Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ACADEMIA LACLAUSTRA Sg A d u a n a s Farmacia, 2, esquina, Fnencarral, 80. MADRID P r e p a r a c i ó n para ingreso. Esta Academia ha ingresado m á s de 80 alumnos, y en distintas convocatorias, el n ú m e r o 1 en Ingenieros y en I n f a n t e r í a M A G N I F I C O I N T E R N A D O Curso en 1. de septiembre. GENERAL MILITAR Y ESCUELA NAVAL ACADEMIA CELA TEXTOS PROPIOS Fernanflor, 4. MADRID exclusivamente Lazarraga SANATORIO del P a r a el tratamiento especial de l a tuberculosis q u i r ú r g i c a Huesos, articulaciones, peritoneo, etc. escrofulosis, raquitismo y convalecientes, a cargo de religiosas. TORREMOL 8 NOS- MALAG D r José MARÍTIMO HIJO DE VIIUSA STE Y C. ÓPTICOS P R I N C I P E 10, M A D R I D Aparatos para el ensayo de vinos Malligand, Dujardln, Salieron, A l c o h ó m e t r o s T e r m ó m e t r o s y Microscopios ZEISS. N o se admiten enfermos del pecho. E s t a n c i a de i o a 20 pesetas. Se remiten prospectos. S o c i e d a d Española dé Electricidad 1 BROWN- BQVERI con re és f feccíon! fermir pora n c I f Se ejecutan trabajos de p o c e r í a se garantizan cau dales de agua sin previo desembolso. Dispongo de m a quinaria moderna, A G O T A M I E N T O Madrid- provincias. A F e r n á n d e z P i y Margal! 9, M a d r i d Tef. 95363 POZOS ESCABADOS Y ARTESIANOS F I M O A r ú s t i c a s en toda E s p a ñ a compro e h i nilWM poteco. J M Brito. A l c a l á 94. M a d r i d r morares eléctricos LA G R A N D E S EXISTENCIAS Avenida Conde Peñalver, 21 y 23 f MADRID ZHestow J e u t e MADRID- SAÍ 1 O P R O P I O J Í 368 E. RODRIGUEZ- SOLIS LOS G U E R R I L L E R O S D E 1808 caballos, únicos restos que quedaban de las seis d i visiones mencionadas. Reding, que estaba a su frente, consultó a Vives, que se hallaba con la Junta Suprema de Cataluña en Tarragona, y ante lo vago de su respuesta aceptó la batalla (Molins de Rey) que fué otra derrota, tan espantosa, que en ella perdimos l a artillería casi por entero, los fusiles de los dispersos y los almacenes de las orillas del Lldbregat; quedaron muchos oficiales heridos, prisionero el conde de Caldagués, y los franceses desparramados por todos los pueblos, que asolaron á. su capricho. E l pueblo prorrumpió en gritos de. venganza, y acusando de traidor al general Vives hizo elegir por general en jefe a Reding, a quien se consideraba como el verdadero héroe de la famosa batalla de Bailen, y degolló en. Lérida algunos prisioneros franceses. Toda Cataluña se aprestó a l a defensa; multiplicáronse las guerrillas, ardiendo en entusiasmo las poblaciones, y Saint- Cyr comprendió que Cataluña no se vería- dominada por muchas batallas que g a nase, y fiel a esta idea suspendió las nuevas operaciones que proyectaba y redujo sus planes de campaña. L a Junta de Cataluña y el nuevo general en jefe don Teodoro Reding, tan popular y tan estimado por los catalanes, procuraron aprovechar el tiempo y organizar nuevas fuerzas, mejorando el estado de las ya existentes en el Principado. 1 Derrota de Moor. -Salida de España de Napoleón. Noticioso Moor de la próxima llegada de Napoleón, víctima de un pánico que y a no le abandonó un instante y que parecía increíble en un hombre de su valor, dividió fu ejército en dos; uno que envió por Valencia de Don Juan, y el otro con el que marchó por Benavente a Astorga, en cuya ciudad se le reunió el marqués de la Romana, si bien con l a pérdida de l a segunda división, sorprendida L a posición que Venegas adoptó para el combate era ventajosa; pero aventada por el general Villate la fuerza que había apostado en Tribaldos, acudió en auxilio del ala derecha, creyéndola amenazada, y l a que atacaron los franceses fué l a izquierda, por ser la más desamparada. Desalojados de las alturas nuestros soldados, a pesar del refuerzo- que les fué enviado con Senra, los de l a derecha y l a caballería, que ocupaba un llano intermedio, sólo pensaron en la fuga, yendo a encontrarse con l a división Ruffín, que casi por completo las hizo prisioneras. Esta desastrosa batalla (13 de enero) nos costó l a pérdida de las divisiones de Venegas y Senra, pues sólo pudieron salvarse dos o tres Cuerpos merced a la serenidad de don Agustín Girón. Los franceses se entregaron, como de costumbre siempre que lograban el triunfo, a los actos más criminales, llegando a fusilar a los desgraciados p r i sioneros, que, rendidos por l a fatiga, se rezagaban, según declaración de un oficial francés (1) Esto era poco, y l a población fué entregada a l saqueo y al pillaje; 69 de los principales habitantes, inhumanamente degollados, y más de 300 mujeres, luego de haber servido de instrumento de placer a la soldadesca, fueron hacinadas en un montón, a l que llegaron a prender fuego, pereciendo algunas de aquellas desdichadas abrasadas ¡vivas! ¿E s posible que nadie crea que actos tan repugnantes y criminales los realizaran oficiales y soldados de un ejército que se llamaba civilizado? Y era el jefe supremo de estas fuerzas, era N a poleón el que acusaba a Moría, porque los prisioneros de Bailen, en lugar de ser embarcados para F r a n cia, cuando España no contaba con buques para ello, quedaran encerrados en las fortalezas y pontones de Cádiz? Y si la conducta de los franceses nos parece i n creíble y l a rechazamos con horror, ¿qué decir de la del duque del Infantado? N o le basta con no atender el aviso de Venegas y olvidar su petición de refuerzos; no le basta con idear planes de cam (1) Mr. Rocca. -Memorias
 // Cambio Nodo4-Sevilla