Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. J U E V E S 21 DE AGOSTO DE 1930. E D I C I Ó N D E ANDALUCÍA. P A G 27. EXPOSICIONES Y NOT 1 CJAS ARTÍSTICAS Concurso de carteles L a Caja Regional Gallega de Previsión, de Santiago de Compostela, ha abierto un concurso de carteles para divulgar l a protección social que por medio del seguro de maternidad se dispensa a la madre y a sus hijos. E l cartel será vertical; sus dimensiones, de un metro por 70 centímetros, y ha de llevar la leyenda y el escudo o emblema de la Institución. Cuantos quieran tomar parte en el concurso deberán presentar o remitir sus trabajos, antes de l a siete de l a tarde del 15 de octubre, a la secretaría de la Caja Regional Gallega de Previsión Social, V í a Sacra, 3. E l fallo del Jurado será inapelable. Pord án concederse tres premios, de 1.500, 1.000 y Soo pesetas, respectivamente. N F O RM ACIONES TAURINAS E l zorcic 9 Martincho ESTÁ M U Y MAL! TRANQUILIDAD -S I S U SEÑORA NO S A B E NADAR, H A C E U N D I S P A R A T E METIÉNDOSE E N E L A G U A ¡E L M A R N o hay región española más celosa guardadora de sus tradiciones que la vasca. N o las tiene de honda raigambre taurina porque no han sido muchas las estrellas con coleta: el elgoibarrés Mazzantini y los bilbaínos Cocherito de Bilbao, Agüero, F o r tuna... Y sin embargo, Deva ha ofrecido a sus naturales y a la colonia veraneante dos novilladas. E n ambas, como en años anteriores y como en Azpeitia desde hace cerca de un siglo, la banda de la localidad ha ejecutado y el público ha coreado uno de sus tiempos, el zorcico Martincho. Aunque Martincho suele ser por tierras vascas especie de diminutivo del nombre Martín, su significado en el caso presente es una evocación de l a figura ele Martincho, aquel gran torero que introdujo en la lidia la innovación del estoque actual para dar muerte a las reses. Hasta entonces empleaban los diestros una especie de daga de hoja prolongada. P o r toda muleta empleaban los matadores el sombrero blando y ancho de alas. ¡H a bría que ver a. los espadas de hoy en día armados de esa guisa frente a toros como los que entonces pisaban el ruedo! A Martincho le dio también mucha popularidad una de las suertes que practicaba, una de ellas el salto al trascuerno. Consistía en colocarse en el centro de la plaza sobre una mesa y con los pies juntos y sujetos por un grillete de presidiario. E n esta forma esperaba la acometida del toro y, al recibirla, saltaba sobre la fiera, mientras otros lidiadores metían el capote y se llevaban al cornúpeto... Pues bien, el intrépido torero pasó los últimos años de su vida en D e v a en Deva murió y en Deva reposan sus restos mortales. A l igual que los toreros famosos de su época, gustaba de pasar los inviernos en pueblos cercanos a campos o montes donde se criase ganado bravo de lidia, a fin de ejercitarse en ella. L a proximidad de los vericuetos de Lastur, donde siempre se crió esa clase de ganado, explica la predilección de Martincho por Deva, donde tuvo muchos amigos y admiradores. Entre los primeros contó también con excelentes compañeros, entre ellos el Zapaterillo y José Egaña. Tres peones de lidia devarras formaron en l a cuadrilla que Cuchares llevó a l a Habana, cuadrilla que, exceptuando al mencionado Egaña, pero incluyendo al célebre Cuchares, pereció víctima del vómito negro en l a gran Antilla. -NO H A Y C U I D A D O NO S E A H O G A MÁS Q U E C U A N D O S U B E ESCALERAS. l e a usted A B C Martincho, en fin, toreó en muchas pla- 1 ojosamente, pero cuelga sólo un palo, y, ra- zas guipuzcoanas, especialmente en l a de bioso, repite, poniendo un par, imponente. Azpeitia. Director de la banda municipal E l tercero lo clava aguantando en el cende la villa loyolana, era un modesto comtro de la plaza, y el cuarto es otra vez a l positor, que, enardecido por su entusiasmo hilo de las tablas. (Ovacionaza. Comienza taurófilo, compuso y dedicó a Martincho un pasando por alto muy bien, para instrumen- i tar enseguida un molinete. Cambia a la i z zorcico bonito, brioso, solemne... quierda intentando un natural, pero el toro E l mismo que desde hace más de ochenta está aplomado y le saca con el pico de lá años entonan las músicas azpeitiana y demuleta, para instrumentar otro molinete y, varra y corean algunos miles de udadaarrodillarse. (Aplausos. U n pinchazo, bien nos como ofrenda a la memoria de un toseñalado. Se perfila de nuevo, y entrando rero valiente y pundonoroso. derecho, coloca una estocada soberbia, d e Es un caso de perseverante culto a la la que rueda el toro sin puntilla. (Prolongatradición, y es también lo que decía días da ovación y vuelta. pasados un antiguo y fervoroso partidario Tercero. Barrera lancea artístico a la ve- del carlismo: Aquí hasta la tauromaquia roñica, y hace un quite arrodillándose. (Ova- i es tradicionalista. -Aemecé. ción. Fortuna pone valor y Márquez, arte. Deva, agosto. Barrera cierra el tercio, llevándose al toro por chicuelinas, que remata con una serpenEN BILBAO tina. (Muchas palmas. M a l banderilleado, de Barrera, que empieza con Cuarta de F e r i a en B i l b a o T o- pasa a manos por alto. (Aplausos. Cambia y un buen pase torea con ¡a izquierda por naturales y d e ros de P a b l o R o m e r o para F o r pecho. (Más aplausos. Sigue cerca, confiatuna, M á r q u e z y Barrera do, hartándose de torear, y llévase al toro al estribo. Sentado, da unos pases valento- Bilbao 20, 7 tarde. Hace calor. Tampoco nes, para rematar en pie con un molinete se llena la plaza. enorme. Se arordilla vuelto de espalda al Primero. Sale con muchos pies. Fortuna toro. Estocada hasta el pomo, y descabella. le para con unos buenos lances, echándose (Ovación enorme y petición de oreja. en el último el capote a l a espalda. E l dies (Bronca al presidente por no dar la oreja. tro se adorna en su primer quite, cor. rodiVuelta al ruedo. Salida a los medios. Todo llazos. Márquez quita por verónicas templamerecidísimo. dísimas, que remata con su clásica media. Cuarto. Resulta lucido el tercio de quites, (Ovación. Barrera, en su turno, torea por sobresaliendo Barrera. Sigue la ovación y chicuelinas, y de frente por detrás. continúa la bronca al presidente. Fortuna Regartera titubea al banderillear y es cpmuletea breve, por ayudados y bajos, y cogido sin consecuencias. bra una estocada, ligeramente tendida, que Fortuna empieza con un pase de tanteo, mata. (Aplausos. y sigue valiente, con adornos de tocadura, Quinto. Márquez lancea finísimamente rodillazos y molinetes. Pone una estocada por verónicas. Muletea breve y aguantando en su sitio, un pinchazo y descabella. la pegajosidad del toro. Dos pinchazos y dos Segundo. Grande y poderoso. Sale con medias atravesadas. Descabella. muchos pies, y le para Márquez con cinco Sexto. Barrera se hace aplaudir dando verónicas estatuarias, que se aplauden caluunos buenos lances, a l a verónica, ceñidísirosamente. E n un quite templa maravillosamos, y los mejora en el primer quite, dibumente. (Ovación cerrada. Márquez intenta jando media verónica inconcebible. un par al hilo de las tablas, quebrando preLuego, tras breve trasteo, y en el centro del ruedo, muletea rabioso, queriendo conquistar la oreja, pero el toro se 1 c escapa. Iguala y señala un pinchazo, luego media y descabella.
 // Cambio Nodo4-Sevilla