Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ALA D E L CLAUSTRO CONSTRUIDA E N TIEMPO D E JAIME I MONASTERIO D E POBLET. AULA CAPITULAR pertenecientes a la nobleza catalana de aquellos tiempos. Poblet h a sufrido las injurias del tiempo y de los hombres. Abandonado por quienes más debían interesarse por su conservación, estuvo a punto de acabar en total ruina. Suerte que el Estado, a última hora, h a acudido con su dinero a salvar tan prec i o s a j o y a de u n a completa desaparición. L a Diputación de T a r r a g o n a contemplaba i m p a s i b l e el h u n d i miento de Poblet. E l resto de Cataluña no h a c í a n a d a tampoco por evitarlo. T o d o se volvía e. ¿lamentaciones, pero el dinero p a ra la conservación del Monasterio no salía. L o s hombres contribuyeron a su destrucción. L a decadencia de P o b l e t empezó ihace más de dos siglos. L o s abades lo dejaban caer a pedazos. L o s m o n jes vegetaban. L a C o munidad l o convierte en asilo para segundones de casas acomod a d a s Bastaba una donación de tres m i l libras catalanas para tener a s e g u r a d a la subsistencia para toda la vida. E l 3 de mayo de 1822 se formó en P o blet una partida realista. A su cabeza se pusieron algunos f r a i les t r a p e n s e s y u n paisano. L o s somatenes de Reus, V a l l s y de o t r a s poblaciones sa. -lie. rcn en su nerse- expulsaron a los monjes y se llevaron lo que quisieron. Después lo incendiaron. Se atribuye a l somatén de Vimbodí el incendio del pajar exterior, los altares, el órgano, el coro y la iglesia, convertida en verdadero horno. N o se v i n o abajo gracias a su fuerte construcción de piedra. L o ocurrido en j u l i o de 1835 fué mucho peor. E l día 24 se recibió un aviso de V i m bodí que se tramaba el asalto. E l día 25 se hizo efectivo. A l g u n o s monjes resistieron pero se escaparon los que pudieron y otros fueron asesinados. L a canalla entró en el Monasterio, y con esa peculiar predisposición de la plebe e n vilecida a l vandalismo y a la destrucción de las obras de arte, a tiros y a palos r o m pió cuanto pudo. L a bestialidad se reanudó al siguiente día. L a fiera prendió fuego a todo lo combustible y a m a r t i l l a z o s rompió las e s c u l t u r a s L a s campanas fueron a r r o jadas de arriba abajo. L a s sepulturas reales f u e r o n profanadas; arrastrados los despojos de los g l o r i o s o s Reyes de Aragón, n o bles y héroes. A todo esto sin dar de mano al saqueo! T o d o se lo llevaron aquellos vándalos: alfombras, a r mas, joyas, documentos, pergaminos, lámp a r a s de plata, r o pas... De los cuatro mil y pico de libros de la biblioteca sólo se p u d i e r o n salvar trescientos. H o y todavía, en el Monasterio de Poblet se pueden apreciar las huellas que en sus venerables piedras dejó la barbarie enloquecida, l a plebe actuando... ADOLFO MARSILLACH