Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Para la historia del toreo. El centenario de Montes y el Romanticismo. omento histórico. -Corría el año 1830; Fernando V I I atrabiliario y enfermo, contrajo matrimonio por cuarta vez con doña María C r i s t i na de Ñapóles, la que, en estado de buena esperanza, influyó sobre su regio marido, quizá por encontrarle ya cansado de tanta tiranía, suavizando las persecuciones de que eran víctimas los liberales, demostrando l a Reina clara visión de u n futuro próximo al plantearse el problema de la sucesión a la Corona, provocado por el nacimiento de una niña, atribuyéndose a esta coincidencia la causa de las guerras civiles, que se hubieran producido de todos modos, ya que la lucha de la reacción y el liberalismo estaba llamada a durar en España más de medio siglo, bastando cualquier pre. exto para encender la llama de las funestas guerras civiles. Protagonistas. -En una tabaquera de laca para rapé se ven dos preciosas miniaturas pintadas, conservadas, np obstante lo deleznable de la caja y el rigor del tiempo, m e r ced a los exquisitos cuidados de un g r a n coleccionista. L a pitillera es de las de enc h u f e la parte de afuera ostenta el retrato de Montes y la de dentro... el de su mujer. T a n preciada reliquia taurina, obra de autor desconocido hacia el i p encierra el sabor romántico de la leyenda, la razón de una vida y el motivo quizá de una muerte prematura. N o hay que olvidar que e n el destino de cada hombre influye la vida de una mujer, aun sobre los más esforzados y templados de ánimo, debido a la tiranía que pueden ejercer unos ojos hermosos, u n a cara bonita e incluso una inmerecida pasión. Bibliografía. -Mucho se ha escrito de M o n l e s sobre la excelsitud de su arte, las enseñanzas de su libro La tauromaquia completa, anécdotas y detalles de su vida. D e autores contemporáneos sólo me fijo en d o s Corrochano, en primoroso articulo, y Jiménez Caballero, indudablemente metido ahora en los andurriales taurómacos para revivir ál héroe popu ar que nos ocupa. D e otros tiempos no cuadra en un artículo dar nombres y fechas. L o crue dificulto es que antes o ahora posea nadie un archivo g r á 1 M punto de vista español, al admirado espectador, sobrecogido si conoce nuestros fastos por tanto recuerdo y si no por la luminosidad del cielo y lo dilatado del horizonte. Comencemos por la parte del mar. Desde esta cumbre oyóse inmediato el fragor de los cañones del combate de T r a f a l g a r percibiéndose a simple vista las dos columnas que en forma de cuña resultó la escuadra inglesa... y después el retorno de las c o n tadas y maltrechas naves, que pudieron g u a recerse en Cádiz, huyendo de l a persecución y de la borrasca. V e m o s también la isla de S a n Fernando cercada de sa inas, enhiesta e n su orgullo de libertad, y que con el vecino Cádiz ostenta el blasón de unas Cortes españolas verdad. A lo lejos los puertos y el Guadalete. FRANCISCO MONTES. RETRATO E N UNA T A BAQUERA D E LACA fico tan completo de la historia de F r a n c i s co Montes, alias Paquiro, y en su principio Paguilo de Chidana, como el examinado por el autor de este modesto artículo, comprensivo de siete retratos diferentes, u n busto, sepulcro primitivo, casa, partidas de bautismo y defunción estoques, grabados, romances, etc. Ademas, la tabaquera con la c l a ve de un secreto, y quien posee un secreto se constituye á veces en arbitro de la- vida de aquel a quien se le ha descubierto para este caso el quid de la biografía del diestro. Paisaje. -Hay en Chiclana, una de las más bellas poblaciones de la provincia de Cádiz, una colina de poca cota, en cuya falda se asienia el caserío del pueblo. E n la cumbre una iglesita andaluza bajo l a advocación de Santa A n a y desde ella se ofrece maravilloso espectáculo histórico, desde el BUSTO DE MONTES al fondo M e d i n a- S i d o n i a y detrás, corno si fuera prolongación de la madre Patria, Sierra Bullones en África. ¡E n una sola mirada la España árabe, la del descubrimiento de América, la de la independencia, la de la libertad y la del problema m a rroquí! y Chiclana es compendio y esencia de E s paña, ¡pero qué pocos somos los españoles que habremos visitado tan linda v i l l a! E n ella destacan una torre y dos casas. L a torre, la de Ja iglesia. ¿Y las casas? L a b l a n c a y más modesta, la de M o n t e s la más señorial, del Chiclanero. Cuna v escuela. Francisco Montes nació en Qhiclana el 13 de enero de 1805, siendo su padre administrador de un título de Castilla, l o que permitió a l mismo dar u n a educación p r i m a r i a esmerada al hijo. L a s satinas de S a n F e m a n d o en Cádiz, TROFEO E N MEMORIA D E MONTES