Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
GALARZA (HUELVA) Ú N P UEBíLO DE LEYENDA SOBRE EL VALLE D E LA NOVIA FUNDARON LOS ÁRABES EL PUEBLO D E AL- AROZA sólo para cantar con palabra melodiosa la visión fugaz de una mujer que le llenó el alma de inquietudes y afanes de amor, una vez que descansaba bajo la perfumada sombra de los pomares del valle que él mismo, y por causa de esa visión inolvidable, nombró de A l- A r o z a de la novia... S ó l o pienso en el sol de mi vida; s ó l o pienso en aquella mujer que vi en el valle de Al- Aroza, leve, desaparecer. ¿S e r á humana criatura la hermosa? ¿S e r á un genio impalpable q u i z á? ¡A y! No lo s é pero mujer tan s ó l o no, que era m á s Su belleza es belleza de genio; todo encanto y divino esplendor; de la humana malicia no tiene ni la sombra menor. Una perla es su rostro; su talle un narciso que engendra p a s i ó n Su aliento es un perfume, y toda ella luciente e m a n a c i ó n No parece que toca la tierra al mirarla ligera marchar; sobre lo m á s f r á g i l sin romperlo, p o d r í a caminar. U N RINCÓN D E L V A L L E DE ENCANTO Y cantando, cantando, el principe Ysmail mientras buscaba día y noche la amada de su ensueño, se desvaneció en el fondo del paisaje y desapareció para siempre; entre los mismos árboles, de hojas brilladorascomo laminillas de plata al viento, que ocui- taron a la leve deidad capaz de caminar sobre lo m á s frágil sin romperlo. E l valle de A i- A r o z a guarda ¿esde entonces el secreto encanto de unos amores de; misterio, cuya felicidad d u r a r á tanto como duren l a fragancia de las flores que tachonan las veras de. los arroyos; la claridad, del agua que lleva en sus linfas el eco de las kasidas de Y s m a i l el clamor de alabanza de. los desposorios que se cierne entre las choperas; el perfume sutil de. los pereros, cada una de cuyas ramas tiene tantos peros cerno cuentas engarza el rosario de ámbar con que se le dirigen a A l á las suras coránicas de cada día... Sobre el Valle de l a N o v i a- -A l- A r o z a- -fundó entonces B e n- Y a c u b- E r- M ú m e n un pueblo para que residiese en él de un modo permanente el grupo de nobles a quienes confió el real deseo de buscar al príncipe, para restituirlo al desolado castillo de Ras- Sened, cuyas ruinas lleva ahora como, cimera la ciudad de Arácena. Ese pueblo es Galaroza,
 // Cambio Nodo4-Sevilla