Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
MADRID. Mari- I orenra tanucla de los Sres. Man- t. ortnw. -ar- Hrw Escohotado d c F EK EL CALDEROS estrenado con buen éxito fompafif (l y Rosde s o7 masito del oBaudoi. Herrero y Pulido. (I- oto Alfoi. so. e m M e he pasado toda l a tarde de hoy leyendo alternativamente su poema y el E v a n gelio de San Lucas, que es de todos el que más me satisface por su enigmática rudeza. L a versión de ese apóstol, que no es, por cierto, el preferido de los. exégetas, me comunica una impresión más v i v a de l a personalidad de Jesús, sin que l a sordina de misterio que dejan algunos de sus capítulos empañe lo más mínimo m i fe. Salvadas las jerarquías entre lo divino y lo humano, me pasa lo mismo con Hernán Cortés. E l conquistador que yo amo no es el que pretenden darme a conocer Solís y Gomara, sino el que yo veo al través de las páginas robustas y de pobre aliño retórico de Bernal Díaz. A mí, el Jesús que me llena del todo es el de San Lucas. Armand Godoy ha dedicado su magnífico poema a su hijo Juan Carlos, lo que prueba que considera esas estrofas como lo mejor de su inspiración. E s innegable que en estos tiempos de libre examen, en los cuales l a ciencia parece disputar su cetro a l a d i v i nidad, suenan de cuando en cuando algunas voces que devuelven a l a fe cristiana todo su prestigio. Nada tan patético n i tan desgarrador como la invocación a Jesús de a l gunos hombres impotentes para moverse fuera de los límites de l a razón. Muchos, de esos hombres, sin juventud y sin ilusiones, quisieran, viéndose ya. más cerca de la otra margen de la vida que confina con lo desconocido, sentir el calor de l a fe infantil; pero no pueden. Sus corazones son como aquellos frascos de que habla Renán, que, aun conservando algo del perfume que contuvieron, están irrevocablemente vacíos. E l pensador y el poeta suelen encontrarse a menudo en ese caso. Quisieran creer, y l a llama de la fe no se reanima entre las cenizas de su experiencia intelectual. Y sin embargo, a veces suelen escribir estrofas como las de A r mand Godoy, que son homenajes melancóBERNARD SHAW licos a l a fe vacilante en un Dios que, por ser misericordioso, no dejará de perdonaren la Escuela de verano de Wektiyn, el dramaturgo los, recordando que se perdieron tal vez por Pana dar una conferencia Bernard Shaw se ha vestido de chauffeur se ha colocado al volante v ha hsher amado con exceso sus obras más preparado, por la carretera, lina disertación que tenía por lema: Sobre cualbellas... quier cosa que me haya ocurrido cu ta vida Era la primera ves que se senMANUEL B U E Ñ Q taba al volante. Ya está enterado todo, el inundo. Y en toda el mundo apaí arís, Julio, 19. -50, recerá estos días esc rostro risueño del escritor irlandés. (Poto heystone. J
 // Cambio Nodo4-Sevilla