Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C J U E V E S 4 D E S E P T I E M B R E D E 193 b. EDICIÓN D E ANDALUCÍA. P A G 23, DEL VUELO TRANSA T L Á N T I C O D E COSTES Y B E L L O N T E L a travesía del Atlántico se efectuará pronto con regularidad París 3, 3 tarde. E l constructor de aviones, Sr. Br eguet, interrogado por un periodista de la Agencia Havas, declaró que estaba conmovido por el éxito de Interrogación, construido por su Compañía. D i j o q u e la inteligencia, la energía extraordinaria y la minuciosa preparación de Costes le habían inspirado absoluta confianza y que, si bien había pasado dos días de espera angustiosa, no había dudado jamás del éxito. H o m bres como Costes triunfan siempre. Manifestó que estaba seguro ahora de que antes de pocos años surcarán con toda regularidad el Atlántico los aviones comerciales unieído Europa con América, con l a mis ma facilidad que en la actualidad unen a Francia con Inglaterra. Preguntado sobre el viaje de regreso de Costes y Bellonte, manifestó que consideraba a Costes en cierto sentido como el verdadero propietario del avión y que nunca se permitió influir en sus decisiones. E l entusiasmo en París París 3, 3 tarde. U n a enorme muchedumbre se agolpaba en numerosos sitios de París, esperando noticias de los aviadores franceses Costes y Bellonte, frente a los transparentes en que- -éstas eran anunciadas y los altavoéies que iban dando cuenta de los telegramas que se recibían. A l mismo tiempo surcaban el espacio treinta y dos aviones, difundiendo las mismas noticias por medio de señales luminosas. A l saberse que los aviadores se acercaban a Nueva Y o r k marchó una representación de l a Agencia Havas al domicilio de la madre del aviador Nungesser. L a anciana señora acogió la noticia con profunda emoción, felicitando a Costes y Bellonte por haber atravesado con éxito la ruta abierta por su hijo, desaparecido. L a noticia del feliz arribo arrancó aclamaciones y gritos del más vivo entusiasmo, siendo la manifestación más imponente por coincidir con la salida de las salas de espectáculos. Los norteamericanos presentes manifestaron su entusiasmo en una forma exhuberante. Todos los carruajes se detenían, y sus conductores y pasajeros tomaban parte en el entusiasmo general, haciendo casi imposible la circulación. L a muchedumbre congregada en la plaza de la Concordia, después de exteriorizar ruidosamente su entusiasmo, guardó silencio y entonó a continuación la Marsellesa, que fué cantada por millares de espectadores, descubiertos. E l silencio de la muchedumbre fué debido a que desde Curtís Field se h i cieron emisiones que fueron reproducidas por altavoces situados en la plaza de la Concordia. L o s diarios de la mañana hicieron ediciones especiales, que fueron arrebatadas por la multitud. D e todas las poblaciones de Francia se reciben noticias dando cuenta de haberse registrado escenas parecidas a las de la capital. E l ministro del Aire, en nombre del Go bierno, dirigió un caluroso telegrama de felicitación a los aviadores del Interrogación. ¿CINCUENTA- -PUES PISO BARATO D U R O S? ¡SERA M U Y G R A N D E Y T I É T R E S DORMITORIOS, COMEDOR, COCINA, BAÑO, C A L E F A C I Ó N CCEKSOP. horas y trece minutos. E n las últimas cien millas que volaron sobre territorio norteamericano fueron escoltados por aviones. Costes y Bellonte, antes de tomar tierra, dieron tres vueltas al aeródromo y, aunque muy cansados, al saltar de sus respectivas carlingas se hallaban sonrientes. E l ruido de los motores les impidió oír las primeras palabras que les dirigieron sus compatriotas. U n a vez en tierra, Costes y Bellonte fueron llevados en hombros hasta el hangar, donde fueron recibidos con los honores que Nueva Y o r k sabe tributar en casos semejantes. -United Press. son casi siempre más elevadas al Sur de la ruta que al Norte, por lo cual los vientos corren de Este a Oeste, o sea, en dirección contraria a la del vuelo. E n este caso, al elegir los aviadores para su travesía un momento en que excepcionalmente las presiones sobre el Atlántico estaban distribuidas de opuesta manera, se han asegurado vientos de cola en la parte más difícil del camino y por eso han conseguido realizar brillantemente el intento en que fallaron tantos otros. Esto prueba la influencia decisiva de los factores atmosféricos en las grandes empresas de la aviación. -El jefe del Servicio Meteorológico. -Enrique Messeguer. N o t a acerca d e las condiciones meteorológicas en la ruta de C o s tes y Bellonte Dice el Observatorio de M a d r i d E l grandioso salto realizado por estos aviadores, aunque emplendido en condiciones meteorológicas excepcionalmente propicias, no ha estado exento de dificultades. Pues, aparte de las nieblas de Francia e Irlanda y de las masas nubosas halladas por los aviadores al bordear la depresión situada al Norte de las Azores, en la segunda parte de la ruta, los vientos favorables habrán disminuido en fuerza y ya en las proximidades de América la visibilidad habrá dejado bastante que desear en muchos trayectos. Además, a partir de Terranova los vientos comenzaron a soplar contrarios, si bien con poca velocidad (seguramente menor de 25 kilómetros por hora) P o r último, ya cerca de Nueva Y o r k el tiempo se presentaba tormentoso. E l éxito alcanzado pqr Costes y Bellonte en lucha con todas estas adversidades, no hubiese sido posible si los vientos no hubieran sido favorables en la mayor parte del camino. Pues la dificultad de realizar- el salto del Atlántico de Europa a America consiste, sobre todo, en que las presiones E l triunfal recibimiento de la c i u dad de N u e v a Y o r k a Jos aviadores franceses. L o que ganaron Costes y Bellonte París 3, g noche. (Crónica telegráfica. París ha expresado, con banderas y colgaduras, el triunfo de Costes y Bellonte, que, por fin, ha puesto término a una serie de vuelos desgraciados, que parecían obscurecer la gloria de la Aviación francesa. L a s más ilustres personalidades han expresado su admiración por el valor de los dos famosos aviadores, y entre ellos podemos c i tar al presidente de la República, Sr. D o u mergue; el ministro de Aeronáutica, señor E i n a c senador Menier, presidente de la Comisión senatorial de Aviación y presidente del Concejo municipal de París. E l ministro de Aeronáutica ha propuesto el nombramiento de Costes para comendador de la Legión de Honor y el de Bellonte para oficial de la misma orden. E l m i nistro de la Guerra concedió el ascenso de Costes al grado de comandante y el de Bellonte al de teniente. Todo se Ife tienen bien merecido los bravos aviadores y además de estos honores habrá que añadir una serie de premios en metálico que alcanzarán la cifra de dos millones y medio de dólares. Esta suma está formada por los premios de los ministerios e Aeronáutica de Francia y Estados Unidos, por los contratos con diferentes casas que han participado de una manera indirecta en E l recibimiento en N u e v a Y o r k Nueva Y o r k 3, 2 tarde. L a primera travesía atlántica efectuada desde París y con aterrizaje en Nueva Y o r k lia quedado hecha por los pilotos franceses Costes y Bellonte, en treinta y siete horas y trece minutos. E l aterrizaje de estos aviadores en el aeródromo de Curtis Field se efectuó a las. siete constituye un rico museo de arte, por sus artísticas portadas y planas en color y en huecograbado, debidas a los m s reputados artistas.
 // Cambio Nodo4-Sevilla