Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. SÁBADO 2 DE AGOSTO DE 1930. EDICIÓN DE ANDALUCÍA. PAG. 29. de acuerdo, que revelan su escaso sentido de l a realidad, insistiendo en cuestiones de detalle. L a resolución del primer ministro de que, la delegación británica en la Conferencia esté integrada por representantes de los tres partidos políticos es de suma importancia, dadas las grandes influencias que se pusieron en juego para impedirlo, pues con ello se asegura el carácter nacional de dicha Comisión. L a presencia de sir John Simón en la Conferencia no quiere decir que con ello adquiera más importancia su famoso informe, pues incluso pudiera quitársela. Aún se discute si el informe Simón será o no cbjeto principal de la Conferencia. De los recelos de sir Austin Chamberlain participaron pocos en la Cámara popular, comentándose la abstención de Baldwin en cuestión de tanta importancia. Otra magna cuestión sometida a la deliberación de la Cámara es la preparación de la Conferencia Imperial. E l primer m i nistro presentó un programa completo, puesto que la Conferencia ofrecerá ocasión de tratar todas las cuestiones económicas y políticas, y discutirá el informe sobre legislación de dominio, con objeto de resolver las dudas: de los Dominios sobre igualdad de las naciones dentro del, Imperio, así como las cuestiones de política extranjera y de defensa, sobre las que existen discrepancias que pueden comprometer seriamente un acuerdo de política común. L a Conferencia tratará sobre- todo del problema del paro, objeto de general preocupación, al que debe buscarse solución mediante una fórmula de estrecha cooperación económica sobre la base del i n tercambio interimperial. L a victoria de los conservadores canadienses ha causado buena impresión. E l nuevo primer ministro, M r Bennett, parece que favorecerá la campaña de librecambio i m perial, considerándose que l a campaña de Bennett es la contrapartida de la realizada aquí por lord Beaverbrook. -Baldasano. t forzoso, restringiéndose además la entrada cíe los obreros extranjeros, el embajador de España- -teniendo en cuenta que aquella disposición perjudica en particular a la colonia española- -se ha dirigido al Gobierno portugués, al que recuerda el Convenio de 1872, sobre derechos y deberes de los ciudadanos de ambos países. Él Sr. Almeida confía en que esta cuestión sea resuelta breve y favorablemente. E l ministro de Agricultura ha declarado que este año se va a recoger gran cantidad de trigo, lo que permitirá reducir la importación del mismo. H i z o grandes elogios de la campaña i n i ciada por O Sendo, en lo referente a la cuestión triguera. E l ministro del Interior ha celebrado una conferencia con el gobernador civil para tratar de lo relativo a la organización de la Unión Nacional. -Benoliel. 1 N F O RMACIONES TAURINAS EN MADRID U n gesto gallardo y su justificación A muchas personas y, de modo singular, a, los profesionales del toreo, les ha parecido jactancioso y ridículo el gesto gallardo del diestro mejicano Jesús Solórzano, quien tras de un triunfo excepcional el día de su presentación en Madrid, exclamó, al saber que unas pretensiones suyas se habían comentado desfavorablemente: Repito m i actuación con ganado de la temible vacada de M i u r a Otros tenían por descontado el fracaso lie este diestro, pero la demostración del error en que se hallaban todos, la hizo el propio mejicano en la tarde de ayer, de modo concluyente y palpable. Su primer toro, sin poder y de poco respeto, lo enganchó en los lances de capa, derribándolo y propinándole una paliza formidable, motivo suficiente para que el espada se hubiera retirado a la enfermería, esperando en ella, puesto que se hallaba visiblemente resentido, al final del espectáculo. M a s Solórzano no quiso hacer eso. Prefirió quedarse en el ruedo y banderir llear muy bien al toro que le había revolcado, pasaportándolo con una faena breve, de dospinchaEos y una estocada en lo- alto, pretexto que tomó el público para otorgarle abundantes palmas al pundonor y hombría del muchacho. Arrastrado el bicho saltó el diestro la barrera, y los mozos de espada procedieron y trataron de coserle la taleguilla, que por el lado izquierdo estaba materialmente destrozada. Concluida a medias tal operación tornó al anillo el de Méjico, sin querer tampoco entonces penetrar en la enfermería. Solórzano, por las contusiones que sufriera, sentía agudizarse más, como es lógico, los. dolores de las mismas, por lo que- cojeaba de la pierna izquierda, cuando pisaba la arena. E l último toro de l a corrida, grande, bravo y suave, se agotó pronto, y. en tal estado llegó al último tercio. E l mejicano saludó al enemigo con unos lances maravillosos de temple, suavidad y arte, encadenándose la ovación clamorosa que le prodigó el público entre otras dos que se le otorgaron por otras tantas entradas a los quites. Tomó- las banderillas y clavó un par de frente, cerrando los puños, y terminado ello, Solórzano brindó al público desde el centro del m e- D i s c u r s o del M o n a r c a Londres 1, 10 noche. E l Rey ha pronunciado un discurso en el Parlamento, declarando primeramente que las relaciones de Inglaterra con los demás países siguen siendo cordiales y amistosas. E l Rey siente su satisfacción por el resultado de la conferencia de E l Haya, que, reglamentando l a cuestión de las reparaciones, ha permitido la evacuación de Renania, hecho que marca una etapa decisiva en el camino para la reconstrucción y apaciguamiento de Europa. A continuación el Soberano inglés recordó los resultados de la Conferencia N a v a l de Londres, aplazada con objeto de permitir a Francia y a Italia adherirse a las cláusulas no ratificadas del tratado. E l Rey continuó haciendo resaltar el hecho de que, habiendo sido ratificado por Inglaterra el E s tatuto Arbitral de E l Haya, se encuentra casi logra, da la adhesión universal a dicho Estatuto Después del discurso de S u Majestad, la Cámara de los Comunes ha aplazado sus sesiones hasta el día 23 del próximo mes de octubre. do, realizandp con la muleta una faena ve, pero adornada y valiente, prólogo, de una estocada, quedándose de esta forsna con el arma en la mano; un pinchazo que agarró hueso y media estocada alta. D e esta forma rubricó ayer su gallardo gesto despedir; una corrida de M i u r a el diestro mejicano Jesús Solórzano que abandonó la plaza entre una ovación tan merecida como entusiasta, permitiéndome yo añadir ahora que la! lección de pundonor torero ofrecida en la! pasada temporada de toros con Fortuna y Fuentes Bejarano, la repitió ayer, de e x célente manera, el diestro de que hablo. A G i l Tovar, que figuraba al frente ¡de turno de espadas, le tocó, en primer térmi- no, un toro grande, mansote y d e peligro sísima cabeza. D e esos, en fin, que salerí a pisar el tipo al torero más valiente. T o var no hizo nada con el capote, cosa perfectamente disculpable, y después de tener: la suerte de que banderilleasen pronto, y bien al bicho, M i g u e l López Jaén y B e r n a bé García, realizó con la muleta una faena de aliño, coronada con cinco pinchazos e n lo alto, media estocada caída y, ¡al fin! el bajonazo que merecía l a res. Y o creo que a dar el bajonazo como lo dio al final, debió hacerlo en el primer envite y así las? palmas que escuchó el diestro hubiesen sido más nutridas, pues todo el público estaba advertido de que matar aquel miura por derecho era un empeño casi imposible. El ¡cuarto toro, también grande y mansote, i n fundió a j i- ü o Tovar injustificadamente una prevención excesiva y en consonancia con esto sólo se preocupó de aliñar pronto, señalando un pinchazo y descordando a l bicho la segunda vez que arrancó. L a concurrencia manifestó al espada su desagrado, pues realmente fueron excesivas las precauciones que el artista adoptó. Alberto Balderas se encontró en primer; término con un toro mansote, capoteándole valerosamente; en el último tercio comenzó una faena por la cara, y después de seis p i n chazos, colocó, barrenando, media estocada delantera. Lanceando al quinto de la tarde, bien puesto, astifino, estuvo Balderas muy bien, escuchando palmas, lo mismo que por la inauguración de la faena de muleta, qué estropeó al final, por falta de decisión. A p r o vechó la primera igualada, para agarrar; media estocada caída. Digamos, pues, para terminar esta reseña, que seguimos creyendo que en Jesús S o lórzano hay un torero de cuerpo enter o -E. P. 1 L a séptima corrida de F e r i a de Valencia Seis toros de C o n c h a y S i e r r a para G i tanillo de T r i a n a B a r r e r a y T o r r e s PORTUGAL N o t a s varias Liboa 1, 12 noche. (Conferencia telefónica. E l coronel Alburquerque, jefe superior de la Policía, que tantos relevantes servicios haprestado en todo momento, ha sido objeto de un entusiasta homenaje, como reconocimiento. de su. valer y su inteligencia, entregándosele una valiosa cartera artísticamente adornada y un mensaje de salutación. Con motivo del decreto recientemente publicado, por el que se prohibe la permanencia en Portugal a. los extranjeros en, paro Blciffico Y Alegro e vende en toda España al precio de UNA PESETA Valencia r, 7 tarde. Con entrada floja en el sol se celebró la séptima corrida de Feria. Primero. Grande y poderoso. GitanillcJ oye las primeras palmas al torear y al hacen el primer quite por verónicas con gran temple y mando. Barrera y Torres torean con igual éxito. Gitanillo encuentra quedado al bicho, y después de tantearle, le da dos pases naturales superiores y al tercero sale achuchado, perdiendo la muleta. Mata de un pinchazo y una estocada alta. Segundo. Grande y mansote. E l bicho es mal picado, resultando soso el primer tercio por la falta de bravura del animal, qué impide todo lucimiento. Barrera encuentra al bicho bronco y d i fícil, y en ÜUS terrenos comienza a muletearle sin perderle la cara, haciéndole una faena sobria e inteligente, para dos pinchazos a toro parado, media estocada ida y u n descabello, Tercero. Terciado y manso, saliéndose
 // Cambio Nodo4-Sevilla