Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Q 1 iO MC 6 A A D iJ A N A Convocadas Administrativos. P r ó x i m a Periciales. P a r a p r e p a r a B V i i t wm ITM v 4 fc i c i ó n en sus clases o por correo, programas y contestaciones el INSTITUTO R E U S P R E C I A D O S 23, M A D R I D Tenemos internado. Tres ultimas oposiciones obtuvimos 47 plazas. ingenieros Industriales- A c a d e m i a VELILLA INTERNADO M U Y VIGILADO. Magdalena, 1, Madrid. Telf. 13414. 300 plazas para P o l i c í a e x á m e n e s en octubre. E n enero de 1931, Auxiliares de Contabilidad de Hacienda. E n Hacienda se adbariten s e ñ o r i t a s Programa oficial, nuevas contestaciones y p r e p a r a c i ó n en el antiguo y acreditado I N S T I T U T O IU 3 US E n P o l i c í a obtuvimos 143 plazas, entre ellas los n ú m e r o s 1, 2, 3, etc. y en Hacienda, sois veces el numero 1, dos veces el n ú m e r o 2 y 326 plazas. Los retratos y nombres de esto. é x i t o s definitivos se publican en el prospecto que regalamos. Solicite programas gratuitos al antiguo y acreditado I N S T I T U T O R E U S P R E C I A D O S 23; P U E R T A D E L S O L 13, y M A Y O R 1, M A D R I D Tenemos internado. OPOSICIONES A HACIENDA Y POLICÍA FINCAS r ú s t i c a s en toda E s p a ñ a compro e hipoteco; J M Brito, A l c a l á 94, Madrid. C v 1 CERCEDILLA (MADRID) Médico director: A de Larrinaga. P e n s i ó n c o m p l e t a i n c l u i d a a s i s t e n c i a médica; de 30 a $0 pesetas. Oficinas en M a d r i d Alfonso X I I 44, Teléfono 16704. L A B I B L I O T E C A L I T E R A R I A q u e u s t e d n e c e s i t a y que seg u r a m e n t e v i e n e deseando poseer hace t i e m p o L A T I E N E A SU DISPOSICIÓN la C O M P A Ñ Í A IBERO- AMERICANA DE PUBLICACIONES N O N E C E S I T A D I N E R O S u s c r i b i e n d o n u e s t r a original P Ó L I Z A D E C R É D I T O P E R M A N E N T E y d e d i c a n d o unos céntimos d i a r i o s a s u d e s a r r o l l o m e n s u a l p o d r á sin a u m e n t o alguno en eí p r e c i o de c o n t a d o iniciar y c o m p l e t a r u n a i m p o r t a n t e BIBLIOTECA NO EXIGIMOS FIADOR D i r i g i r s e antes hoy q u e m a ñ a n a s o l i c i t a n d o detalles, a Lea usted BLANCO Y NEGRO peseta ejemplar. COMPAÑÍA I B E R O- A M E R I C A N A D E P U B L I C A C I O N E S S. A Príncipe de Vergara, 42 y 44. Apartado 33, SECCIÓN V E N T A S A P L A Z O S MADRID ¡336 E. RODRIGUEZ- SOLIS LOS G U E R R I L L E R O S D E 1808 -533 réis más poderosos y más fuertes que lo habéis sido hasta aquí. Pero si mis esfuerzos son inútiles, si no correspondéis a m i confianza, no me restará otro arbitrio que trataros como provincias conquistadas, y colocar a mi hermano José en otro. Trono. Ceñirá entonces a mis sienes la Corona de España, y sabré hacer que los malvados níe respeten, pues Dios me ha dado la voluntad y la fuerza necesaria para superar todos los obstáculos. Ante semejantes declaraciones, José no pudo callar, y él día 8 le escribió desde el Pardo una lacónica carta pintándole la triste situación en que le colocaba decretando y mandando en España sin contar con él, y renunciando la Corona. Napoleón comprendió la razón que José tenía, y resolvió por entonces dar un paso atrás. E l día j o se le presentó una numerosa. comisión representando al Ayuntamiento, al clero regular y secular, a l a nobleza, a los cinco gremios y a los sesenta y cuatro barrios de la capital, solicitando la vuelta al Trono de su hermano José. E n su respuesta les manifestó Napoleón, algo contrariado porque pidieran la vuelta de su hermano y no la elevación suya al Trono de España, que no se negaba a ceder a su hermano José sus derechos de conquista y a restablecerle en el Trono, siempre que la mayoría de la población, eclesiásticos, nobles, juriconsultos y negociantes jurasen en las iglesias delante del Santísimo Sacramento, sin restricciones jesuíticas, amor y fidelidad al Rey, inculcando a l pueblo estos sentimientos los sacerdotes en el confesonario y en el pulpito; los abogados en sus escritos y en sus discursos, y los comerciantes en su correspondencia. ¿Contaría Napoleón con que M a d r i d se negara al juramento, para tomar pretexto de esta negativa y ceñirse la Corona? L o ignoramos, si bien haremos constar que lo mismo en su proclama, de l a que hemos copiado algunos párrafos, como en la visita a Palacio que hemos descrito, como en la poca prisa que se dio a restablecer a su hermano, como en los decretos que publicó, como en el juramento exigido a. Madrid, y que al fin se realizó, se ponen de manifiestp las dudas y vacilaciones con que el Honores militares a l a gnaifnicióri, qwe poíkía salir libremente, meríós los soldados alistados caatro meses antes, que quedarían prisioneros para ser canjeados. Conservación de nuestros Tribunales y leyes liasta la definitiva organización cel reino. Aunque al parecer eran tan honrosas las bases de la capitulación, la población la acogió indignada; el marqués de Castelar se marchó con parte de la guarnición hacia Extremadura; el vizconde de Gante, con otra, se encaminó a Segovia, y el pueblo se íortificó en el cuartel de Guardias de Corps, siendo necesarios grandes trabajos y titánicos esfuerzos para reducirlo. ¿Y el presidente de l a Junta, el célebre duque del Infantado? ¡A h! E l señor duque era muy prudente, y a pretexto de i r en busca de auxilios había abandonado la capital. E n cuanto a Moría, la opinión pública le acusaba de traidor; acusación que él demostró no ser i n fundada, pasándose a los franceses y dando a l o l vido la manera con que Napoleón le había tratado en Chamartín. Todavía el pueblo sostuvo algunos combates en las puertas de Segovia y de la Vega, que fueron ahogados en sangre. Corta y al parecer sin lucimiento fué la defensa de Madrid, no por culpa de sus hijos, sino denlos encargados de organizaría, y, sin embargo, véase cómo se ocupa de ella un ilustre historiador (1) L a resistencia del indefenso pueblo de Madrid en los- tres primeros días del mes de diciembre es uno de los sucesos que rayan en lo heroico y aun en lo temerario, y que mereció hasta el aprecio del sitiador, que l a ocupó el 4 bajo una honrosa capitulación. Según el mismo historiador, si Madrid se salvó del saqueo, del incendio, de las represalias y de fuertes contribuciones, se debió a las súplicas que dirigió a Napoleón su hermano José, haciéndole ver l a imposibilidad en que se hallaba de volver a entrar en una capital devastada o destruida. (1) Mesonero Eomanos
 // Cambio Nodo4-Sevilla