Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
K B C. J U E V E S 21 D E A G O S T O D E 1930. EDICIÓN D E ANDALUCÍA. P A G 17. de l a estabilidad- política; este nuevo aplazamiento por parte del Gobierno español en hacer pleno uso de los medios que tiene a su disposición, añade, empeorará las cosas, no obstante la afirmación de que l a peseta se mantiene muy por bajo de su valor intrínseco, lo que en las circunstancias actuales muy bien puede ser cierto. del n ú m e r o 1.362 del a r a n c e l de Aduanas, será el de 30. pesetas los 100 kilogramos. El Consejo de Estado M a d r i d 21, 1 madrugada. Con motivo de l a Real orden acordada en Consejo de ministros, se ha reunido ayer el Consejo de justado en pleno en sesión extraordinaria, para informar el espediente de concesión de un crédito extraordinario de un millón de pesetas para socorrer a los perjudicados por el terremoto de Montilla. A esta sesión, presidida por el presidente, Sr. Cortezo, han asistido los señores J i m é nez, m a r q u é s de Hoyos, N ú ñ e z Guijarro, L a r g o Caballero, Huertas, Aparicio, Díaz Benito, Aizptrru, Vallespinosa y H e r n á n dez Pinteno. Firma dé Marina -Santander 21, 2 madrugada. E l ministro de M a r i n a ha sometido a la firma del Rey los siguientes decretos: Ascensos de los a l féreces de fragata que ocuparán las vacantes de alférez de n a v i o D J o s é Martínez, D L u i s Castañera, D Antonio Carlier, don Ricardo Noval, D Rafael Palacios, D T o m á s Bustillo, D Federico González, don J o s é Ferrando, D J o s é R a m ó n Suárez, don Antonio Carbó, D Federico Caso, D A n tonio Arbona, D J o s é Beltrán, D J o s é L u i s Ortiz, D José M a r í a Saavedra, don J o s é Fernando, D Manuel Ortiz, D L u i s Izquierdo, D Mariano Lobo, D José B a r bastro, D Julián Sánchez, D Daniel Yusty, D Amador Gómez, D Amaiio F e r n á n d e z D Vicente Oling, D Juan Araoz y don Antonio Torres. Nombrando comandantes del destructor José Luis Diez al capitán de fragata don Juan Bienvenida y García de l a Vega. Santander 20, 12 noche. E l ministro de M a r i n a recibió a una comisión de l a L i g a de Contribuyentes, que le pidió sea designado el puerto de S a n t o ñ a como base fija de submarinos. T a m b i é n le pidieron se incluya en el plan de reorganización de las comunicaciones marítimas este puerto, como punto obligado de escala de l a línea regular de vapores con A m é r i c a del Sur. él cambio internacional, y todos los comentarios y conversaciones giran alrededor de este problema. Unos estiman que las medidas que se deben tomar deben ser de suma energía, llegando incluso a una dictadura económica; otros hablan de las cuentas corrientes en monedas extranjeras existentes en los Bancos establecidos en España, y a este respecto decía una persona que conoce bien J a Banca norteamericana, que en los Estados Unidos no se permite a nadie abrir cuentas corrientes en divisas de ninguna nación, y sí sólo en dólares. E l cambio de ministro de Hacienda no ha causado ninguna impresión, y lo que desde luego se dice es que el pasar el Sr. VVais al departamento de Hacienda no significa que las medidas que se tomen hayan de suavizarse, antes al contrario, serán, si cabe, más enérgicas en lo sucesivo. COMENTARIOS D E LA PRENSA F R A N C E S A A LA CRISIS P A R C I A L ESPAÑOLA P a r í s 20, 7 tarde. (Crónica telegráfica. L a reconstitución parcial del Gobierno español ha vuelto a llamar l a atención d e j a opinión pública sobre l a situación política de España, que se resiente de malestar financiero y económico, lo que permite al Journal des Debáis reanudar su campaña, que lleva desde hace tiempo, para atribuirlo ante todo al proteccionismo excesivo que ha emprendido el Gobierno español, y que, lejos de mejorar la situación, está llamado a agravarla. Hemos publicado, hace algunos días- -escribe el diario- unas declaraciones que el ministro de Comercio, M r Flandin, ha hecho a uno de nuestros redactores, acerca de las consecuencias de las medidas que había tomado el Gabinete español. Tendremos ocasión de volver sobre este aspecto del problema. S i n embargo, estoy seguro que los embarazos de España se deben a la mala política económica. P o r su parte, Le Temps reconoce que en el período de incertidumbre que ha seguido a la dimisión de Primo de Rivera, el general. Berenguer ha gobernado con moderación y prudencia, defendiendo el régimen contra l a violencia de sus adversarios, no haciendo, sin embargo nada para impedir l a formación de un verdadero espíritu público. E s t a actitud no ha tenido en absoluto mal éxito. E n efecto, mientras que se consideraba que. a consecuencia de l a profunda perturbación creada por l a Dictadura, el nuevo Gobierno apenas duraría algunas semanas, debiendo ceder el puesto a otras combinaciones igualmente efímeras, que caerían una después de otra bajo el empuje repetido de los militares, de los partidos de formación y de las masas populares, el Gobierno Berenguer permanece en el Poder desde hace siete meses. H a sabido mantener el orden y la paz públicos y reconstruir poco a poco una administración normal y poder pensar desde hoy a fines de septiembre poner a la firma del Rey el decreto convocando las Cortes, lo que marcará, sin duda, el final de la tarea de que ha sido encargado. E n cuanto a la crisis de la peseta, Le Temps cree posible que ello será para el Gobierno el argumento decisivo para apresurar las elecciones y la reunión de las Cortes. Para el gran diario parisién, las crisis de este género no pueden vencerse, sino mediante la unión de todas las fuerzas nacionales en el seno de un Gobierno responsable, que tenga la confianza del país entero. S i n embargo, añade Le Temps, no hav que disimular que en el estado actual dé incertidumbre política de E s p a ñ a semejante experiencia comparte cierto riesgo. Nadie puede prever en la hora actual con qué vigor e n t r a r á n en lucha, sobre el terreno electoral y parlamentario, nuevas tendencias todavía mal definidas. Tampoco puede prever nadie en qué sentido se hará, al fin y al cabo, l a reconstitución de los viejos partidos, cuya evolución, sí podemos buscarla por las manifestaciones de ciertos jefes suyos, que aparecen más profundas de lo que se puede suponer. L a reunión de las Cortes m a r c a r á en todo caso una importante etapa en la historia de España, y sólo entonces se podrán comprobar todos los efectos que seis años de Dictadura habían nroducido. -Ceña. El Times comenta la depreciación de la peseta Londres 20, 11 mañana. E l Times comenta la crisis española provocada por la baja de l a peseta, y el nombramiento del Sr. W a i s para el ministerio de Hacienda. Dice que como las causas de l a depreciación internacional de la peseta son de orden político tanto csmio de orden financiero, ha de ser posiblemente difícil al nuevo ministro dar con métodos eficaces que remedien la situación, a menos de que el general Berenguer haga desaparecer la incertidumbre que impera en E s p a ñ a desde la Dictadura. E s p a ñ a goza de orden y prosperidad, pero en presencia de la incertidumbre reinante cabe dudar de que se obtengan grandes resultados con simples reglamentaciones. Juicios de la Prensa francesa P a r í s 20, 3 tarde. E l Fígaro, comentando la crisis de la peseta, dice que es de temer que E s p a ñ a no haya tenido suficientemente en cuenta la cruel experiencia de los países que se vieron obligados a estabilizar su moneda después, de l a guerra. E l articulista no cree probable que l a crisis de la divisa española sea resuelta con medidas que obliguen al capital ni con sustituciones de nombres en el ministerio de Hacienda recordando que la peseta fué una de las divisas más fuertes del mundo durante l a guerra, y estima que sólo una atrevida reforma monetaria puede restablecer el crédito español sobre bases sólidas, y que esta reforma exigirá probablemente l a cooperación de los créditos extranjeros, que los Bancos madrileños. descuidaron desgraciadamente asegurarse cuando l a peseta se cotizaba en prima en el mercado de cambios. E l diario Excelsior hace resaltar igualmente la circunstancia de que los Bancos españoles no supieran aprovechar una era de prosperidad lexcepcional para asegurarse una importante cartera de valores extranjeros cuya renta hubiera permitido ahora equilibrar el balance general de cuentas y compensar el déficit del balance comercial. E l articulista señala este error de inercia económica y recuerda a la antigua E s p a ñ a repleta de oro procedente del Nuevo Mundo, y termina diciendo que esta es una laguna que conviene salvar si el Gobierno español se decide a acometer el camino de una reforma monetaria atrevida, única capaz de conjurar los serios inconvenientes de la crisis actual. No hay reunión de republicanos españoles en Francia San Sebastián 20, 12 noche. E l diario vespertino La Prensa dice esta tarde que se puede asegurar l a inexactitud de l a noticia referente a nueva reunión de los republicanos españoles en Francia. EL PROBLEMA DEL CAMBIO La jornada de hoy en la Bolsa de Madrid M a d r i d 20, 6 tarde. E l cambio internacional abrió a primera hora de la m a ñ a n a de hoy con igual tendencia favorable a la peseta que el día anterior, o sea, las libras a 45,35, contra 45,55 a que quedaron a las dos de j a tarde del martes; pero en seguida se inicia nuevamente un alza en todas las divisas, y l a libra sube hasta 45,70; los francos empezaron a 36,65 y ultiman a 36,90, y los dólares de 9,30 pasan a 9,38. Durante la sesión oficial no se opera ninguna divisa extranjera. Entre banqueros, las libras se hicieron a 45,79 y 45,80, los francos a 36,975 y los dólares no se contratan, pero vaiían alrededor de 9,40. Pasada ¡a hora oficial, decaen algo los cambios y se negocian libras a 45,74, quedando con dinero a este precio y papel a 45,78; los francos, a 36,92 v medio, dinero, por 36,97 y medio, papel, y los dólares, a 40 alrededor. Sigue, como se ve. la desorientación en Opinión del Financial Times Londres 20, 3 tarde. E l Financial Times, comentando la dimisión del ministro de H a cienda español, Sr. Arguelles, dice que al menos, aparentemente, la depreciación de la peseta no ha llegado a causar en E s p a ñ a un período de carestía y despertar así un i n tenso sentimiento, circunstancia afortunada ésta, porque las dificultades. de orden económico tanto pueden ser efecto como causa
 // Cambio Nodo4-Sevilla