Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. J U E V E S 14 D E A G O S T O DE 1930. E D I C I Ó N D E A N D A L U C Í A P A G 25, INFORMACIONES DEL Boletín del día. Nueva York. Y NOTICIAS EXTRANJERO Importante Crónicas telegráficas de Berlín y París. los alemanes, que están desarmados y desprovistos de medios técnicos, que puedan ser comparados con los de sus potencias vecinas, viven en el centro de Europa y necesitan la paz como condición de posible existencia; pero una paz leal, pura y clara; una paz que merezca verdaderamente este nombre. discurso del ministro de T e r r i t o r i o s O c u p a d o s Baja en Ja Bolsa de Estadística de los obreros sin trabajo en Francia. ALEMANIA Importante discurso del ministro de T e r r i t o r i o s O c u p a d o s Los comentarios al discurso Treviranus de BOLETÍN D E L DÍA A l r e d e d o r del discurso de viranus El ex oficial de Marina Treviranus, fimdador del nuevo partido conservador popular, es el más joven de los ministros del Reich (apenas llega a los cuarenta años) y el tono de su discurso es- quizá imputable a su juventud. Pero en cuanto al fondo, casi todos los políticos burgueses están de acuerdo con él. En efecto Alemania no estima que con la evacuación de la tercera zona renana haya terminado la labor de Í diplomacia en cuanto a la revisión sucesiva del Tratado de Versalles. Si ya no se habla de Alsacia y de Lorena se hace, por el contrario, continuamente referencia a la cuenca del Saar, a Eupen- Malmedy, y, sobre todo, al pasillo de Dangzit. Desde luego, la situación militar del Reich es tan desfavorable en comparación con la de las potencias que le rodean, que únicamente un exaltado como Hitler puede pensar en una guerra de desquite, mientras que los políticos con responsabilidad no pueden entrever sino una revisión por medios pacíficos dentro de la Sociedad de Naciones, cuyo estatuto (articulo 19) prevé la modificación. de aquellas disposiciones, cuyo mantenimiento pone en peligro la tranquilidad del mundo. ¿A quién extrañará que Alemania quiera servirse del citado articulo para conseguir sus fines nacionales? En este empeño el Reich puede contar- -además de los Estados vencidos y ciertos países neutrales- -con Italia. Mussolini y Grandi han declarado varias veces públicamente que los Tratados de Paz no eran eternos, sino que se modificaban con la, fuerza relativa de los pueblos. La eternidad de los Tratados significaría la momificación de la humanidad. ¿Quién podría afirmar- -dijo Mussolini, en su discurso pronunciado ante el Senado, el 5 de junio de 1928- -que el Tratado de Versalles fuese una obra perfecta? Como obra de hombres, es necesariamente imperfecta, pero añadiré que es suceptible de ser perfeccionado... En los Tratados de Paz hay cláusulas de carácter territorial- colonial, financiero y social, que pueden ser discutidas, enmendadas y revisadas, con objeto de prolongar la existencia de los Tratados y asegurar de este modo un período más largo de paz... Se evitarán serias complicaciones, si, con la revisión de los Tratados de Paz, en lo que son susceptibles de ser revisados, damos a la Paz un espacio más amplio para respirar. Se comprende que estas palabras del Duce hayan encontrado un eco fuerte en Alemania, donde efs creencia casi general que las disposiciones- referentes a sus fronteras orientales son la principal causa de los males que sufre. En este sentido, el discurso de Treviranus, aunque quizá excesivo en la forma, está en armonía con la nueva política exterior del Reich. Tre- l e a ustfed ABC Berlín 13, 1 tarde. E l ministro de Territorios Ocupados, Sr. Treviranus, ha pronunciado un nuevo discurso, que ha sido radiado, refiriéndose al que pronunció el domingo con motivo de la manifestación organizada por las asociaciones de Alemania Oriental para celebrar el décimo aniversario del plebiscito en aquellas regiones y rechazando las críticas de que este discurso ha sido objeto. E l Sr. Treviranus hizo resaltar que, cuando declaró el domingo que las actuales fronteras del Reich no pueden ser mantenidas ante el derecho de los pueblos y las voluntades nacionales de vivir, no pensó, ni remotamente, en la revisión de las fronteras orientales por procedimientos guerreros. E l ministro añadió que jamás se ha puesto en duda que los Tratados que fueron concertados y que, por lo tanto, se encuentran en vigor, con arreglo al derecho internacional, sean observados y que la injusticia cometida en la delimitación de fronteras sólo podrá ser remediada siguiendo el camino de una inteligencia pacífica entre los pueblos; pero Alemania no. puede, naturalmente, renunciar a sus derechos de igualdad y de expresar claramente y lealmente aspiraciones que estima justas. E n la nota de 1 de junio de 1929, fué previsto que el Tratado de Versalles no debe considerarse solamente como una justa liquidación de la gran guerra, sino que debe establecer bases sobre las cuales puedan vivir los pueblos con un trato de igualdad internacional. A l mismo tiempo fué creado un organismo destinado a resolver por medios ARGELIA pacíficos todas las cuestiones internacionales, pero que el acuerdo concertado en 1919 V u e l c o de un autobús. Seis puede ser modificado de tiempo en tiempo y adaptarlo a situaciones acontecibl. es. E n resmuertos puesta a una pregunta formulada por el conOran 13, q noche. U n autocar del servide Westarp a fines de 1925, el Sr. Stresecio entre Bel Abbes y Tlemtcen, ha volcado mann hizo alusión a estas posibilidades de cerca de esta última ciudad, resultando seis revisión, lo que prueba cuan injusto es que viajeros muertos y numerosos heridos, cinco se trate de oponer el punto de vista expuesde ellos graves. to el domingo por el orador al del Sr. Stresemann. ARGENTINA Los señores Chamberlain y Lloyd George- -continúa diciendo- -han aludido también Fallecimiento de un diputado en la Cámara de los Comunes a las posibiargentino lidades de una revisión que se encuentra Buenos Aires 13, 11 mañana. H a falledentro del cuadro del pacto de Locarno, en cido el diputado nacional- socialista- indepencuyo preámbulo se dice expresamente que diente D. Domingo A r i z a g a -L a Prensa. todas las estipulaciones contenidas en él deben hallarse a su vez dentro del cuadro de U n hermano del pugilista Suárez los Estatutos de la Sociedad de Naciones. E l artículo 19 se considera generalmente mata a su cuñado como el modo natural de poner fin a una siBuenos Aires 13, 8 noche. Gregorio Suátuación realmente insostenible en Alemania. rez, hermano del pugilista argentino Justo E l propio Sr. Stresemann- -sigue dicienSuárez, que anoche- tuvo un gran triunfo do el ministro- -hizo resaltar en su tiempo en Nueva Y o r k ha matado a su cuñado que el Sr. Vandervelde habló de manera exMoisés López, después de haberle éste hepresa de la imposibilidad de cerrar los ojos rido gravemente. E l suceso ocurrió al preante ¡as diferencias existentes entre el pacsentarse López en casa de su cuñado Greto renano- germano- franco- belga y el Convegorio, recriminándole por el mal trato que nio establecido en- el preámbulo de los T r a daba a su hermana Elvira, esposa de Suá- rez. L a discusión degeneró en riña, y amtados de Arbitraje. bos cuñados, utilizando revólveres, se h i E l Sr. Treviíanus terminó diciendo que Berlín 13, 9 noche. (Crónica telegráfica. Para calmar la emoción que han producido los extractos telegráficos del discurso pronunciado por el ministro del Reich, señor Treviranus, la víspera de la celebración del día de la constitución ante las Asociaciones del Este, el propio consejero del Reich ha hecho unas breves declaraciones, precisando con exactitud el alcance de sus palabras. Los términos de su discurso causaron gran impresión, sobre todo en París y V a r sovia. Ninguna de sus manifestaciones puede ser con justicia interpretada con indicación posible o deseable de una rectificación de las fronteras orientales en Alemania por medio de una aventura guerrera. E l ministro alemán reconoce que los T r a tados, cuya validez en derecho internacional es innegable, deben ser respetados, pero no existe ningún Tratado que pueda ser revisado por medios pacíficos, y el propio señor Streseman, cuya voluntad de conciliación no puede ser nunca puesta en duda, en repetidas ocasiones declaró que Alemania se reservaba el derecho de hacer uso de los procedimientos revisionistas previstos, i n cluso en el propio Tratado de Versalles y sobre todo, el pacto mutuo que representa la Sociedad de Naciones, en cuyo seno puede conseguirse ia modificación de ciertas cláusulas de los Tratados de paz, que representan una notoria injusticia para A l e mania y son propicias para mantener en el pueblo alemán un espíritu de descontento. E l Sr. Treviranus ha manifestado en sus declaraciones que el Tratado actual sobre la frontera germanopolaca representa una equivoacción y reclama para el pueblo- alemán el derecho de orientar su política en un sentido rectificador, pero siempre empleando procedimientos pacíficos y repudiando toda idea beiieosa. -Alman.