Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
TRANSFORME USTED nm ll su aparato de radio en enchufadle directo a la corriente, sin. aportar en el mismo ninguna modificación, por medio de las? CAJAS ELÉCTRICAS JEWEL Fuera pilas y; acumuladores. Enviamos prospectos contra 0,25 en sellos de Correo. M A L L O R C A 304 BARCELONA EL A l Lea usted todos los domingos 1 I; y que es PRODUCTOS J E W E L evita se salten los puntos, dando a las msdias consistencia y duración. Droguerías y perfumerías. Pedidos: Torrijos, 59. Telefono 52034. Madrid. SÁLVAME rústicas en toda España, compro e hipoteco. J. M. Brito, Alcalá, 94, Madrid. UN PORTFOLIO UN LIBRO por la diversidad de s u í fotografías; por la abundancia de sti exto; PARA CASAS D E CAMPO la luz y las cocinas por gasolina son una necesidad. Catálogo gratis. CASA I AORDEJí. Fuentes, 9, Madrid. Lyon? Mas baratos que los eléctricos. Las mayores existencias de España. Condiciones a revendedores. Facilidades. O. HERRERA, BARQUILLO, 18, MADRID MOTORES A GASOLINA por la belleza de sus pl ñas artísticas; y UN MUSEO REGALO UN por la baratura de su precio. U N A peseta ejemplar en toda España, COROLAS FLORES? PLANTAS DIADEMAS DE AZAHAR R 13 BÍO, 3, qONCEPüION JERON 1 MA, 3 Lea usted En él encontrará las mejores y más completas informaciones gráficas y telegráficas 906 j E RODRIGUEZ- SOLIS L O S G U E R R I L L E R O S D E 1808 393 ¿Gom 6 un Hombre solo pudo realizar tamaña ¡empresa? ¿Se concibe un acto de audacia más grande? ¿Engañó a los franceses l a obscuridad de l a noche, que les impidió comprobar l a verdad del dicho de Ripol de que 3.000 guerrilleros le aguardaban en las alturas de San Ramón? ¿Influyó en el ánimo del gobernador ser italiano, uno de tantos oficiales extranjeros que se veían forzados a servir a Napoleón, y no quiso arriesgar l a vida por un tirano a quien aborrecía? I Asustó a los dos la fama que ya habían comenzado a conquistar los guerrilleros, que Ripol les dijo hallarse cerca, o temieron un levantamiento de la ciudad ¿iQuién puede decirlo? Pronto se divulgó la noticia por Calatayud, y todos los vecinos salieron a las calles a contemplar el paso de los prisioneros. Ripol, montado en un brioso caballo que le ofreció ün patriota, recibió los aplausos de l a multitud, que no cesaba de vitorearle. L a entrada de nuestro héroe en Zaragoza con los prisioneros que, avergonzados de su debilidad, no osaban apartar l a vista del suelo, fué un verdadero acontecimiento. Delante marchaban dos robustos hijos de Calatayud, del grupo reunido por G i l para salvar a Valero, con varias armas de los franceses; detrás, los prisioneros; a la derecha, Ripol, dirigiendo desde su caballo l a marcha del convoy; a l a izquierda, su amigo G i l con l a bandera imperial, y detrás los otros nueve paisanos con el resto de las armas de los franceses. Nadie se atrevía a dar crédito al suceso; tan exfraordinarid y grande les parecía. Soldados y paisanos se apiñaban en las calles del tránsito, y s i guieron orgullosos, al par que asombrados, a Ripol, hasta el alojamiento del general, a quien nuestro héroe hizo entrega de los prisioneros. H e aquí el documento de Palafox testificando el hecho que a todos parecía increíble: Y o don José Rebolledo de Palafoz y Melzi, certifico Que hallándome mandando el reino y ejército de Aragón. eo l a gloriosa época de losados memorables 1 cejar en su temerario empeño, le dijo su ánjigo con cariñoso acento: -Maño, vas a quedarte aquí. -Pero, ¿qué intentas, Ripol? ¿Qué intento? -respondió éste con la mayor tráh- T ¡NIEGO L O QTJB M I P I D E S quiiidad- Prender a los franceses o que me fusilen. -N o seas loco, Valero- -exclamó su amigo, lleno de espanto. -L o dioho, y ya sabes que yo no soy hombre que setrrcede, Ere jmi amigo, casi nü hermano, y no