Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. S Á B A D O 9 D E AGOSTO DE ig o. 3 EDICIÓN D E ANDALUCÍA. PAG. 6 bajo el cielo radiante, frente al- azul inmenso algarabía juvenil, como envolviendo a las Desde Szombathely, centro del legitimisy rizado de movibles y espumosas crestas, almas én los repliegues de un magnífico enmo, hago una excursión a J a k para visitar como si toda la indumentaria espiritual de sueño. Fiestas aristocráticas y típicas a la su célebre iglesia del siglo x n i que (parece mis escrúpulos añosos cayese súbitamente par. Fiestas de juventud y de olvido, atementira) no había visto aún. U n a muchacha -suelo, ofreciéndome al mar trocado en un nuadas por el vaivén isócrono de las olas... muy culta, Clarita Pinter, nos sirve de c i nuevo hombre comprensivo, refinado y feliz, Risas frivolas, palabras de aihor, promesas cerone y nos explica los méritos artísticos amante de lo llano y simple, que es, en la de una noche, rostros encendidos por el e históricos del templo, construido en estilo Naturaleza, lo más bello. rubor o por el deseo; perfumes, música esgótico, pero con rasgos románicos. L a igletruendosa, atracciones y pasatiempos ingeY no sólo en mí se opera esta metamorsia, cuyo protector es San Jorge, ha llegado nuos... A l fondo, el mar en sombras, sin lí- a ser un lugar de reunión dé l a juventud fosis, sino en varones provectos, habituados mites, y en él, huidizos o inestables cabria las peligrosísimas honestidades de otra católica de Hungría, sobre todo de los exlleos de resplandores lueñes. A la derecha. época remota, en que el pecado andaba reploradores. Málaga siluetada con puntos de luz, y el ojo miso y vergonzoso por el mundo, pero muContrariamente a Budapest, Viena aparevigilante del faro, derramando sus haces cho más cerca que hoy de la v i r t u d con ce triste- Quizá la capital húngara tenga meluminosos con intermitencias matemáticas tentadora y adulona sonrisa. nos dinero que la austríaca; sin embargo semeja el latido tranquilo y saludable del En esta playa libre, la virtud es cons- -será cosa de temperamento- la primera corazón de la ciudad... ciente, y está broquelada en invisibles resoporta con más valor el infortunio que la ductos de cultura, mientras que el pecado MANUEL P R A D O S Y L Ó P E Z segunda. V i e n a ha sido una capital imperial, huye de las desnudeces para replegarse, en y con la caída del Imperio ha perdido la las almas enfermas que no aman el sol, n i base de su existencia. Siempre había algo el mar bruñido, n i las risas cascabeleras de OTRO V 1 A 1 E R E L Á M- melancólico en el ambiente vienes, pero su los niños; ni saben admirar, de frente, las melancolía tenía perfume, vivas esculturas de, carne que forman acaPAGO A T R A V É S D E mientras que hoy encanto, resignación poesía, refleja y podemias sobre la arena dorada y húmeda de breza. las playas de moda. -Podrá existir en ellas EUROPA lo frívolc, mas no lo pecaminoso, cuyo amAustria es un país hermosísimo, y los tubiente propicio es el velado, til incpniesable, ristas harán bien en fijarse en él. Todo es Berlín- Budapest- Madrid el de ias tmoras. verde por donde miráis: los bosques, los l a Atravieso la región agrícola de Alemania gos, las praderas; pero... falta lo amarillo E n ios baños del Carmen todo es aristoy paso veinticuatro horas en una finca para de los campos de trigo. ¿De qué vive A u s crático, de buen gusto. E l buen gusto es enterarme de cerca de la crisis determinada tria? ¿De qué vivirá mañana, sin nuevos ínsito de los malagueños: sólo necesita la por la baja de los precios de los cereales, la empréstitos, extranjeros o sin Anschluss? oportunidad para revelarse; pero se descucompetencia polaca y el elevado coste de bre basta en lo más popular y castizo, hasItalia se. halla aún bajo la dolorosa i m producción, a consecuencia de la alta cotita en lo no afectado por influencias extrapresión de la catástrofe en. l a región del zación del marcó y de la legislación social ñas. E n Málaga todos los refinamientos haVulture. Queda demostrado otra vez que demasiado adelantada. L o s agricultores alellan eco, todas las teorías de buen tono tieItalia es un. país pobre, no sólo en combusmanes, piden que se prohiba lá importación nen prosélitos. P o r lo mismo, el balneario de cereales. y que el pueblo consuma pan de tibles, sino hasta en tierras de labrantío. ele Nuestra Señora del Carmen ha adquiriBasta un rápido viaje por cualquier región centeno en vez de pan de trigo. E n este pardo tan pronto, un prestigio de igual categoitaliana (y la Lombardía que atravieso es ticular todos están de acuerdo con el pror í a que el que, de antiguo, corresponde a la más rica) para comprender que el deseo grama del partido nacional. las píavas en que hubo de ser construido. de expansión no es el capricho de un hombre P o r Bohumil (que antes se llamaba OderEscenario ideal para las delicias del veni de, un partido, sino una necesidad i m berg) entro en Checoeslovaquia y pasó por raneo, en seguida el balneario se, hizo de puesta por las realidades económicas y dela parte más pintoresca de Slovensko, que fama tierra adentro, y cada año es mayor mográficas. los magiares siguen llamando Hungría sepla afluencia de veraneantes, que anticipan y Francia se encuentra en una situación i n prolongan tácitamente la temporada oficial, tentrional, pues no renuncian a l a esperanza finitamente más favorable; hoy es el país de que los territorios ocupados vuelvan a l ganarlos por las benignidades del clima y más próspero del mundo (en los Estados gún día bajo la soberanía de la corona de las maravillas de. la luz en Málaga. Unidos hay cinco millones de obreros sin San Esteban. Bajo. los colgadizos hay mesas alhajadas trabajo) con un reparto armonioso entre Budapest me acoge con toda la esplendidez con primor, en que numerosas familias a l industria y agricultura, con reservas de oro de esta capital incomparable por su situamuerzan y comen lc ¡s domingos, haciendo de 9.000 millones, cún necesidad de imporción. Cada vez que vuelvo a ver el monte costumbre de lo que para quien no siempre tar brazos, con u n admirable imperio colode San Gerardo, el Palacio Real y el Basdisfruta de la contemplación del mar resultión de los Pescadores, en la orilla del D a- nial. Atravieso a Francia de Modane a H e n ta fiesta solemne de. los ojos y del espíritu. daya, pasando por L y o n y Burdeos, y por nubio, y el río tan majestuoso con ía isla de Algunas veces he visto la terraza de los todas partes veo campos fértiles, chimeneas Santa Margarita, experimento la misma emobaños del Carmen invadida por turistas, y de fábricas que humean, actividad continua ción estética. E l aspecto alegre de la ciudad en los rostros de todos he podido comproy bien repartida. no ha cambiado, a pesar de l a tremenda c r i bar la influencia de estos horizontes cargaEspaña... Primero se prolonga el paisaje sis económica: en el Corso del Danubio, una. dos ele azul y tocados de una gracia seduccentroeuropeo; pero, pasada V i t o r i a entratora, que, no es sino el origen de esa sim- legión de mujeres hermosas y elegantes mos en l a España genuina. Triste, desnulos cafés, teatros y cabarets, llenos. Budapalia que en Málaga inspiran todas las copest vive bien, sin preocuparse del porvenir; do, desolador dirá el turista incomprensivo sas a quien la visita, y de que tanto se ha ante otro panorama que no sea el suizo o ha conservado aquel humor de patíbulo hablado y se ha escrito con justicia. austríaco. Pero el extranjero que tenga senque no lo abandona n i en los peores moL a playa del Carmen es y a conocida de sibilidad y sentido estético no podrá subsmentos. muchos viajeros ilustres y de bellísimas artraerse al hechizo del paisaje de líneas i n tistas, que en ella gozaron las delicias del comparables, majestuosas, sublimes. Otros baño y el. encanto del flirt. Este balneario países pueden confundirse, pero España es suntuoso, a cuya suntuosidad contribuye, en única. primer término, la deslumbradora belleza ANDRÉS R E V É S Z de la costa malagueña, merece ser incluido entre los de primer orden de España. Su sencillez es la primordial y más simpática característica de su traza. CRÓNICA D E L A M O D A ¿Y cómo no recordar las verbenas que se organizan en el amplio y pintoresco reE l vals a la luz de la luna cinto, al arrullo de las olas que en la noche cobran un r a r o y nuevo misterio? Mientras Pero ella, por. el vals o l a los bailarines se entregan al culto del ritmo, ronda arrastrada, los enamorados buscan los senderos en pevolaba, y, volvía, y no respiraba. numbra, y las mozas, en parejas y en trinVíctor Hugo. cas adorables, exhiben con sus hechizos DEL raíanos atavíos andaluces: mantones poliE l título de esta crónica nos transporta, -i- omos, trajes joyantes, peinas exageradas, por su aire romántico, a un siglo atrás, y llores de entonados y varios colores. Y así, nos preguntamos la razón de su presencia hasta las horas de la madrugada... sobre estas líneas. Pues porque dulcemente, PÍDASE EN TODAS LAS FADMÁOAS de manera insensible, las mujeres sienten U n fino aroma galante y un eco embriaun deseo de calma, de reposo, de detenerse gador y melancólico triunfan a veces de la LAXANTE A í BESCAMSA TRATAMIENTO ORIGINAL ESTREÑIMIENTO!