Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Y tan gran escritor que nadie lo discutía y todos, cultos y profanos, le respetaban. Y asi, un año tras otro, D. Ramón iba dando libros: versos y prosas inimitables, novelas, teatro, iba creando estilos y géneros. E n las tertulias, su arte era panfletario y mordaz; en los libros, maravilloso. Y siempre genial. Los años nievan sobre Ja melena y la barba en punta- -de chivo. E l corazón no pierde intrepidez. hon Ramón conoce las persecuciones y la cárcel, impávido. Rebelde, como de mozo. No se sabe de dónde le viene la fama. Pero la desmienten sus ojos. Don Ramón es un hombre bueno. No hay sino mirarle sonreír y hablar con los ojos húmedos de ternura y la voz caliente, efusiva, pausada y ceceante para convencerse de que la fama es la peor consejera, y un afeite engañoso. ¿Cómo pasa las horas del día D. Ramón del VálleInclán? E l glorioso escritor convalece ahora de una penosa dolencia que le recluyó dos semanas en un sanatorio. Y a sale a la calle en busca del sol y de las murmuraciones. Vuelve al Ateneo, al café, a la vida cotidiana de trabajo y de charla política y literaria. L a salud nos lo trae de nuevo a sus amigos. -Ahora voy a quedarme solo una temporada. Josefina (su esposa) y los niños se marchan a Elizondo y yo me quedo aquí, solo, trabajando en El ruedo ibérico. Tengo mucho que hacer. -Don Ramón, ¿cómo pasa usted ahora los días? -Pues en la cama. Tengo que estar echado horas enteras. He sufrido unos dolores espantosos. Pero ya estoy salvado. Como mucho: queso gervais, leche Maybul, algún pescado, fruta, mucha fruta. Y reposo DON RAMÓN, CON SUS CUATRO H I J O S RAMÓN, D O C E A Ñ O S M A R I Q U I Ñ A NUEVE A Ñ O S JAIME, O C H O AÑOS, Y MARTA ANTONIA, SIETE U N MOMENTO INFANTIL D E DON RAMÓN. CON SU HIJA MARÍA ANTONIA, E L ENCANTO D E LA CASA en la cama. Salgo poco: por la mañana y al anochecer. Pero muy- -Después de Martes de Carnaval publico ahora Claves Úricas, pronto volveré a ¡a vida de siempre y al trabajo. Tengo mucho, que es una colección de mis poesías. En seguida daré un volumen mucho que trabajar. con toda mi teatro- -Tramoya romántica- y en el otoño pienso Don Ramón, que vive todavía un poco recluido en su hogar, no publicar el tercer tomo de El- ruedo ibérico Esto es lo que más resiste fácilmente la disciplina de un interrogatorio frivolo y pe- tiempo me lleva. Voy a dedicar todo el verano a ese libro. ¿Escribe usted con facilidad? riodístico. Ama la divagación y la crítica, para las que posee dotes imaginativas envidiables y una memoria sorprendente, y. -Y o siempre escribo en la cama, y con lápiz, y ya no corrijo. como ha perdido el contacto con el mundo de la calle, solicita Me da mucha pereza corregir, y tal como sale lo llevoi a la iminformaciones para comentarlas rápidamente, con esa genial in- prenta. E n esta clase de obras históricas la dificultad mayor contuición creadora y esa maravillosa fantasía que se desparrama y siste en incrustar documentos y episodios de la época. Cuando el desborda sobre todas las cosas. Don Ramón no es republicano; relato me da naturalmente ocasión de incrustar una frase, unos teme el sentido anárquico del pueblo esp. añol; se preocupa mucho versos, una copla, un escrito de la época de Ja acción, me conde la baja de la peseta, de las declaraciones de los políticos, de venzo de que todo va bien. Pero si no existe esa oportunidad no la situación financiera y defiende un cambio de régimen monárquico. hay duda de que va mal. Eso suele ocurrir en toda obra literaria.