Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
MADRID- SEVILLA 7 D E AGOSTO DE 1930. NUMERO S U E L T O 10 CTS. REDACCIÓN: P R A D O D E S A N S E B A S T I A N S U S C R I P C I O N E S Y A N U N C I O S MUÑOZ CERCANA A TETUAN, SEVILLA baco- -nicotiana tábacum- -contiene diversas bases: amoníaco, potasa, cal, litina, óxido de manganeso, óxido de hierro, magnesio, sílice y ácidos sulfúrico, clorhídrico, fosfórico y ázoe, y, por último, un alcaloide volátil, que es la nicotina. Esta es nociva; pero los autores no se muestran unánimes respecto a la intensidad de sus efectos. Estos dependen de la pureza de la nicotina. Guillain y Gy vieron morir a tres gatos que habían absorbido un poco de nicotina, e n u n cuarto de minuto. U n a gota de este alcaloide, instilada en los ojos de una rata blanca y. de un gorrión, les produjo la muerte fulminante. E l conejo es menos vulnerable al veneno. S i le administran nicotina siente un ataque. de disnea, pero no muere. Son datos de un estudio del- doctor L u i s Renon, profesor de la Facultada de París, a. quien tuve el honor de conocer en San Juan de L u z E r a sabio y bondadoso aleación espiritual bastante frecuente en la clase médica. ABC DIARIO ILUSTRADO. AÑO VIGÉSIMO SEXTO N. 8.616 í g OLIVE. JNTERMED 1O S ¿E s malo el tabaco? Si, aquejados de un malestar cualquiera, interrogamos a un médico, es raro qué al trazarnos un régimen de alimentación- omita este consejo: -N a d a de tabaco... -P e r o doctor: L l e v o treinta años fumando. E s el único amor al que he sido fiel... Bueno. Pues muy poco tabaco, hasta llegar a la supresión. E inmediatamente el doctor, ateniéndose al precepto latino, enciende un pitillo: Video meliora... Y es que todo el mundo defiende sus v i MANUEL B U E N O cióse- corno, si fueran virtudes. ¡E l placer de París, julio, 1930. lo prohibido! E s posible que si de pronto se declarase lícito lo que ahora es reprobado en todo orden de cosas, la Humanidad, privada del incentivo de! a tentación, regenePero el daño que puede causarnos el tabarase sus costumbres. Convendría ensayar el co no se debe exclusivamente a la nicotina. Garay sistema. Pero empezando en los mandamien- E l humo que se desprende de él, y que nos tos, que nadie cumple estrictamente, y con- tragamos, porque es una delicia, contiene E n el campo, muchas mañanas, al levancluyendo en las prescripciones de la higiene, ácido prúsico, isodipyrina, colidina y piso- tar la vista del libro, encuentro la cortina todo lo que es una traba para nuestros de- lina, substancias que, al parecer, conspiran de una arboleda. E n Madrid, muchas maseos dobla nuestra curiosidad y nuestro contra el equilibrio funcional. Pero contiene ñanas, en el pasado junio, la mirada se comapetito. también formol, el cual, según D r o i t y J a u- placía en ir hacia otra cortina de verdura: -No puede usted imaginar qué hondos tret, atenúa jes efectos de la nicotina. Se ha la que se ve desde las amplias ventanas i n supuesto que el tabaco de Oriente está me- teriores del Gobierno civil. Muchas mañagoces gusta el que se vence a sí mismo- -decía un austero, con el acento un poco nos nicotinizado que e! otro. N o es esa la opi nas, al autor de estas líneas, antes de que desesperado del que ha ido renunciando poco nión de Renón. Además de nicotina, l a ma- llegara el oleaje de los visitantes, iba al desyoría de esos tabacos contienen un poco de pacho del gobernador civil a departir un a poco a todo. momento con el querido amigo que desem- ¡Y si viese usted qué grato es ceder a opio. L a variedad de las lesiones que produce el peña este cargo. José María Garay, conde la tentación! -le contestó un escéptico, que admira todas las virtudes como espectáculo tabaco ha sido muy discutida. Jossué niega del Valle de Súchil, es un antiguo parlaque sea causa del atresoma de la aorta. E n mentario se ha formado su personalidad de lá conciencia. Pero no divaguemos. ¿Es malo el taba- cambio, Adler y Hensel aseguran que pro- en el Parlamento; ha estado en contacto con co? M i experiencia personal coincide en esto voca lesiones que se extienden por toda la las muchedumbres de una gran ciudad; ha con la opinión de la mayoría médica. E l ta- aorta hasta el nacimiento de las arterias sido alcalde de M a d r i d ha representado a baco es nocivo siempre. N o importa el que ilíacas. Guillani y Gy, que, como hemos vis- Madrid en Cortes varias veces, y ahora ocuhaya longevos que fumen. Matusalén, con to, han hecho experimentos de laboratorio, pa el Gobierno civil de la capital de E s un veguero entre los labios, no me parece le atribuyen una acción dañosa sobré el sis- paña. E s grato siempre charlar con un poun argumento en favor de la inocuidad o de tema nervioso. Se dice que, por compensa- lítico que se ha formado en el Parlamento; de la anodinia del tabaco. L o que ocurre es ción, la nicotina es un desinfectante, y que Garay es un representante genuino de los que los efectos de la intoxicación no se de- tiene gran poder, bactericida sobre el estrep- hombres que han pasado por las Cortes, y jan sentir en todos los hombres a la misma tococo y el estafilococo, lo cual, que yo sepa, en ellas han adquirido la práctica del munedad. Unos se saturan a los diez años de no preserva al fumador, por contumaz que do y de la política. Cordial, cortés, presto en cualquier ocasión a tomarse una molesfumar, y otros a los treinta, según la resis- sea, de la gripe. tia por un solicitante, amigo de periodistas tencia que ofrece el organismo a la nicotiDe lo que no habla ningún técnico es de na. L o que está fuera de duda es que e l f u- la terrible influencia del tabaco sobre la y de escritores, José María Garay represenmador absorbe diferentes venenos, que le vesícula biliar. ¿Cómo ha pasado inadverti- ta, en toda su pureza, una política y una causan, a la corta o a l a larga, diversas per- da esa acción? N o me lo explico. Y o he com- tradición. Hablemos de estas cosas, que han turbaciones a unos los hace dispépsicos, a probado, en mí y en amigos míos, que, ce- estado amenazadas; que han sufrido, durante otros, desmemoriados y a algunos les impo- sando de fumar, se enmendaban ciertas per- algunos años, una interrupción. ne una cierta moderación en sus expansio- turbaciones hepáticas: el mareo, la náusea E l Parlamento es, ante todo, una escuela nes amorosas. Se le imputa, asimismo, una y la angustia nerviosa que las acompaña con de maneras; hay una notable diferencia enacción deletérea sobre los vasos, que llega, frecuencia. L a abstención del tabaco las co- tre el mundo parlamentario y el mundo de en ocasiones, a producir la angina de pecho, rrige en tres días. H e oído asegurar que la las letras. Diferencia, en punto a maneras, que ahora se corrige, según el testimonio privación voluntaria del tabaco es muy pe- a favor del primero, L a escrupulosidad, la de Vagnez y de otras lumbreras, adminis- nosa y difícil. E s posible. E l doctor M a r a- exactitud, la corrección, que en el mundo trando al enfermo una substancia extraída ñen nie la impuso a mí hace años para cu- p i- i- mf nt rio e estilan, son cosa rara en del páncreas. Anginosos a quienes se dio in- rarme unos. desórdenes nerviosos muy ntt e ii 3 letras; undo donde, reina sulina para combatir la diabetes vieron des- sos, y la acepté sin que me pareciese un vrv: la iaxkdú, a negligei. c í -sudono. -E n aparecer sus accesos de angor pectoris. ¿E s sacrificio. ¿Que posteriormente he vue to al la contestación a una carta, en la puntualicierto? Y o he leído eso en una revista mé- tabaco? E s cierto. V i v i r es contradi- irse, no dad para acudir a una c i t a en m i l detalles dica. sólo en ideas, sino en hábitos. Con amane- nimios, se nota l a diferencia de uno a otro Pero volvamos, al tabaco. ¿E s o no peli- cer fieles a los afectos habremos h ho bas- medio. Añadamos, para ser imparciales, que baco es esta negligencia de los literatos obedece, en groso? ¿En qué grado? ¿Podemos entrar tante para dormir bien. Pero el parte, a causas más hondas, que ahora no en componendas, con- el cigarro sin compro- francamente malo. Sobre eso no puede haber duda. U n día podemos examinar. Pero lo que queríamos meter gravemente l a salud? Veamos, ante todo, las opiniones autorizadas. L a intoxi- me quejaba yo de debilidad de la vista ai decir es que el Parlamento afina las manecación por el tabaco está más extendida y es doctor Herrero Besada, de Barcelona, y el ras y hace de los parlamentarios perfectos seres sociales. Cien años de discusión; cien mucho más nociva de lo que se cree. E l ta- cultísimo médico me d i j o -S u p r i m a usted el tabaco... L e obedecí durante diez días, y, efectivamente, la conjuntivitis cedió y mi vista s e aclaró. ¿P o r qué volví de nuevo al tabaco? Qué sé yo. T a l vez porque hay seres que se adhieren a la opinión de L a Bruyére: Una vida sujeta a una higiene severa no es vida ¿Qué será de la Humanidad si desaparecen los vicios pequeños que nos libran de los grandes? Está bien que se nos prohiba el jugar, porque la fe en el azar es un elemento desmoralizador; pero, si nos quitan el cigarrillo, ¿qué amistad llevadera nos queda? E l cigarrillo es nuestro confidente, y a ratos nuestro inspirador. N o olvidemos, además, que al disiparse en humo nos enseña el valor de todo lo creado... ¡D e todo... helas... ESPAÑA a
 // Cambio Nodo4-Sevilla