Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC. MIÉRCOLES 20 D E A G O S T O D E 1930 EDICIÓN D E ANDALUCÍA. P A G 31, HOMENAJE EN FRANCIA A D O N A R M A N D O PALACIO VALDES Capbreton 19, i r mañana. A y e r se celebró la brillante manifestación en honor del insigne novelista D. Armando Palacio V a l des. L a ciudad apareció desde muy temprano engalanada. A la entrada de la villa se i, había colocado un letrero, que decía: H o n neur a M Palacio Valdés y muchos gallardetes y banderas de España y Francia. Se recibieron centenares de adhesiones de Francia y de España, sobre todo de A s t u rias, y uña muy expresiva de D. José F r a n cos Rodríguez. E l banquete se celebró en el parque de la Chaumiére, al aire libre. A la entrada del parque se veían dos gallardetes con las banderas entrelazadas de España y Francia. Y junto a las grandes mesas había también banderas de ambas naciones. E l Sr. Palacio Valdés sentó a su derecha al subprefecto de Dax, M Boucoiran, que representaba al Gobierno francés; a la señora de Borbón, al cónsul de España en Bayona, a madame Boucoiran, al Sr. Rosado y a la señora- de Sáinz de Montero. A su izquierda tomaron asiento el alcalde de Capbreton, Sr. Junqua; la señora de Palacio Valdés, D Alberto Borbón, señora de Rosado, teniente coronel D José Josa y señora de Cantero. E n puestos de preferencia tomaron también asientos los alcaldes de San Vicente y L a Benne. y los presidentes de los Sindicatos de iniciativas de la región. E l número de comensales pasaba de un centenar. Entre los españoles presentes, además de los citados, e encontraban D Fernando Poza, D. Luis y don Leonardo y la señorita Carmina. Cantero, con la señora de Cantero; D. Luis Sáinz Montero, doña María Luisa Bores Romero, señora de Suárez Rivas, con su hija P i l a r señora y señorita de Rével y D José Cuadrado. r MOTOR PARADO MILLAS ¡C A R A M B A QUÉ C O N T R A T I E M P O! S E NOS H A I N U T I L I Z A D O L A BUJÍA Á C U A R E N T A D E L A COSTA. -L A C U L P A L A TENGO Y O POR S A L I R A PASEO E N U N A P A L M A T O R I A A los postres habló el alcalde de Capbreton, que exaltó la personalidad literaria del festejado y su asiduidad como veraneante de esta villa. Añadió que la fiesta era una fiesta de corazón. Tuvo frases de elogio para la Comisión que estuvo encargada de organ i z a d a afirmó que no existían Pirineos, y dedicó un saludo a la Prensa española y a la francesa. Luego pronunció un discurso el subprefecto de Dax, que expresó el placer con que asistía a este homenaje en nombre de la A d ministración francesa, y dedicó grandes elogios a la labor literaria del gran novelista. Madame Magrus leyó algunos párrafos de una obra del Sr. Palacio Valdés. E l Sr. Rosado dedicó frases de elogio a la Francia acogedora, patria de los héroes de la Gran Guerra. Cesado ya el fuego de los cañones- -agregó- vamos a formar un frente único para festejar al gran novelista, patriarca. de las letras españolas, a quien todos debepios gratitud, porque ha creado t i pos y ha plasmado costumbres que le hacen acreedor a ser glorificado. E l Sr. Rosado levantó su copa por la confraternidad de Francia y España y por que el abrazo a Vosotros, señores, confirmáis plenamente Palacio Valdés sea el abrazo a ambas naen este momento lo que acabo de manifestar. ciones. Con gran entusiasmo fueron contesHabéis querido hacer ostensible, por medio tados los vivas que dio a Francia y a E s de una manifestación de simpatía a un españa. critor extranjero, el amor que os inspiran E l cónsul de España en Bayona elogió los sagrados intereses del arte y la ciencia, la labor de Palacio Valdés en las letras, y que las fronteras desaparezcan a nuestra tuvo frases de afecto para Francia. Levanvista cuando luce la estrella de la literatura; tó su copa por Francia, por el presidente que sois, en una palabra, ciudadanos de la de la República francesa y por el Rey de patria espiritual. España. L a Francia ha sido siempre la nación Don Alberto de Borbón exaltó el amor a más hospitalaria para todas las manifestaEspaña y Francia. Dijo que es preciso que ciones del pensamiento. E l l a es la que ha todos conozcan a España, que es un país difundido por el mundo las geniales producde progreso y civilización. Dedicó grandes ciones de los países más apartados. Gracias elogios al Rey de España, y saludó entusiása los traductores franceses, yo mismo he teticamente a Francia y al jefe de la Repúnido la dicha de gozar con la lectura, n o blica francesa. E l Sr. Sáinz Montero empezó expresando la emoción que le producía ver unidas las banderas francesa y española. Refiriéndose a la gran figura literaria de Palacio Valdés, dijo que su obra es traducida y conocida por todo el mundo. Destacó la presencia de dos nietas del Sr. Palacio Valdés en el homenaje, encantadoras nenas que despertaron la admiración de todos. E l señor Sáinz Montero aludió a las campañas de Marruecos donde los soldados franceses y españoles lucharon como hermanos, y terminó diciendo que la frase de Campoamor i Quién supiera escribir! habría de ser completada: ¡Quién supiera escribir como Palacio Valdés! A l levantarse el Sr. Palacio Valdés fué saludado con una gran salva de aplausos. E n francés, con depurado estilo, leyó un discurso, del que son los siguientes párrafos: E s verdad indiscutible que por encima de la patria temporal existe otra espiritual y eterna. E n esta patria sin fronteras los hombres cambiamos, sin temor a los carabineros, ideas y propósitos. Divino contrabando que cada día se hace, por fortuna, más extenso. La religión nos ata a los hombres unos a otros, pero también el arte nos ciñe amorosamente y proclama nuestra fraternidad. Los hombres entregan las armas así que penetran en el sagrado recinto del arte; las llamas de la cólera se apagan y los corazones se enternecen cuando llega a nuestras manos una novela, o miramos un cuadro, o escuchamos la música de un extranjero. sól 6 de las obras maestras de la l i t e r a t u r a europea, sino también las d e l r e m o t o Oriente. Tal hospitalidad, no sólo se ha manifestado y se manifiesta en las innumerables t r a ducciones de obras extranjeras, entre las cuales se hallan las del humilde escritor q u e en este momento os dirige la palabra, s i n o también en la benévola cortesía con que s e recibe en Francia la visita de los artistas y escritores de otros países. Esta es la razón de que hoy os congreguéis para otorgarme tan cariñosa manifestación de simpatía. Pero yo no soy un turista, señores; soy casi un ciudadano francés, puesto que veinte años hace que paso entre vosotros una parte considerable de mi vida. Por J a belleza del país, por la cultura y honradez de s u s habitantes y por ser la residencia en el v e rano de eminentes artistas y escritores, he elegido esta región para la mía. M e une, pues, a vosotros un l ¿zo más estrecho que l a del frivolo turismo. Mas todavía hay otro motivo que me une con más fuerza a vuestra Patria. E l año 1916, segundo de la guerra europea, fui invit 1 por un gran periódico español a venir a París para dar noticia fiel a mis compatriotas del estado moral y material de la Francia en tan críticos instantes. M i s crónicas, reunidas después e n u n volumen bajo el título de La guerra injusta, llamaron la atención del Gobierno francés, el cual puso sobre mi pecho esta condecora ción, que ostento con orgullo. P o r tales razones, el agasajo que hoy os dignáis tributarme no es solamente u n acto de cortesía dirigido a un extranjero, sino la expresión de afecto a un hombre que e n otro tiempo sufrió y lloró con vosotros, y más tarde, i o n vosotros se alegró de l a victoria. L o s queridos amigos españoles que a m i lado se sientan, han participado y participan de mis sentimientos, y, por lo mismo, merecen de vosotros la misma atención cariñosa. E n nombre de ellos, pues, y en e l mío, os doy las más expresivas gracias y brindo por la prosperidad de la Francia y la fraternidad franco- española. U n a gran ovación acogió estas últimas palabras del insigne escritor. Terminado el banquete, dio comienzo una sugestiva fiesta artística, y después y e r í f i-
 // Cambio Nodo4-Sevilla