Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Sociedad Española de Electricidad! ESCASADOS Y ARTESIANOS Se ejecutan trabajos de poceria, se garantizan caü dales de agua sin previo desembolso. Dispongo de maquinaria moderna, AGOTAMIENTO; Madrid- provta cías. A. Fernández. Pi y Margal 9. Madrid. Tel. 95362 Monfdje y manejo sen al os Seguridad de funcionamiento MADRID j Avenida Conde Peñalver, 21 y 23 sensacional El disco del día. Discos flexibles, en colores y transparentes. E l que los conoce no compra otros. Una aguja para cien discos. Precio único, 10 ptas. Se remite por correo contra envió de su importe por G. Postal. Recomendado como el MEJOR para amplificadores eléctricos. Exclusivo para Castilla, Andalucía, Extremadura, Levante y Marruecos: P. Riquelme, Cristo de la Luz, 14, Toledo. Deposito en Madrid: Hortaleza, 11 y 13, entresuelo. Primera marca alemana. SUPEK- DIESEL verticales y horizontales, 10 a 1.500 ttP. y mayores. Especialidad en grupos para CENTRALES ELÉCTRICAS Agentes generales para España: Y 0. ÓPTICOS Príncipe, 10, Madrid. Lentes, gafas e impertinerit e s. Gemelos prismáticos ZEISS. Microscopios Zeiss. C. a HERRÉ Barquillo, 18, Madrid. RA Lea usted Blanco y Negro 342 E RODRIGUEZ- SOLIS L O S G U E R R I L L E R O S D E 1808. 5 3 chazada, sino también ahuyentada, y deshecho uno de sus regimientos- por el de Húsares españoles, a cuyo frente estaba el coronel Ibarrola, quedando prisioneros dos jefes, 15 oficiales y más de 200 soldados. Samt- Cyr acudió con nuevas fuerzas; hizo que la división Souhán contuviese la brigada puesta en desorden y que la del general P i l l i atacase en columna y rompiese nuestra línea, con lo cual se cambió la suerte del combate y los nuestros tuvieron que batirse en retirada, manteniéndose algunos días en Arenys don Francisco Miláns sin ser molestado. N o abatieron estos choques a los catalanes, y los Somatenes y los, Miqueleies comenzaron una guerra destructora contra los imperiales, sin dejarles un punto de. reposo, hasta t a l punto, que para los franceses no existía el descanso, ní el sueño, ni la tran- quilidad. y se apoderó de la espada del oficial, de la cual se sirvió en toda la campaña por ser su. primer trofeo. E l Empecinado, lleno de entusiasmo, le nombró alférez de- Caballería (15 de diciembre y le puso al frente de treinta jinetes, que, sin uniformes y sin casi armamento, se hicieron bien pronto temibles a los imperiales. L a Junta Central, en Sevilla. E l día 14 de diciembre empezaron a. entrar en Sevilla algunos vocales de la Junta Central, que fueron recibidos por las autoridades y por un i n menso gentío. A l saber la Junta de Sevilla, por boca de los individuos recién llegados, que el día 16 entraría l a Central, depositaría y guardadora de l a voluntad nacional, dictó las órdenes oportunas, de acuerdo con todas las autoridades civiles, eclesiásticas y m i litares, para tributarle homenaje de su lealtad, de su admiración y su cariño. Todas las calles de la carrera, desde el Patrocinio de Triana, Alamedilla, Puerta de Triana, ca- lies de San Pablo y. del Ángel, Cruz de la Cerrajería y Sierpe, plaza de- San Francisco, calle de Genova y Gradas Bajas, hasta el Real Palacio, en que la Junta Central debía alojarse, se vieron instantáneamente adornadas con multitud de banderas españolas y de vistosas colgaduras. E l puente, primorosamente empavesado; l a C a tedral, adornada con ricas colgaduras de terciopelo; la Casa del Ayuntamiento, abrillantada con multitud de arañas y cirios, y todas las casas iluminadas con lindos faroles, mostraban bien claramente eí júbilo que embargaba a Sevilla por l a muestra dé cariño que la Junta Central le otorgaba viniendo a refugiarse en la hermosa ciudad, que de muy antiguo une a sus títulos el de siempre leal. Cubierta la carrera por todas las tropas que había en la población, una partida de los guardias de caballería de l a Junta de Sevilla marchó a Santiponce para servir de escolta a la Central, i A las tres, de la tarde del día 16, una diputación s A l cruzar Napoleón por Tordesillas cuando se dirigía en persecución de Moor, asoló aquella villa, como todas las que hallaba al paso, tratando de conseguir por el terror lo que no había logrado por el halago. U n a de las familias a las que dejó en la miseria fué la de Abuín, ignorando que de aquellas ruinas había de surgir un genio que vengase a su Patria y a su familia, y apagase el incendio de su hacienda con sangre de franceses; este genio era Saturnino ¡Abüín, nacido en Tordesillas de nobles y honrados padres, labradores regularmente acomodados, el 29 de noviembre de 1781. Seguido el valiente Saturnino de sus hermanos Domingo y Patricio, tan animosos como él, y tan dispuestos r. tomar venganza de la ruina en que su (familia había quedado, se presentó al Empecinado, llevando al cinto una daga corta, única arma que poseía. Juan Martín le puso a la cabeza de un grupo de guerrilleros, y Saturnino, que ardía en deseos de pelear, al divisar cerca de Cuéllar una partida de dragones franceses se arrojó con sus hermanos y Sus hombres sobre elloSj los derrotó por completo
 // Cambio Nodo4-Sevilla