Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Las visiones marítimas de Néstor. U N TRIUNFO ESPAÑOL EN PARÍS de la realidad para penetrar profundamente en el mundo de los sueños y escoger sus asuntos en las visiones deformadas y sombrías de las más calenturientas pesadillas. C o m o en los días de más exacerbado romanticismo, los pintores modernos, principalmente en Alemania, se niegan a aceptar la Naturaleza tal como ella es y pretenden s u peraba, idealizándola en las más atrevidas concepciones. L a proporción entre lo ideal y lo real se ha roto, y el péndulo se encuentra actualmente en el punto de su trayectoria más alejado dé todo lo que sea copia exacta de la Naturaleza. E n estos dias se nota ya una nueva reacción contra tales exageraciones, que h a bían hecho olvidarse a los artistas de que el color y el dibujo deben ser siempre los dos elementos esenciales de la pintura. T r a s las exageraciones cubistas y expresionistas parece que se inicia u n nuevo deseo de volver a ver formas bien dibujadas y bellos colores ajustados a las maravillas de la luz solar. A s í las cosas, se presenta en una de las salas de Exposición más conocidas de. P a rís nuestro compatriota Néstor Fernández de la T o r r e E x p o n e por primera vez en P a rís su bien conocida serie de cuadros marítimos, titulada El poema del Atlántico. Y obtiene u n g r a n éxito en el público y en la crítica. L a s plumas de los partidarios de la pintura clásica coinciden en alabanzas con las que le dedican los críticos de arte g a nados a las audacias modernas. Este es el gran éxito de Néstor. Sus cuadros, llenos de u n vigoroso colorido, dibu- T ODA la historia del arte puede consider rarse como u n esfuerzo constante por dar con la justa proporción en que deben mezclarse en la vida el elemento real y el ideal. Y asi vemos sucederse a través de los siglos las diferentes escuelas que proclaman alternativamente l a copia de la. Naturaleza tal como ella es o el acceso a las más elevadas zonas de la fantasía. E s como u n movimiento de péndulo que va pasando del exceso de naturalismo al exceso de idealismo para volver, nuevamente al punto de partida y continuar siempre su eterna oscilación. A l g u n o s artistas, muy pocos, en momentos de supremo acierto han conseguido detener u n instante el péndulo en el punto medio en que lo real y lo ideal, el mundo exterior y el mundo de l a fantasía, la materia y el espíritu, se complementan y mezclan de la manera más adecuada. P e r o fuera de ellos el ansia de nuevas normas, que continuamente espolea a los artistas, les hace volver a pasar l a línea media, y el movimiento de oscilación pendular continúa así indefinidamente Después de muchos años de haber buscado la pintura en el impresionismo, la más acertada fórmula de expresión del mundo material, preocupándose principalmente de copiar la luz y sus m i l juegos sobre los objetos, la reacción inevitable ha llevado a los pintores al extremo opuesto, orientándolos hacia la pintura abstracta del cubismo, expresionismo y superrealismo. A p a r tir de 1006, en que esta reacción se inició, lá pintura se h a ido alejando más y más R E T R A T O D E NÉSTOR, POR B O N O M E i E S T U D T O D E DANTZA (F O T O S RUUQUET) BOCETO D E D E C O R A D O PARA E L BALLET TRIANA