Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C M I É R C O L E S 3 D E S E P T I E M B R E D E 1930. E D I C I Ó N D E A N D A L U C Í A P A G 19. INFORMACIONES Y NOTICIAS LA VIDA VERANIEGA A B C en San Sebastián y en Santander. turias, en Francia ABC en San Sebastián en Bilbao. L a regata- crucero Santander- Bilbao. DE L a estancia de los Reyes E l príncipe de A s- Paseo de noche a B i l b a o San Sebastián 2, 4 tarde. (Crónica telefónica de nuestro enviado especial. De Preparativos para la jornada regia en San Sebastián se va fácilmente a cenar San Sebastián cualquier noche a Bilbao. Todo el mundo San Sebastián 2, 1 tarde. U n a comisión sabe que no es noche perdida, porque los de la Sociedad de T i r o de Pichón ha visibi baínos son muy celosos de su prestigio gastronómico, a la vez que magníficos en la tado al alcalde para comunicarle que Su M a hospitalidad. Siempre son comensales y conjestad el Rey ha aceptado la invitación que tertulios excelentes, fértilísimos en anécdose le dirigió y tomará parte en las tiradas tas, historietas y sucedidos chirenes- -como que se efectuarán en el Monte Ulía. ellos. les llaman- que de año en año se E l alcalde há ordenado que se prepare renuevan. Bilbao es una franca y alegre esel cuartel de la Escolta Real, para alojar a cuela de comensales y conversadores, cuyo las fuerzas que vendrán próximamente. humor no envejece. Ayer era el pintor H a llegado, con alguna servidumbre, un Guiard o Pacho Gamíndez, cuyos dichos y oficial de la Inspección de los Reales P a hechos no se han olvidado para regocijo de lacios. la posteridad. H o y son otros bien conocidos y celebrados quienes, con renovado reA B C en Santander pertorio, hacen las delicias del forastero en animada y larga sobremesa. Los ahecdotaU n a fiesta en el hotel Real rios de hace cuarenta años corrían por el Kurding, el antiguo Suizo, el Salón de PorSantander 2, 2 madrugada. (Crónica teletugalete y las lÉfttiguas villas de verano o fónica. ¿Dónde habrá una terraza compalos tradicionales hogares y trastiendas de rable a ésta del hotel Real, donde se ha invierno. H o y florecen en e! Club Marítimo celebrado el domingo el banquete en honor del Abra, en el Sporting, en nuevos y es- de los balandristas que han venido a Sanpléndidos palacios, frente al festivo panoratander la semana última? ma de blancos balandros, en el golf y en Repasamos con la memoria algunos hoel polo, que, por cierto, ha empezado a j u teles de Europa y no encontramos ninguno garse en Bilbao con mucha pasión y l u que tenga otila terraza volada casi sobre el cimiento. mar, que está a sus pies inmóvil y dormido, Siempre Bilbao os dejará el recuerdo de en perpetua admiración hacia este palacio sus deportes a la moda, de. su gran cocina, encantado que en la noche agosteña parece de su conversación picante y divertida en transparente con mil luces que se escapan los Clubs bien tenidos. Su encanto, sin emde sus mil ventanas. bargo, no se agota en las aptitudes rabeleSin embargo, hay una terraza como ésta sianas para la mesa y en la elegancia de lps en Europa, en un punto donde nosotros no juegos físicos. S i caéis en una fiesta bilhemos estado nunca Pero ha estado este baína de tono patricio encontraréis jardines marino de barco de guerra, que ha recoy salones de un claro gusto largamente edurrido medio mundo y que ha visto un hotel cado, y conoceréis a bellas mujeres, de una igual en Constantinopla, sobre las calladas sobria y exacta elegancia, con collares de aguas del Bosforo. princesas y un espíritu cada día más animaVed esa clama inglesa, espigada, con bedo por las vivas evoluciones de la m o- llos ojos azules y el cabello claro, cómo dernidad. Después de Madrid será Bilbao arrastra la cola de su gran capa de tisú el sitio de España donde un conde Keyde plata, mientras pasea ensimismada fuserüng o Jean Cocteau reúnan mayor púmando un Khedive. Y esa otra española, de mero de damas distinguidas para hacerse carne tostada, fuerte como una matrona de oír en nuevas conferencias o en arriesgados Rubens, de vestido verde Nilo y grueso coestrenos de teatro. Hubo un tiempo en que llar de cristal de roca tallada por indígenas cronistas mal informados hicieron burdos del Perú. Y esa alemana, que ríe con toda comentarios sobre el tono de esta sociedad la boca enseñando los dientes blancos y bilbaína, que desde el siglo x v n i venía tefinos, caído el brazo por detrás del respalniendo uno de los núcleos más europeos y do del sillón, de algún cuento ingenuo que exigentes de España. le narra su amigo Orto, vestido de smoking H a c i a 1880 su momento y su círculo más y chaleco blanco. Y esa francesita ciminteresante es acaso el que sabía tan bien breante, sólo silueta. evocar una gran señora bilbaína, muerta Las mesas han sido colocadas en la teeste año: la marquesa de Valdetarrazo, em- rraza que día sobre el mar, por el que se bajadora en Roma- -de quien hoy la sociedeslizan nocherniegas embarcaciones que dad romana recuerda la belleza y el espívienen borrachas de calor y hacen al pasar r i t u- -y madre de S. A S. la duquesa de guiños picarescos con la linterna roja qué Montpensier. Basta consultar algunos viase bambolea en los palos. jeros y recordar salones o algunas figuras E n las mesas largas, llenas de uniformes para comprender cómo la gran burguesía de balandristas, de smokings y de escotes bilbaína há encontrado en su intenso creblancos, está el Rey, la Reina y las infancimiento económico de medio siglo una base tas de España. tradicional y depurada de viejas familias Doña Victoria viste un traje de gasa que han difundido las buenas maneras. y el rameada, con collar de perlas, y sus bellísibuen tono o han servido- -siguiendo la evomas hijas visten de gasa encarnada, con zalución fecunda y necesaria de toda Europatos del mismo color. Don Alfonso y don pa- -anillos de nupcias entre la clase noble Jaime, la chaquetilla corta de yatchmen, soy la clase potente e ilustrada. bre las que se ven bordadas la cruz de SanLas estancias reales en Bilbao, han vetiago, en la del Rey, y la de Calatrava en nido como a consagrar estos felices resultados dando un tono todavía más alto y. la del infante. r 1 más seguro a los progresos de una sociabilidad bien cimentada y promoviendo las afortunadas movilizaciones mundanas del Bilbao presente. -Rafael Sánchez Mazas, Se cena opíparamente. Y al final, cuando el champán burbujea alegremente en las copas, el presidente del Real Club Marítimo, D. Gonzalo G. de los Ríos, ofrece el banquete a los balandristas, luego de agradecer su presencia en el acto a la Real familia. Después habla el comodoro del Ocean R a cing Club de Londres, M r Somerset, para estimar en todo su valer la deferencia que se hace a los balandristas extranjeros invitándoles a acudir a una prueba náutica que puede competir con las más importantes del mundo. Y como final de los discursos, el Rey- -que no es un orador lírico, pero sí un orador notable, que siempre encuentra la palabra adecuada, unida a una pura dicción en cualquier idioma que hable- -hizo un corto e interesante discurso, cuyos son estos párrafos, que procuramos recoger al pie de la letra y que hablan de su gran amor 3 la paz del mundo, a la afición al deporte marítimo y de su regia estimación por Santander Señores- -comenzó diciendo el Monarca, hablando en español- M e ha satisfecho en extremo la brillantez que han tenido las regatas Plymouth- Santander y la internacional, como todos los deportes náuticos celebrados en este puerto. L a presencia aquí de los presidentes del Real Club Marítimo y, del Real Club de Regatas me satisface también, porque ello- significa que la unión entre ambas Sociedades es firme y sólida, en bien de las dos y en el común interés y beneficio de esta amada ciudad y el deporte náutico. L a cordialidad que ha puesto Santander en acoger y agasajar a los balandristas extranjeros y nacionales es una prueba gallarda de la hidalguía española, y ello me enorgullece como Soberano y como español. Tienen una importancia extraordinaria, como habréis podido ver, todas las organizaciones de regatas como la de PlymouthSantander, porque el nombre de España, en general, y el de esta querida ciudad, en particular, han figurado insistentemente en las columnas de todos los periódicos del mun- do, y se han hecho elogios merecidos, pero muy halagadores por venir de quienes vienen para esta región bellísima y para este país, tan próspero, que son más apreciados en su justo valor cuanto mejor se les conoce. Sé que hacéis los mayores esfuerzos para organizar las regatas del año próximo; que procuráis superar lo que se ha hecho hasta ahora. Os felicito y os aliento, ofreciéndoos mi cooperación más decidida, porque tengo fe plena en la trascendencia nacional de estas reuniones náuticas, en las cuales se funden en el amor al deporte los sentimientos de cuantos concurren a ellas, sin distinción de fronteras. A continuación, y en inglés muy correcto, el Rey c i j o O s habla un almirante inglés, que apenas conoce vuestro hermoso idioma. Nos hemos reunido aquí esta noche para festejar el éxito de una gran prueba náutica, a la que habéis dado enorme brillantez con vuestra presencia, por lo que tengo que expresaros mi gratitud y la de mi nación, que se honra teniéndoos por huéspedes. Os hemos acogido con los brazos abiertos, que es la expresión de nuestros sentimientos de amor y de amistad a lo que representa paz y unión entre los pueblos. Nada hay que una tanto a los hombres como el ejercicio noble de! deporte, para el cual no hay fronteras ni razas. Por mi amor a la paz y por mi devoción a todos ios deportes marítimos levanto mi copa, brindando por todos los yatchmen que han concurrido a las regatas y por el buen éxito de las futuras. Las últimas palabras del Rey fueron ahogadas con clamorosas ovaciones. Aún permanecieron un buen rato los So-
 // Cambio Nodo4-Sevilla