Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
MADRID- SEVILLA 23 D E A G O S T O D E 1930. NUMERO S U E L T O 10 CTS. REDACCIÓN: PRADO D E SAN SEBASTIAN. SUSCRIPCIONES CERCANA A TETUAN, SEVILLA DIARIO ILUSTRADO. AÑO N. 8.630 Y ANUNCIOS: MUÑOZ OLIVE, VIGÉ- SIMO SE XT O artística, científica y filosófica se conduce agravarla la misión que al propio Estado adcon una conciencia entera y recta, una per- judica el pensador italiano en orden a la sonalidad humana, a la que nada falte para Filosofía y a los filósofos. Bien es verdad que ser verdaderamente un hombre. Claro está empieza proclamando que el Estado, como Docírinarismo fascista que los filósofos, muchos filósofos, desde la personalidad, posee una doctrina, doctrina E l reciente V I I Congreso nacional italia- fecha en que ya Platón preconizó la nece- que constituye el fundamento de su derecho no de Filosofía ha ofrecido la novedad de sidad de ir a la verdad con toda el alma de enseñar y de educar Pero eso no Jleyar a sus deliberaciones temas que, sin no lían estado esperando a que terminaran quiere decir- -añade- -quo exista una verdad dejar de sonar a filosóficos, han enfocado la siete años, de revolución fascista para decir de Estado, dogmáticamente definida, que Filosofía en direcciones asaz insólitas en cosas semejantes. Pero dejemos al señor oprima teda libertad de pensamiento en las Asambleas semejantes. L a Filosofía y el Es- Gentile desarrollarnos lo que entiende él por escuelas y en los ciudadanos. L a verdad no tado L a Filosofía y el Cristianismo L a esa personalidad plenamente humana, a re- es jamás dogmática, sino crítica, es decir, enseñanza de la Filosofía en la escuela pú- vestir la cual invita al filósofo. histórica y, en tal concepto, este carácblica he ahí tres puntos capitales tratados Este hombre, que debe ser todo filósofo, ter crítico que conviene al Estado es el en las sesiones generales, a propuesta del mismo que es esencial al pensamiento, es deComité organizador, presidido por el señor no es el hombre singular, particular en- cir, a la Filosofía Es difícil, no obstante tendiendo por hombre particular el hombre Giovanni Gentile. La resonancia que hubieatribuir con todo rigor al Estado, entidad ron de lograr, dada la calidad y el número que no es lo que debe y quiere ser Por- colectiva y anónima, un sentido crítico- filosóque pensar es superar la particularidad y de los congregados, y la autoridad con que fico, y así no es de extrañar que el señor vino a acrecerla la presencia del jefe del unlversalizarse, es decir, hablar, obrar, ra- Gentile, después de exaltar la función docGobierno, Sr. Mussolini, subrayando en la zonar de tal modo que el sujeto que habla trinal y docente del Estado, acabe por resesión inaugural el interés y la actitud del obre, razone, realice algo. de universal, una ducirla a la mpdesta tarea de promover la nuevo Estado italiano fascista ante los pro- ley viviente estética, moral, lógica ¡Albri- especulación filosófica, seguro de que con iblemas filosóficos, bien merecen que dedi- cias! Esta vez parece que no estarán lejos ella vigoriza el pensamiento, que es su, quemos un comentario siquiera al primero de entenderse los definidores oficiales de la fuerza de- dichos temas, desarrollado por el propio filosofía fascista con los de la filosofía a Y, sin embargo, hubiera podido deciralgo Sr. Gentile en su discurso inaugural y en la secas. ¿Que más clásico en Filosofía que el ponencia especial que hubo de dedicarle. Des- afán de objetividad, de universalidad; me- más, algo que autorizara esa demolición, a pués de todo, no son tan distantes las con- jor aún, de objetividad universal, por cuyo que alude, de viejas ideas- y doctrinas, que diciones sociales de la vida italiana y es- logro se han consumido en sus aras tantas in- parecían la base inquebrantable de la vida pañola para que podamos desentendernos de teligencias que son el orgullo del género civil y política Porque es indudable que, si nadie puede dar un paso en la vida, sino di 5 as modalidades que en la nación hermana humano? rigido y animado por una convicción, la gitienden- a revestir estos problemas culturales, Pero no corramos demasiado. L a univermáxime estando también eritre nosotros en salidad, que, como lev fundamental de la gantesca, cada día creciente actividad que el Estado desarrolla, no puede menos de inspiplena revisión y propósitos de reforma. Filosofía, proclama el Sr. Gentile, no es rarse en una doctrina, en una concepción de Así, pues, el Sr. Giovanni Gentile inicia tanto la universalidad objetiva como la la vida, en una Filosofía que no sea un simel tenia con la declaración formal de que subjetiva el hecho de que el sujeto filoso- ple sentido crítico sino que, a través de la vida italiana se halla gobernada por una fo pertenezca a la Humanidad universal, y él, contenga soluciones positivas para los nueva filosofía y pregunta a continuación: en cuva virtud su pensamiento no sea suyo, grandes problemas que acechan a la existen- sino suyo en cuanto es social, universal, en cia humana. L a idea de un Estado neutral, Q u é piensan de ello los filósofos? cuanto pertenece a los hombres, que son ta- adoctrinal, indiferente a estos problemas y a Eso dependerá, naturalmente, de lo que les para él, v al mundo Desde su infanacerca de la tal filosofía, nueva inspiradora cia hasta su edad más avanzada- -añade- -el aquellas soluciones, es un verdadero contrade la vida del pueblo italiano, nos diga el individuo reviste cada día más esta realidad sentido, incluso para la función más elemenpropio Sr. Gentile, que autoridad bien ga social y universal, está revestido de ella tal que el Estado pueda arrogarse, cual es nada tiene para ello en las esferas intelec Tampoco habría lugar a discrepar demasiado la de legislar. En la más modesta de las letuales de su país. Pero temo mucho que la de este punto dé vista, siempre que al filo- yes va implicada una doctrina, y no cabe respuesta del Sr. Gentile se halle en conso sofo, producto, a la vez que servidor, de la ni siquiera establecer la vacunación oblinancia con las exigencias de la política, y Humanidad, y aun del sector nacional de gatoria sin una previa teoría biológica, modé la política actual italiana, más que inspi- Humanidad a que perteneciere, no se le im- ral y social, en que- se apoye y con que se rada en los ¡denles desinteresados del pen- pusiese, a t. riori. la tarea de pensar de acuer- justifique. Pero esta doctrina, que es como el alma samiento humano, que toda buena política do con dicha Humanidad, en la que ha naciintelectual debiera servir. Los lectores juz- do, a la que debe conducir, pero sin que en de toda la actividad estatal, ¿dónde y cómo hallarla? He aquí una pregunta a la que el garán. la elaboración de su pensamiento se haya de criterio estrictamente nacionalista en que paQue exista un problema de relaciones en- considerar esclavo de ella. rece inspirarse el fascismo actual da una tre la Filosofía y el Estado le parece al Pero el Sr. Gentile acaba por descubrir Sr. Gentile, y con razón, cosa obvia para nos totalmente su pensamiento cuando nos bien- mezquina respuesta. quien considere que son frecuentes las oca- dice que el filósofo no será hombre compleJUAN ZARAGÜETA siones en que el que representa al Esta- to si le falta el sentimiento de la divina do asume o debe asumir actitudes deter- realidad espiritual, que está por encima de na minadas hacia quien representa la Filosofía él y de cuya substancia se nutre el senti- U N A CONMEMOy, por otra parte, no es posible concebir miento de la esencia de su nación en la H u una filosofía que no juzgue al Estado, y, manidad, es decir, en la Historia Porque RACIÓN por lo tanto, explícita o implícitamente, a la Historia es la existencia del individuo quien lo representa en el lugar v tiempo en en la universalidad del mundo, por la cual que el filósofo expresa su juicio Todo ello, el niño que ha nacido y crecido en Italia Centenario de Luís de Eguíiaz no sólo nos plantea un problema, sino un hablará; pero la lengua italiana, la suya, en Hoy se cumple el centenario del naciproblema de difícil solución, de 1o s que pa- cuanto es la de su pueblo, y pensará (teórica miento del insigne escritor andaluz D. -Luis recen a primera vista formulados en tér- y prácticamente) como italiano. Como hom- de Eguíiaz, una de las figuras más intereminos oue los lógicos llamarían de círculo bre, pero como hombre italiano A esto santes de la poesía y de la dramática espavicioso ¿Cómo lo sortea el Sr. Gentile? viene a parar, en fin de cuentas, aquella ñolas en la segunda mitad. del pasado siglo. H a llegado el día- -nos dice- -de que los magnífica universalidad del pensamiento Muerto prematuramente, aunque no sin hafilósofos tomen nota de la lección que para filosófico con que el Sr. Gentile nos había ber saboreado el triunfo que con tanta, jusellos encierran los siete, años ya vencidos de por un momento deslumhrado... ticia abonaban su cultura y su talento, don régimen fascista. Y la lección es ésta: que Si tal es la condición del filósofo frente Luis de Eguíiaz tiene, sin embargo, en la todo divorcio entre pensamiento y acción al Estado, identificado por Gentile con la historia del teatro contemporáneo un pueses absurdo e ilícito; que la inteligencia no nación consciente de su unidad histórica to muy relevante, no tan sólo por la fecunes digna de, respeto sino cuando en su tarea consolémonos consignando que no parece didad de su estro, sino también pop la deli- POLÍTICA Y FILOSOFÍA i
 // Cambio Nodo4-Sevilla