Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. J U E V E S 14 D E A G O S T O D E 1930. EDICIÓN D E ANDALUCÍA. P A G 7 nes soportan esa vejación a regañadientes. cado a la basílica de Sari Pedro, L I B R O S D E L no, al Pincio y las Catacumbas. alCVatica- a Pero cuando adquieren l a convicción de que C U A T R O on n están siendo explotados concienzudamente turalidad, sin efectismos ni arabescos liteC O N D E D E GÜELL por los proveedores de cosas y servicios, l a rarios, pecando en algunos momentos de seexigencia de aquel impuesto inicuo les reE l conde de Güell me ha honrado con l a quedad- -el libro está escrito por un catalán, sulta intolerable y les predispone a utilizar no hay que olvidarlo- pero sin caer nunca ofrenda de su obra, en cuatro tomos, Apunel medio de locomoción más inmediato para en lo manido y vulgar, el autor nos describe tes de recuerdos, correspondientes a los años eludirlo. con atinadas consideraciones sobre arfe la 1926, 1927, 1928 y 1929. E l que el conde de mayor y más hermosa basílica del mundo; L a intensificación del turismo, no sólo faGüell sea actualmente alcalde de Barcelona, la residencia de los Papas: los jardines del vorece a los tenderos y hosteleros, a los duey que con tal motivo pueda dispensar merceFincio, y las galerías romanas de los priños de cafés y dancings y a los empresarios des, no ha de ser parte para que yo deje de meros mártires del cristianismo. E s i C ultide espectáculos. D e ella obtienen ventajas hablar con elogio de sus libros, pues n i tengo mo capítulo es impresionante. todos los habitantes de las comarcas, a las el gusto de conocer a tan ilustre procer ni que el turismo beneficia, y principalmente E n el tomo perteneciente al año 1926 el le debo favor alguno; nada le he pedido n i- -aunque simulen verlo con displicencia- -conde de Güell nos habla sin el menor asohe de pedirle. Como conozco a mis clásicos los propietarios de inmuebles, por el mamo de jactancia de su breve campaña de y sé bien en qué ambiente vivo, no está deyor valor que adquieren las fincas situadas Marruecos- -1911- 1912- en calidad de solen parajes frecuentados, si se las compara más hacerlo constar así. dado voluntario. E n el tomo. I V año 1929, con las radicantes en ciudades deshabita Apuntes de recuerdos no es l a obra de un nos da una hermosa y pintoresca visión de das o apartadas del tráfico. N o hay, pues, literato, n i su autor se ha propuesto, al esTetuán en el año 1912, donde a un tiempo para qué hacerse los desdeñosos cuando se cribirla, hacer literatura, sin que esto quiera ha visto un. colorido mudo y el más brillanhabla de este negocio, que representa para decir que está exenta de agradable savoirte que han herido sus ojos E l traio con una ciudad la afluencia periódica de gran, faire. Está escrita con sencillez y con solpersonajes moros de la categoría de Sidi des masas de forasteros. Y aún es menos tura, sin la obsesión del pulimento o afeite A l i Es- Selani, permite al conde de Güell prudente mortificarlos en vez de tratarlos que quitan espontaneidad a la frase. A l g u describirnos el interior de una modesta casa amablemente: la imposición de un tributo nas páginas de Apuntes de recuerdos están señorial marroquí. Es- Selani estaba considesobre los indirectos que ya supone la vida rado como el mas sabio, el mejor exégeta de escritas en la mesa de un. hotel, en una tienen hospedería es una mortificación adecualos libros sagrados. Poseía una buena biblioda de campaña o viajando en un auto o da para ahuyentar a esa especie inocente y teca llena de libros encuadernados con percoche Pullman para ser enviadas a La Época. estimable de seres humanos que se desplagamino. Sobre una estantería de libros zan anualmente con la pretensión de renoApuntes de recuerdos es la obra de un veíase un retrato de D. Segismundo Moret varse viendo paisajes distintos de los habigran señor, muy culto, que ha viajado muy otro de la difunta Reina Cristina. A l setuales, sin pensar que lo único que les pa- cho, conocido a multitud de gente, frecuenñalarlo, Es- Selani dijo sentenciosamente: dría renovar sería evadirse de sí mismos. tado la alta sociedad de diversos países y- -E s Reina en el saber y en la virtud. tratado íntimamente a personas de elevada Pero esos. tributos, en definitiva, no ha- alcurnia y otras de gran renombre o presHecha l a descripción de la casa del i n bían sido suficientes para que los españoles tigio. Apuntes de recuerdos debe encuadertérprete de libros sagrados, y relatada una se abstuviesen de i r a Biarritz otros verainteresante conversación que el autor sosnarse en piel de Rusia, leerse muellemente nos. L a cotización de la peseta les pertiene con el sabio, el conde de Güell nos arrellanado en sillón de elegante saloncito mitía alentar la ilusión de que realizaban traslada a una casuca que en 1860 fué moo boudoir, y guardarse en estantería de finíun pequeño negocio cada vez que adquirada de la judía Tamo, la mujer más hersimas maderas, con cortinillas de terciopelo rían un traje, un sombrero, una futesa cualmosa de Tetuán en aquellos tiempos y que de Genova. Otra cosa es una profanación. quiera pagada en francos. fué amiga del general P r i m D e ella dijo Este artículo, mejor que yo debería escriE s sorprendente la rapidez con que ahoAlarcón en su D i a r i o Sobre todas las bebirlo Monte- Cristo. Estaría más en carácter. ra cada uno hace la versión del precio llezas judías resalta como la luna sobre los Pasan por la páginas de Apuntes de refrancés a la- moneda patria y halla el perluceros, la noble, la dulce, l a pálida hermojuicio evidente que la transacción le infiecuerdos Reyes y Reinas, príncipes y princesura de T a m o re. Y admirable que este cálculo mental sas, archiduques, nobles de todas las cateTamo vivía aún en 1912. Don Juan Güell que han debido realizar prácticamente pogorías, ilustres personalidades de la política quiso conocerla: E n su busca atraviesa el cas personas todavía, haya sido lo bastany de las artes, generales, grandes señores... barrio judío, en el que los hebreos se este eficaz para determinar la abstención de L a Reina Isabel TI, Alfonso X I I A l f o n conden como ratones. L a s calles tienen los millares de veraneantes que otros años so X I I I León X I I T el duque de Sexto. C o puertas que cierran con. llaves, como las pasaban ia frontera. millas, Primo de Rivera, Yonssoupoff, el casas. A s í se incomunican para defenderse que matara a Rasputin; embajadores, miniscuando entran los moros a hacer una m a Todo está dispuesto para recibir a los viatanza de judíos tros, celebridades... Pasan también Guime- jeros: los músicos, los camareros, las cocotas pintarrajeadas; los vendedores de granrá y Verdaguer: visiones de Castilla, de C a Tamo tiene sesenta y nueve años. D i e c i des y pequeños almacenes, el alquilador de taluña, de Mallorca, de París, de Munich siete tenía cuando conoció al general P r i m sillas y el de sombrillas y tiendas de lona de Roma de Marruecos... Cuando la vio el conde de Güell estaba para la playa. L o s que faltan son los viajesentada en una silla de brazos. S u rostro De Roma y de Marruecos el conde de ros precisamente. Y ahora se ve hasta qué- -dice- -conserva una perfección de líneas Güell nos da unas impresiones muy persopunto la animación de Biarritz era cosa del nales y sugestivas, reveladoras de una de- admirables, y es todavía su sonrisa triste, público español. Porque cuando se trata de digna de lo que de ella decía Alarcón: purada educación artística. Gran parte del su comodidad, su diversión o su vanidad Cuando Tamo se sonríe desfallece su artomo correspondiente al año 1928 está dedinuestra burguesía es de las más generosas. diente mirada y márcanse dos hoyos en sus mejillas. A h o r a en B i a r r i t z está comprobado que Tamo recuerda el año 1860, y dice: eso de que la peseta se deprecie es una for- -E l general P r i m era, como vuestra merma efectiva de arruinarse. Hasta ahora esa ced, catalán. L o s moros le llamaban el geburguesía no se había dado cuenta. L o desneral valiente. cubre desde que trata de tomar un café o un chocolate en esa tierra extranjera, aunLuego relata la toma de Tetuán. que vecina. Sentimiento humillante y depriEste pasaje del libro del conde de Güell mente. Y prueba, por otra parte, de que la es interesantísimo. ruina ajena a nadie favorece es esa desL o propio cabe decir de casi todos los animación de la ciudad estival, que otros capítulos de Apuntes de recuerdos. Tienen veranos obtenía de los españoles tan pinel interés de lo vivido por un espíritu muy; gües beneficios. E n la prosperidad o penucultivado, que ha visto mucho y ha interr i a de las naciones hay, como en Física, una venido en no pocos episodios de la política ley de vasos comunicantes. A todos imporgeneral de España, actuando en muchos en ta que la riqueza se difunda, porque de a l calidad de pastelero según confesión d e l gún modo les alcanza, y a nadie es útil la propio autor. ruina del vecino con quien se tiene tráfico Los más renombrados por su esmerada Por pastelero intervino en el golpe de o trato. Somos en la vida moderna más soliy sólida construcción. Estado de 13 de septiembre; por pasteledarios unos de otros de lo que desearía nuesr o estuvo a punto de ser ministro, y por GRAN PREMIO EN LA EXPOSICIÓN tro egoísmo. P o r eso me entristeció ver a pastelero es en l a actualidad alcalde de INTERNACIONAL D E BARCELONA Biarritz casi desierto: porque comprendí Barcelona. que la ausencia española r. o era efecto de S. A Z E N K E R M A D R I D ALCALÁ, 33. Buen libro nos espera de su. paso por l a nuestro nacionalismo turístico ni de nuesAlcaldía más complicada, difícil y pintorestro súbito amor al país natal, sino conseca de España. cuencia involuntaria, casi automática, de L o esperamos con delectación. nuestro empobrecimiento. J U A N P U J O L ADOLFO M A E S I L L A C H jfcftgcfggQ Alvares. Cpnstantiiia AUTO- CAMIONES Y ÓMNIBUS BUSSING ANÍS SAN ISIDRO
 // Cambio Nodo4-Sevilla