Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
PREPARACIÓN PARA INGRESO E NL A RtOR A E ACADEMIA LACLAUSTRA Podéis obtener el título de I N J a E M i E R O AERONÁUTICO en cinco años, carrera de brillantísimo porvenir. Edad mínim de ingreso, dieciséis años, título fie bachiller. E l ingreso puede aprobarse en un solo curso o por grupos indepEndientes, Entre el competentísimo profesorado ae esta Academia figura la gloria mundial de Aviación, S? AMO! N! F R A N C O vuelo. Magnífico internado; Farmacia, 2, esquina Fuencarral, 60, Madrid. Curso, en 1. de septiembre. El 60 por 100 de los ingresados por el nuevo plan en junio han sido preparados en esta Academia, Pidan reglamentos a FIA M, OXT 12, Madrid. H a y internado. i C A D E Prácticas de; M I A ¡aspar Velázquez INFERNADO M u í ViGILADQ, A c a d e m i a V E L J I L A Magdalena. 1, Madrid. Telf. 13414, AYUDANTESOBRAS P U B L I C gk W SAN ACADEMIA CANTOSD R I D W BERNARDO, 2, M A Clases a cargo de T José de Cantos Abad, ingeniero de Caminos, y D. Salvador R. Varguülas, ayudante de O. P. OPOSICIONES A HACIENDA Y POLICÍA P R E C I A D O S 23; P U E R T A 300 plazas para Policía; exámenes en octubre. En enero de 1931, Auxiliares de Contabilidad de Hacienda. E n vas contestaciones y p r e p a r a n en el antiguo y acreditado I N S T I T U T O l í E u l E n números 1, 2. 3, etc. y en Hacienda, seis veces el numero 1, dos veces el número 2 y 326 ptezas. Retratos ynombres de JuZ é toa deflmtiros se P Solicite programas gratuitos al antiguoyacreditado 4 N S T T T U T O REUsT D E L S O L 13, y M A Y O R 1, M A D R I D Tenemos internado. Es la única que garantiza su enseñanza y 3 a que obtiene mayor número de aprobados. 0 DEL 0. ECUV i y ¡ir y X L SA I PR IIOLI AA Teléfono 17047, AHEMAL, 2 6 LOS B 1 M A D R I D 402 E RODRIGUEZ- SÓLIS G U E R R I L L E R O S D E 1808 403 los cuales yacían muertos al píe de los cañones, se sostuvo aún por todo un día. E l reducto del P i l a r enarboló bandera roja y rechazó con bravura varios asaltos, y sus defensores hicieron salidas en que causaron terribles pérdidas al enemigo, y sólo se retiraron a l quinto día por orden terminante de P a lafox, pues aquellos valientes, que tenían por capitanes a Sitnonó, Velasco, L a R i p a Marín y Betbezé, habían jurado enterrarse en las ruinas del reducto. Entonces pudieron los franceses vadear el Huerva, cuya corriente era escasa, dejando a los defe sores encerrados dentro de las tapias. También se apoderaron de los molinos de harina que había a l otro lado del Ebro, privando así a sus defensores del principal alimento: del pan. Ocupadas por los nuestros las casas que daban frente a l a posición de los imperiales, no les dejaban un instante de reposo. Los generales franceses dispusieron aumentar sus baterías con otras ocho y levantar una tercera paralela, y don Mariano Galindo, con un arrojo i m ponderable, salió a impedir estos trabajos, llegando a tocar con sus manos las piezas de la primera línea. Restablecido Lannes llegó a Torrero, volvió a tomar el mando del ejército sitiador, estableció su cuartel general en l a Casa- Blanca, y luego de hacer un ridículo alarde de- fuerzas, envió un parlamento a Palafox, pintándole con los. más negros colores la situación desesperada de l a ciudad, l a derrota de nuestro ejército en Líeles y del inglés en la Coruña. E l bizarro Palafox se apresuró a contestar que mal podían intimidar los ejércitos franceses a un pueblo que los había vencido tantas veces E l 26 comenzó de nuevo el bombardeo, y el 27 se lanzaron los franceses por las distintas brechas abiertas por sus cañones, apoderándose de la batería de Santa Engracia, levantada sobre las ruinas de l a primera; de las Descalzas y del convento de T r i n i tarios Descalzos, extramuros, gracias al poderoso refuerzo que les llevó el general Morlot, continuando el bombardeo, cada vez más encarnizado, en los días siguientes, sembrando el espanto v la muerte en una población que comenzaba a afligir, X djezrnar la epidemia Los conyentos de Santa Mónica y de San Agustín, que tenían abierta brecha, fueron asaltados varias veces. E n una casa aislada, que necesitaban conquistar los franceses para desembocar en la calle de Puerta Quemada, se luchó dos días en las habitaciones, en la bodega, en el tejado, cuerpo a cuerpo, quedando, por nosotros al tercer día. Imposible describir los actos de valor, los rasgos heroicos, las hazañas colosales realizadas en estos días. Los frailes y curas, llevando el Crucifijo en una mano y en la otra el sable o el fusil, enardecían el ánimo de los defensores con l a palabra y el ejemplo. Los hombres defendían el terreno palmo a pa lmoy con las armas de fuego, con l a navaja, con los dientes. L a s mujeres, armadas de sables, de pistolas y de fusiles, altas damas y humildes hijas del pueblo, la condesa de Bureta, Agustina de Aragón, Manuela Sancho, Carmen Alvarez y cien más, luchaban denodadamente a la voz del ínclito Palafox, siempre presente en los lugares de mayor peligro, siempre, el primero en toda acción arriesgada y todo acto heroico. E l día 31 de. enero perdimos Santa Mónicá y, San Agustín, con sus esforzados defensores, y en las Tenerías 1.400 muertos y heridos atestiguaron las hazañas de sus valerosos custodios. E l convento de San Agustín, perteneciente a l a 10 rden de agustinos observantes, había sido fundado en el año de 128o. v estaba situado junto a l muro, a l Oriente de l a ciudad, y fué uno de los puntos en que la lucha revistió mayor importancia. Sus defensores combatieron primero en las puertas, luego en el irw terior dé l a iglesia, y desde el pulpito, logrando detener el avance de los imperiales. Obligados loa nuestros a retirarse al campanario, en cada peldaño de la escalera de la torre se entabló un combate ¡cuerpo a cuerpo entre los españoles y los f ranceses J; l a sangre, que corría por los escalones, impedía e l avance de los imperiales, y en cada- revuelta del caracol se contaban nuevas víctimas. Encerrados losf nuestros en el campanario, los cuatro hombres que; quedaban de l a pléyade de defensores de l a iglesísüj se batier. on. con esa- -tenacidad B 0 Ía. de
 // Cambio Nodo4-Sevilla