dieta, en las personas, quín- Costa cuando afirmaba, que el Estado que han de realizar un trabajo intenso, que sólo! llega a l labrador, htnnüc e para pedirle SAN SEBASTIAN necesitan aumentar su provisión de calorías IlaShacienda, los -hjjossywlos votos, -y, será a expensas de un alimento que en abundan preciso ípbrier de relieve que, siíéso. pticlo ocuDel 25 de agosto al 10. ¿de. -sep ¿cia sea capaz de producirlas; y así ocurre rrir en lejanos tiempos, en la actualidad e modesto, campesino, fiel cumplidor de todos que los obreros andaluces del campo; casi tiembre. sus deberes; ciudadanos, tiene; toda la- c qhsisólo de pan y aceite se alimentan. Ante la dérja cipn y. todo- -el- amparo de la -sociedad E n el Palacio del Uxurnea. necesidad de reforzar la ración con elemenorganizada de que forma parte. tos termógenos, prácticamente puros, -como 1 J 1 Hay que advertir, no obstante, que no pueden vivir, los animales de proteína pura, ni de ninguna ración por bien equilibrada que esté en proteínas grasas e hidratos de carbono, igualmente puros o sintéticos; precisan, además, varios elementos minerales, y, sobre todo, son absolutamente indispensables ciertos principios llamados hoy vitaminas, apenas conocidos más que por sus efectos, o, mejor dicho, por las enfermedades o degeneraciones orgánicas que- evitan cada uno y que pródigamente elabora- y reparte la Naturaleza en los frutos, en las hierbas y en casi todos los productos vegetales que nos sirven de alimento. Proceden, como digo, del reino vegetal, origen siempre de la vida animal; -se concentran como reserva en las grasas animales (siempre utilizadas cuando es deficiente o nula la alimentación) cuando en ellas son solubles (liposolttbles) y en determinados líquidos, como la leche en especial, cuando son solubles en el agua (hidrosolubles) Estos mal llamados también alimentos- accesorios, de los que sólo son precisas insignificantes cantidades, contenidas en un ¡poco de leche, fruta, hierbas, etc. etc. se destruyen cuando son demasiado, manoseados lds alimentos (cocidos, fritos, desecados... como mostrándose rebeldos a la civilización, viniendo a constituir algo así cómo la parte imponderable que vivifica los manjares; la muralla que pone la infinita sabiduría de la Naturaleza ante los avances de- la ciencia del hombre, que llegará a sintetizar todas las materias alimenticias, que llegará a. suministrarse raciones igualmente sintéticas y perfectamente equilibradas, pero que les faltará el soplo vital indispensable, que, sin aparente laboratorio y sin alarde científico ninguno, encontrará, como dije antes, en la humilde hierbecilla. de los prados. Hoy nos detienen unas- hierbecillas; pero si llegásemos a dominarlas y a poder prescindir de ellas, ríos encontraríamos ante otro secreto inesperado; el hombre no puede ni debe conocerlo todo, porque si- todo lo supiese, si no estuviera acuciado su espíritu por el deseo de saber más, sería el ser más desgraciado de la tierra. el aceite y el azúcar, o las féculas, es aquél ampliamente preferible, porque, con un precio sensiblemente igual, aporta dos y media veces mayor número de calorías, resultando éstas mucho más económicas. Tiene además la ventaja fisiológica de que, siendo considerablemente más largo el tiempo invertido para la digestión- de las grasas, se. siente más tarde el apetito cuando se las injiere en abundancia, prolongándose más la aptitud para el trabajo; y Ia. no menos importante de que se digieren y asimilan solas, necesitando los azúcares y féculas ser acompañados de un volumen de agua considerable, que dificulta los movimientos y puede hasta producir la hidropesía en quienes los absorben, tratándose, como, digo, de suplementos de la ración o dieta normal, que ya lleva en sí tales hidratos de carbono. En el hombre fisiológicamente normal sometido a un trabajo moderado no tienen tal importancia los aceites, porque la cantidad necesaria de grasas suele ser aportada por las materias que constituyen su alimento habitual, como el pan, la carne, tocino, legumbres frutas, etc. etc. y si algún déficit existiese sería sobradamente cubierto con el aceite que. tenemos costumbre de emplear como condimento en los distintos fritos, aliños y guisados. Aquí- es donde principalmente juegan las imponderables virtudes de nuestra grasa, por la exquisitez de su aroma y de su gusto, y donde puede estimularse su consumo en grandes cantidades, llegando realmente a derrocharlas; y este debe ser uno de los puntos principales o tal vez el más importante de la propaganda genérica del aceite fino y puro de olivas. Una gran, partida de hábiles cocineros y expertos catadores que estableciesen restaurantes en el extranjero, donde se condimentasen y se enseñasen a condimentar con nuestros aceites los manjares más apreciados de cada país, haciendo previamente de ellos un estudio concienzudo, sería tal vez más eficaz que cuanto digan los fisiólogos e higienistas sobre las calorías, vitaminas y enfermedades que se curan o se evitan con nuestra grasa nacional. Hechas las afirmaciones que anteceden con el fin de poder apreciar la importancia de las materias que se pierden en la elaboración del aceite de olivas, pasemos a determinar cuáles son estas materias y a estudiar después los procedimientos de fabricación que permitan aprovecharlas. (Continuará. Teniente coronel de Artillería. JUAN M O R E N O L U Q U E AGUAS s O B R O rv DE LOS D A Ñ O S E N LOS CAMPOS Y E L SEGURO D E LAS COSECHAS 1 i i f Pastillas B O N A L D 1 1 1
 // Cambio Nodo4-Sevilla