Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. MIÉRCOLES 6 D E A G O S T O D E 1930. EDICIÓN D E ANDALUCÍA. PÁG. 6 hogar propio: la Casa de España, para la que ya cuentan con el solar... E l embajador de España en Washington. D Alejandro Padilla, sembró aquí, hace ya algún tiempo, l a semilla de la unión, y des- pidióse de sus compatriotas ofreciéndoles volver... en cuanto aquélla fructificara. Y a puede preparar sus maletas el embajador. E s a unión es ya un hecho. ¿Por obra de quién? Sencillamente por obra de un periodista madrileño, Casimiro Alvarez, representante aquí de La Prensa, de Nueva Y o r k donde hiciera una análoga campaña patriótica, cuyos felices resultados no han de tardar en verse. Las dos más antiguas Sociedades españolas del Este, L a Nacional y I- a Cosmopolita, ya se unieron, y en trámites de unirse están también la Unión Benéfica Española y el Centro HispanoAmericano. E n el Oeste, las cuatro antes aludidas Asociaciones y a han acordado fusionarse en una sola. Se efectuó el milagro, que así puede llamarse, por l a única influencia de la pluma periodística de Casimiro A l v a r e z- -A l v a r o es el nombre con que en todos los Estados Unidos se conoce a este atildado cronista, cuya sección diaria, A través de mis gafas popularizó La Prensa desde el Atlántico al Pacífico- que durante varios años batalló infatigable en favor de nuestros compatriotas, abogando por que, en dondequiera que estuvieran, se uniesen... L a visita de Alvaro a San Francisco fué triunfal. ¿A qué detallarla? E s suficiente con una simple neta de máxima elocuencia: a la recepción que se le dio en los salones de la Sociedad Española de Beneficencia Mutua, presidida por el cónsul, don Sebastián de Romero, asistieron los cuatro presidentes de las cuatro distintas Asociaciones, con sus respectivas Juntas. P o r vez primera, y espontáneamente, se apresuraron a unirse todos ante el periodista. ¿Qué mayor timbre de gloria para éste? Cuando éste habló, el entusiasmo de sus oyentes desbordóse, y en medio de las más efusivas demostraciones se proclamó la unión... A l cónsul de España se le encomendó; por unanimidad, la redacción de los nuevos Estatutos, v en un acto emocionante ¡abrazáronse los cuatro presidentes! E l cónsul pudo sentirse orgulloso de presidir aquél. Pero aún hubo algo más: Casimiro A l varez no quiso regresar de San Francisco sin coronar su obra con una enérgica protesta, que respetuosamente puso en manos del propio cónsul, para que, por conducto de nuestro embajador, llegue a quien corresponda. Alvarez denunció que en las escuelas de California figura como libro de texto la tristetnente famosa Geografía Universal del profesor Russell Smith, cuyos injuriosos j u i cios sobre España- -seguramente ignorados por las autoridades de California- -dieron motivo, no hace aún mucho, a una v i r i l condenación firmada por el doctor Albiñana en. estas mismas páginas de A B C. E l compañero Alvarez, que desde el p r i mer momento secundó desde las columnas de La Prensa la inflexible r. ctitud de A l b i ñana, ha sabido aprovechar la oportunidad de ahora para defender el honor español. Que todo buen periodista es siempre un soldado de su Patria, y cuanto más lejos de ella más amor y más orgullo pone, invicto, en servirla... MIGUEL D E ZARRAGA CRÓNICA V E R A N I E G A DE VER Y ANDAR El torero m o r o H a y quienes prefieren la más absoluta quietud durante la gran siesta del. verano. Sobre todo los andaluces, que, por la gracia de Dios y por las gotas de sangre griega que llevamos en las venas, consideramos el ocio como el atributo más preciado de la ciudadanía... Naturalmente que nos referimos al ocio noble y fecundo que nos deja libre la imaginación para cultivar el arte, estudiar la filosofía o intervenir en la política: respectivamente, admirar la Naturaleza, educar el ethos, el pathos y el logos y dirigir a los pueblos. D e l otro ocio, del árabe- -que en relación con Andalucía no es sino un tópico más para, combatir y menospreciar- no tenemos por qué hablar nada ahora porque, hablando, hablando, llegaríamos- a la conclusión de que también es obra, directa o i n directa, de Grecia, que si no do su sangre i a todos los pueblos, por lo menos plantó en todos ellos el árbol de su filosofía... Y sobre, la fecundidad de todas las tierras cayó el fruto maduro en señal de posesión... Sin embargo, la llamarada del estío, que amenaza con prender fuego en nuestra veste, nos obliga a andar en busca de una hipótesis de sombra para detenernos y permanecer mientras no nos la niegue Febo a la hora de su implacable dominio perpendicular. H u yendo del sol de la llanura hemos subido nosotros a la solana de las cumbres en busca de las sombras de las arboledas y de las fragancias de las cañadas. Y por querer gozar todas esas sombras y todas, esas fragancias, vamos trazando un itinerario arbitrario, que, al final, en la hora otoñal de California, julio, 1930. SI D E S E A V. tro aparato, fotográfico S Laa cámaras AGFA ftor cJ r o m b o c o l o r M distinguen a a r a n j a o, D bueno, práctico y estéÜcaméftte l elIo, compre AGFA Xa única cámara de enfoqu moderno y- con dispositivo ¡ideal para cambio de rollos
 // Cambio Nodo4-Sevilla