Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
COIS TRIMI- K T 1 K C A H R F T A P KV (MALAGA) U N A ROMERÍA TÍPICA D E I. A ROMERÍA P E A FCEVSAXTA. Í F O MAPMOI. KIO) E l l IXTORESOO COXCtTRSO I al viajero miel de las colmenas conventuales. Esto, mi participación en la hiperclorhidria nacional, y los imponderables, sosteníanme en la delgadez y a l a moda. Pues, señor, surgen las Charlas, voy de aquí para al. á, en unas semanas recorro la Península, de tanto hablar me entra el proverbial apetito de los oradores, que devoran luego del discurso, y ahí está el supremo ejemplo castelarino; y para saciarlo, y por generoso afecto, y legítimo orgullo regional, en cada provincia sus nativos obséquianme con los platos del país, desde las cocochas donostiarras, los mariscos viguese. s, las truchas de Roncesvalles y el bacalao vizcaíno, a las frituras héticas, la malagueña sopa de rape, los langostinos fritos de PeiV. scola y los arroces de Valencia, sin olvidar el gazpacho manchego, los cangrejos burgalesas, aquel j a m ó n emeritense y el chorizo riojano. Conozco nuestra cocina folklórica como para humillar a todo un. Post- Thebussem. Añádese que es de rigor celebrar tales ágapes en su adecuado escenario, tabemillas o fincas solariegas, y dada m i tendencia a entusiasmarme con lo de casa, es decir, con lo nacional, al punto atacado de lírico iberismo, la emprendo con las tradicionales viandas, exijo el pan rústico o de familias, las bebidas de la tierra, y entre modismos pintorescos, fragmentos del Romancero, al arrullo de una guitarra, y a la vista de mozas o de criados anacrónicos, m á s sabrosos que l a mesa, no hay modo de librarse del hartazgo, alabado sea Dios. L a s gentes, alegrillas, me dicen: U n d í a es un d í a Será para ellos. Porque para mí todos los días son domingo. E n suma: el sastre me d i r i ge esas advertencias de los administradores a los marquesitas que despilfarran su caudal, y yo, que en definitiva no hago m á s que ceder a una avasalladora emoción patriótica, a la ternura de la Historia y la Geografía, que ya se ve que la tienen, estoy labrando mi ruina, mi descrédito. Sí, porque se ha convenido en que la cqr pulencia sirve y conviene, verbigracia, a los oradores políticos; invoquemos de nuevo a Castelar, rechoncho, con papada, calvo de bola, manos gordezuelas y pies diminutos sobre, unos tacones como gemelos de teatro. Y acude a la memoria otro ejemplo insigne: Vázquez de Mella. E r a sin irrespetucsidad, un tanque. Y el propio melifluo D Segismundo Moreí, como un parque, tenía flores y avenidas, las de su levita inglesa. L a oratoria sagrada tampoco rechaza cierta abundancia personal, aunque en estilo neoclásico o, a lo más, rococó. Conste que hablamos de los parlamentarios y los predicadores, adaptados a la sociedad, pues de un Trotsky o un Savonarola, desde luego, lo que les va es una sequedad de sarmiento. ¿Y el charlista? E l pobrecito hablador ha de ser ligero, espiritual, fácil, un poco torero y un poco abate. Verdad es que, como no ha habido ninguno basta ahora, debería ser yo quien lijase y definiera el tipo. N o me dejan los malditos que gritan. Y a me dijeron que me despidiera de las Charlas cuando le diga adiós a la juventud. A ú n habrían de esperar unos años, yhe aquí que llega en su ayuda este peligro de la gordura. Con qué falso regocijo me felicitan al creerme curado de l a hiperclorhidria! Serían capaces de levantarme un mo- numento con bicarbonato. ¿R é g i m e n? ¿F a j a? ¿E s e aparato de remar en seco r ¿Gimnasia sueca? N o beber en las comidas? H a llegado a E s p a ñ a un producto de los laboratorios escandinavos, que no puedo anunciar, norque ío prohibe l a Administración del periódico; se ech a en el baño, y cada vez se pierde, o, mejor dicho, se gana medio kilo. Y a comprenderéis nue he llenado mi maleta de paquetes del talisC O I N L A F I E S T A D E I. A F U E N- mán sueco. L o malo es que no se disuelve en todas las aguas, y como anda uno. de aquí SANTA para allá... Sería cosa de inventar un asrua DESFILE D E L A ROMERÍA POR LA CAI. LF. de baño de exportación, como existen las DE CÁNOVAS D E L CASTILLO. (FOTO MAR- botellas de los manantiales minerales... Y conste que todo esto lo digo, no por MOLF. To) hablar d j mí. sino en defensa de vuestros
 // Cambio Nodo4-Sevilla