Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
se lansa hacia el campo enemigo. La otra mitad se queda emboscada detrás de la puerta? puerta. -EX combate ha empezado, y los sarracenos, sorprendidos, son arrojados hacia nuestro lado. mano en la lanza y la otra en el vientre. E L CRUZADO- PRUDENTE. -Su cara expresa una terrible angustia. Todo va bien. U N SARRACENO. Aullando en un dialcc o GODOFREDO DEL PUCHERO. -Llevan una EL CRUZADO- PRUDENTE. Detrás de la CUADRO QUINTO Secuestrados en el desierto. (La escena representa un desierto hirviente. después de nuestra triunfal entrada en Jerusalén hemos sido los dos cazados en una emboscada, hechos prisioneros y secuestrados en este, desierto hirviente. E L CRUZADO- PRUDENTE. -El sol va a conE L JOVEN Y BELLO DUNOIS. -Ocho días nadas. Cuando tengamos mucho calor volveremos a establecer la corriente de aire. (Después de haberse aireado suficientemente cogen las puertas y. se ponen en marcha. CUADRO SEXTO El retorno de los cruzados. (Lar escena representa el castillo del primer cuadro. Palestina. (Viendo su castillo. Pero, ¿qué veo? He ahí mi castillo, si no me equivoco. Volvamos, ante todo, a colocar las puertas para que podamos abrir y entrar. (Coloca, las puertas, abre y entra, seguido del joven v bello Dunois. ¡Cielos! Han desvalijado mi castillo durante mi ausencia. Los ladrones se han llevado todo. Y cómo dentro? E L JOVEN Y BELLO DUNOIS. (Intrigado. -EL CRUZADO- PRUDENTE. -Regresamos de vertirse en, nuestro verdugo. sarraceno. -Tbjiskivf, (Ve ta puerta, la E L JOVEN Y BELLO D U N O I S -L a temperaabre precipitadamente, la cierra detrás de sí y es derribado por los crusados embos- tura es muy elevada. Y o espero la muerte cómo una liberación. cados en la otra parte. (Ve la puerta, la abre precipitadamente, la joven y bello Dunois. Voy a dedicarme a buscar una idea para salir de este mal trancierra tras de sí y es derribado por los cruzados emboscados en la otra parte, como el ce. (Hunde la cabeza en la arena para reprimer sarraceno. Unos tras otros, todos los flexionar más profundamente y la saca al cabo de algunos minutos. ¡Y a es. á! enemigos franquean la puerta fatal y son E L JOVEN Y BELLO DUNOIS. ¡Una idea! muertos de la misma manera. carás ahora por qué todos los sarracenos se han dejado decollar uno tras otro franqueando el umbral de esta puerta? te de ricino hizo su efecto y porque había colocado yo en la r ert un cartel con dos mágicas palabras: W C. EL Los CRUZADOS. ¡Victoria! GODOFREDO DEL P U C H E R O ¿N o s expliOTRO SARRACENO. (Aullando. -Tbhskwf. E L CRUZADO- PRUDENTE. -No os lamentéis, (Con júbilo. ¡Qué dicha que los sarracenos, al dejarnos abandonados en este desierto hirviente, no nos hayan despojado de mis puertas! puertas van a salvarnos otra vez. prendo. E L JOVEN Y BELLO E L JOVEN Y BELLO DUNOIS. ¿Por qué? E i CRUZADO- PRUDENTE. -Porque e s t a s DUNOIS. -No com- EL CRUZADO- PRUDENTE. -Sí, una idea. habrán pregunto. No ha sido sin duda fracturando las puertas, puesto que yo me las llevé conmigo a Palestina. nes modernos son verdaderamente ingeniosos. Pero, ahora caigo. Han debido pasar por la ventana. debido preverlo. Pero, q u é tenéis, joven y bello Dunois? Estáis palideciendo visiblemente. ¿Os encontráis enfermo? que me retire a mi castillo. Voy a me; erme en cama. cama? E L CRUZADO- PRUDENTE. ¿A meteros en E L JOVEN Y. BELLO DUNOIS. -Sí. He atraE L JOVEN Y BELLO DUNOIS. -Permitidme E L CRUZADO- PRUDENTE. -Eso es. Hubiera E L JOVEN Y BELLO DUNOIS. -Estos ladro- E i CRUZADO- PRUDENTE. -Es podido penetrar- x. aquí lo que yo. me CRUZADO- PRUDENTE. -Porque el acei- CUADRO CUARTO Entrada triunfal en Jerusalén. (Una decoración especial representa a Jerusalén, inundada por el fuego del sol poniente. fa! mente en Jerusalén. Los CRUZADOS. -Entramos triunfalmente en Jerusalén. Entran triunfalmente en Jerusalén. Los n IEROSOLIMI TAÑOS. ¡Con rabia. -GODOFREDO DEL PUCHERO. -Entro triun- deréis. (Coge las dos puertas y las coloca firmes en la arena, una frente a otra y a 22 metros de distancia. céis? EL JOVEN Y BELLO DUNOIS. ¿QuéjhaE L CRUZADO- PRUDENTE. (Abriendo las dos E L CRUZADO- PRUDENTE. -Ahora compren- puertas colocadas frente a frente. -Establezco una corriente de aire. Pongámonos entre estas dos puertas. tan EL E L -CRUZADO- PRUDENTE. -Gracias fresco! ¡Por fin se respira! JOVEN, Y BELLO DUNOIS. ¡Qué aire a mis puertas podremos splir. de este desierto y regresar a nuestra Patria en pequeñas jor- pado un grave resfriado en el desierto hirviente por culpa de vuestras endemoniadas corrientes de aire. CAMI (Dibujos de Climent.
 // Cambio Nodo4-Sevilla