Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
SEMBLANZAS TAURINAS LUIS FUENTES BEJARANO, EL TRIUNFADOR Ahí están, aún. muy recientes, sus hazañas en los ruedos de Santander, Huesca- -en donde Bejarano se superó, aclamándole el público en las calles de la ciudad- Bilbao, Barcelona, etc. hasta llegar al éxito clamoroso obtenido el último domingo en la plaza de San Sebastián. Y otra vez la plaza de San Sebastián se vuelve a abrir de par en par el próximo domingo para dar paso a un valiente y a un torero. Luis Fuentes Bejarano es, además, un acaparador de orejas, de ovaciones y de vueltas al ruedo. De las primeras, algunas EN UNA E DOS SUS RECIENTES 2 UE ACTUACIONES, DE FUENTES BEJARANO SU MUESTRA AL PUBLICO LABOR LAS OREJAS ACABAN OTORGARLE POR BRILLANTÍSIMA Padecía el toreo, desde la desaparición de Joselito y la retirada de Belmónte, una honda crisis, agudizada aún más, de mucho tiempo a esta parte, por un pasajero empacho de estilismo que hizo presa de manera desmedida en toreros y públicos. En los primeros, porque creyeron resolver, con la figura estilizada y compuesta- -haciendo dejación de las cualidades del toro- -el problema de la estética taurina; en los segundos, porque alentaron y estimularon las más de las veces con sus aplausos esa modalidad del toreo que, precisamente por no ajustarse a las reglas fundaméntales de la lidia, está llamada a i r desapareciendo paulatinamente. E l apasionamiento de los aficionados en lides taurinas todos sabemos que es bien liviano y tornadizo. U n día surge el torerito de arte amañado que sólo sabe dar v SIGUE LA RACHA DE ÉXITOS INDISCUTIBLES unos capotazos con gracia y temple. Pasó y repasó por los vuelos de la tela, muy derecho y muy suave, un novillote con apariencias de toro. L a ovación cierra en el circo, subyugado el público por la magia de un ligero destello, y he aquí que de pronto la muchedumbre cree haber encontrado el ídolo que barruntaba. Pero la equivocación es lamentable. L a pobreza de aquel atuendo artístico es fácilmente descubierta. H a salido un toro y, por ende, con mal estilo. Bronco, mansote, defendiéndose... Se esfumó como por encantó la magia del capotillo y ahora el torero sin recursos tiene que enfrentarse con la angustia de su ignorancia y de su medrosidad. Y a está engendrado el desvío. E l público, ahora, vuelve la espalda a estos hombres, lleno de indiferencia y de desdén. Se da cuenta de que lo verdaderamente difícil en el arte peligroso del toreo es encontrar un consumado lidiador de toros. Porque toreritos hay muchos. Así, en estos momentos de desorientación taurina, públicos y Empresas de la más gallarda y viril de las fiestas paran su; atención, asqueados de soportar tantc prestigio falso, en ese mozo valeroso- -sobrio en su arte, encendido de pundonor y rebosante de simpática voluntad- -que se llama Luis Fuentes Bejarano. L a fuerza arrolladora y la valentía, no exenta de arte, que, tanto en la pasada temporada como en la que corre, impulsa a sus actuaciones este gran matador de toros y excelentísimo lidiador, le lian hecho ocupar por derecho propio uno de los puestos más eminentes entre las primeras ÍÍSÍUras de la torería. Porque- -apresurémonos a d e c i r l o- -Fuentes Bejarano ha sido v signe siendo el triunfador indiscutible de las famosas ferias del Norte. He aquí el torero que no defrauda nunca. Su valor indomable, su pundonor sin tasa y ese afán de agradar que pone siempre al servicio del público- -respeto y justa recompensa a los que dejaron su dinero en las taquillas- -es acicate más- que suficiente para que de sus gallardías y arrojo salte la chispa que ha de prender la ¡emoción en los tendidos. TRAS DE JUGARSE LA VIDA, EN BEJARANO LA SONRÍE, OTRO AGRADECIDO, LLEVANDO PRECIADO DIESTRA GALARDÓN más de las corridas que lleva toreadas. E n veintiocho actuaciones, treinta y cinco orejas. Y las que cortará. Así es como se ganan las reputaciones. No es extraño, pues, que mientras este diestro muestra al público rugiente de entusiasmo los apéndices auriculares de sus enemigos, algunos estilistas, apoyados en la barrera, sonrían enigmáticamente contemplando la escena. Sin duda les alegra el triunfo del buen compañero que con tanto arrojo y pundonor sin tacha ha sabido abrirse paso en esta penosa y difícil profesión. De lo arriba dicho da fe la información gráfica que ilustra esta crónica. M R. r Y LOS C A P I T A L I S T A S L O T O M A N E N H O M B R O S P O R Q U E B E J A R A N O T A M B I É N ES ÍDOLO D E L PUEBLO
 // Cambio Nodo4-Sevilla