Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. S Á B A D O 23 D E A G O S T O D E 1930. E D I C I Ó N D E A N D A L U C Í A P A G 11 démica la piral, acarreando anualmente laS niega que puede ser cierto? Pero ni el estaconsiguientes pérdidas, mayores o menores, do actual de los conocimientos sobre el asunsegún que las circunstancias hayan sido to permite aconsejar a satisfacción variedad alguna europea, ni puede ser solución e, l que más o menos favorables. Los viticultores en casos aislados se logre mantener en prorealizan diversas prácticas para luchar conducción viñedos más o menos filoxerados a tra ella, que, si bien tienden a contenerla costa de un cultivo intensivo, sólo reproducen casos de invasiones pequeñas, son insutivo en circunstancias especiales. ficientes cuando la intensidad de la plaga es Por otra parte, encontrar alguna varie- grande. dad de vid europea resistente a la filoxera Nos referimos a la recogida de gusanos sólo podría ser útil como base para la ob (en algún caso pinchados uno a uno con tención de nuevos portainjertos, pues a na- alfiler) recogida de nidos más tarde, deshodie se le puede ocurrir que se prescinda jado de las cabezas de las cepas, destrucde toda la extensa gama de. variedades de ción de las puestas, etc. que, por venir reaque proceden los vinos de las diferentes colizándose desde años y empleando mujeres, marcas. parece como si no costaran dinero. Los traTampoco puede pensarse, como por altamientos con líquidos arsenicales concengunos se cree (hasta el punto de aplicar trados, que actúen como cáusticos contra polvos y demás productos, que el comercio, las larvas invernantes del insecto, y las pulignorante o nial aconsejado, les ofrece) en verizaciones con arseniato de plomo en conseguir una lucha directa, eficaz y prácdosis menos fuertes (500 ó 600 gramos por tica, pues los procedimientos que hasta la cien litros) para envenenar las orugas en fecha se conocen son antieconómicos o i n primavera, dan resultados mucho más comaplicables, y sólo podrían tener justificación pletos, y, si se hacen bien las cuentas, a mesi se tratara de un foco aislado. nos costo. Nada más instructivo que un enEloy puede decirse que no hay en España sayo bien hecho (1) comarca vitícola libre, de filoxera, y es i n E l tratamiento de invierno tiene además útil pensar en toda lucha directa, dada la gran difusión activa o pasiva que el insecto la ventaja, en comarcas como la Mancha, de prevenir la propagación del acedo o puede alcanzar merced a sus medios o al apoplejía parasitaria que tan frecuente es auxilio de otros diversos factores, tales como en algunas viñas manchegas. el agua, viento, herramientas, transporte i n sospechado por personas o animales y por Una circunstancia favorable hay además plantas infectadas o parte de las mismas en la lucha contra la piral, y es que este (cepas arrancadas, barbados, estacas y sarinsecto, por no tener más que una sola gemientos de vivero) neración y por ¡a forma de desarrollarse, se propaga con dificultad de unas fincas a N o hay otro remedio que ir a la reconsotras en el mismo año, y por esto son más titución, como hasta ahora se. viene aconsenotables los resultados que se consiguen. jando pero haciéndola bien, con las mayoQuien dé un tratamiento puede temer m u res garantías de acierto. E l sistema seguido cho menos que en otras plagas a un contagio en algunos casos, de obstinarse en negar la de fincas no tratadas, dentro del mismo peexistencia de la filoxera, para luego ir a la ríodo vegetativo, aunque, claro está, no de reconstitución sin orden ni concierto, poun año a otro, pues, como es lógico, las maniendo lo que da un viven sta, que puede ser riposas que salgan en junio o julio pueden bueno o malo, y que el viticultor no sabe hacer la puesta en viñedos no atacados ducomprobar, no es posible que dé buenos rerante ese año, o poco atacados, y originar sultados. al siguiente la infección. E l viñedo repoblado, como es sabido, necesita de otros cuidados que el antiguo, tan- U n a objeción que suele hacerse a la aplito en su establecimiento como para su ex- cación de los tratamientos indicados es la plotación, y el querer prescindir de ellos acade que, en fincas de gran extensión, es i m rrea siempre disminución de beneficios, posible darlos con oportunidad, pues no cuando no pérdidas. siempre se dispone del número de brazos necesarios. Esto, en general, es defecto de E s realmente desconsolador encontrarse, organización, pues, salvo años excepcionacomo nos ha ocurrido hace pocos días, con les, como el actual, en que el desarrollo del un viñedo reconstituido, según su dueño, insecto se ha retrasado mucho, no es prosobre Rupestris Lot (que como tal compró) bable coincida el tratamiento de primavera y no hallar en los bravos ni una sola más que, a lo sumo, con el principio de las planta de este patrón. Del engaño se da faenas de recolección de cereales; pero, adecuenta el viticultor a los doce años, cuando más, con tratar parte en invierno y parte ve perderse su viña víctima de una invaen primavera, se puede resolver el problesión filoxérica. N o hay otra manera de evima. N o les quepa duda a los viticultores de tar estos fracasos que el establecimiento de que, si se proponen acabar con la piral como viveros comarcales, en donde se multipliplaga, lo conseguirán. quen los portainjertos que un estudio del terreno y características de la zona aconsejen como más indicados. Establézcanse esHemos querido señalar los tres parásitos tos viveros con toda clase de garantías y de la vid que durante el año actual han asesoramientos respecto a identidad de las ocasionado mayores pérdidas, pero otro tanplantas, solicitando el auxilio de los técnito podría decirse de alguna otra enfermecos y Centros vitícolas del Estado. Así se dad o plaga de las muchas que a l viñedo sabrá lo que se pone, se tendrá planta de atacan. Desgraciadamente, no es mucho lo buen desarrollo y seguramente a menor cosque la patología y terapéutica vegetales te que la adquirida en viveros. pueden ofrecer, siendo, como son, ciencias jóvenes; mas de ese poco podría sacarse L a piral mucho más beneficio del que hoy se consigue, H a sido el actual un año en que este i n MIGUEL BENLLOCH secto ha causado verdaderos destrozos. E n Ingenicro agrónomo. el mes de julio hemos visto en la Mancha viñedos que presentaban el mismo aspecto (1) E n el n ú m e r o de s e p t i e m b r e de l a que en diciembre. L o s sarmientos habían r e v i s t a A g r i c u l t u r a e s p e c i a l m e n t e d. edisido materialmente pelados, destruidas las c a d o a l a v i ñ a y el v i n o p u e d e v e r s e u n hojas por. e! insecto. a r t í c u l o d e t a l l a d o sobre; los t r a t á m i e ñ t o a contra la piral. -E n muchas comarcas ya haciéndose en 1 x de. vuicio asequible respecto a la inminencia de las infecciones. La falta de un conocimiento completo de Jos síntomas que la enfermedad presenta en las diversas, partes de la planta es también causa importante de fracasos en la lucha contra el viildiu, como contra otras muchas enfermedades, pues de tanta importancia como divulgar los medios de lucha es enseñar a conocer los síntomas que corresponden á cada enfermedad. E n comarcas muy lluviosas y de clima templado, como las del Norte, el peligro ele infección puede decirse que es permanente, y la mejor norma es tener siempre el viñedo con las huellas del tratamiento cúprico, precisando repetirlo para proteger la jimevas hojas que van desarrollándose. E n estos casos, lo que importa para tener buenos resultados es el empleo de caldos cúpricos adherentes, para que persistan más tiempo sebre la pianfá, y con ello ahorrarse el tener que repetirlos con tanta frecuencia. L a caseína (o, mejor, el caseinato de calcio) y la melaza, entre otros, son productos que pueden utilizarse como adherentes, agregados en dosis pequeñas a los caldos cúpricos corrientes. Por último, al aplicar las pulverizaciones no hay que fijarse sólo en las hojas, sino tener muy rjresente el tratar bien los racimos, sobre todo cuando son pequeños, porque en ellos un ataque puede destruir la cosecha entera. E n cepas frondosas, en que se moja mal el fruto, conviene muchas veces, y al final, completar el sulfatado con una aplicación de polvos cúpricos que penetran mejor hasta los racimos. E l empleo de un buen pulverizador tiene también importancia no escasa para el buen éxito de los tratamientos. Son especialmente recomendables los de presión previa, que dejan al obrero una mano libre, permitiéndole apartar el follaje y pulverizar bien los racimos. Otro detalle de interés práctico es la lanza provista de, interruptor automático tle palanca, con el que se ahorra mucho líquido. La filoxera Las características del verano actual, fresco y lluvioso en muchas comarcas, han de contribuir a que la invasión filoxérica se extienda extraordinariamente, multiplicándose los nuevos focos en los lugare. s no i n festados. L a filoxera (como otras muchas plagas, por no decir todas) no se desarrolla y propaga con una virulencia progresiva y continua. H a y diversas circunstancias, tales como la naturaleza especiar del terreno, las características meteóricas del año, acción de sus parásitos, diferente resistencia de las cepas, sistema de cultivo seguido, etc. que influ- ven favorable o desfavorablemente en el desarrollo y propagación de este insecto. N o es extraño, por ello, que, la plaga tenga alternativas, permanezca a veces como estacionada y aumente inopinadamente cuando desaparecen esos factores que se oponen o dificultan su desarrollo. A h o r a bien, que la filoxera vaya despacio y. tenga períodos de paralización, como los comprobados en la Mancha y algunos viñedos de Levante, no emiere decir que desaparezca. Prueba de ellos son esos recrudecimientos de la invasión, que se observan de vez en cuando, sin que nadie pueda evitarlos. Que hay variedades de vinífera que resisten más que otras, quién lo duda? Que el sistema de cultivo seguido puede, en. ocasiones, prolongar la vida de las cepas, ¿quién iy- iír. iíí i r y V
 // Cambio Nodo4-Sevilla