Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C V I E R N E S 5 D E S E P T I E M B R E D E 1930. EDICIÓN D E ANDALUCÍA. PAG. 7 tián el más autorizado paladín del nacionalismo catalán, Rovira y V i r g i l i explicaba en un editorial de La Ñau las razones que había para no haber firmado el pacto con los republicanos españoles, señalando, en primer término, las siguientes: Primera. El pacto repugna a nuestro sentimiento nacional. P o r su espíritu y por su letra, el pacto propuesto desconoce e l hecho capital de la plena personalidad catalana y asimila de hecho los partidos catalanes republicanos a las secciones y ramas de los partidos republicanos españoles. Esta concepción es típicamente regionalista. Y bien: Acción Catalana y Acción Republicana no se consideran matices del republicanismo federal, sino partidos nacionalmente catalanes. Nosotros no vemos en esto sólo una. cuestión de partidos; por encima de todo vemos una cuestión de pueblos. Y ningún pueblo de los que se han hallado o se hallan en una situación análoga a l a de Cataluña, ningún pueblo que tenga plena concienca de su espíritu nacional puede admitir que sus partidos representen el papel de simples variedades o matices de los partidos estatales. E l que no sienta esto es que no tiene bastante despierta su sensibilidad catalana. Esta cuestión puede serv i r de piedra de toque. Y lo que más nos duele es que en esta ocasión hemos podido percatarnos de que el catalanismo de algunas personas suena a hueco. Segunda. El Pacto desconoce la ciudadanía catalana. Todo pacto de los catalanes con los otros pueblos o agrupaciones peninsulares ha de partir de l a iudadanía catalana, de nuestra ciudadanía particular, territorial, propia y característica del régi. men federativo. E n virtud de este principio (que es a l a vez de carácter nacionalista y de carácter federalista) sólo los ciudadanos catalanes tienen la plenitud de los derechos políticos en Cataluña, sólo los catalanes (catalanes i or nacimiento o por naturalización) tienen derecho a intervenir en nuestra vida política. No podemos, pues, firmar Pactos de esta clase con los partidos republicanos españoles establecidos en Cataluña, porque su existencia misma contradice nuestros sentimientos más profundos y los principios básicos dé nítestro ideario. Después de l a reunión de San Sebastián dedica Rovira y V i r g i l i otro editorial a comentar sus acuerdos, y para justificar su satisfacción termina con las siguientes frases: Los catalanistas republicanos han obtenido de las izquierdas españolas reunidas en San Sebastián el reconocimiento explícito y unánime del hecho catalán y la conformidad con el principio de la autodeterminación en el caso de Cataluña. Asimismo han conseguido que el pensamiento arriesgado de la constitución inmediata y simultánea de una República federal hispánica sea substituido por el derecho de cada pueblo a reivindicar la propia autonomía. según sus. aspiraciones y sus posibilidades. Como se ve. no se trata ya de una República federal del modo como la predicó don Francisco P i y Margall, sino de concebir a España como una Sociedad de Naciones Ibéricas, regidas cada una independientemente y unidas sólo por un vínculo externo y superficial, que más se parecería a una alianza que a una confederación. E l federalismo de P i partía del principio de l a unidad nacional. L o s nuevos federalistas reconocen a todos los pueblos españoles el derecho a recabar su propia nacionalidad, si bien acceden a constituir en la Península Ibérica una federación parecida a la que pretende Briand implantar en Europa. P i y Margal! decía que ningún español debe ser considerado como extranjero en ningún pueblo de España. Los- nuevos federales dicen que- sófo Ios; catalanes pueden desempeñar cargos públicos en Cataluña. Y nadie ha replicado, que yo sepa, las francas, terminantes e inequívocas afirmaciones de Rovira y V i r g i l i ¿Está conforme con ellas Lerroux? ¿L o está Alcalá Zamora? ¿H a olvidado D Miguel Maura aquella frase de su ilustre padre de que ningún E s- ULTIMAS PUBLICACIONES Editadas en el mes de agosto de 1930. C A L V O C A M I N A -A p é n d i c e primero a su obra L e g i s l a c i ó n jurisprudencia y bibliog r a f í a sobre el C ó d i g o civil 3 ptas. G I O R G I T e o r í a de las obligaciones Segunda e d i c i ó n Tomo V I I I 16 ptas. H E N R Y- C O Ü A N J S T I E B E l e m e n t o s creadores del Derecho a é r e o 18 ptas. M A X H I R S C H D e m o c r a c i a contra socialismo 8 ptas. NUEVAS ADMINISTRACIONES EXCLUSIVAS A R A N C E L E S D E A D U A N A S para la P e n í n s u l a e islas Baleares. 15 ptas. -R e c o p i l a c i ó n de su l e g i s l a c i ó n complementaria, hasta fln de 192 9. Cinco tomos. 50 ptas. INSTITUTO D E D E R E C H O COMPARAD O -A n u a r i o legislativo hispano- portug u é s- a m e r i c a n o 1927. 5 ptas. M A S S O M i granja. Su o r g a n i z a c i ó n y funcionamiento 15 ptas. Glosas cooperativas 2,50 ptas. S A G R E D O D a c t i l o s c o p i a civil 5 ptas. L a P o l i c í a Sistema de i d e n t i f i c a c i ó n monodactilar 2,50 ptas. Formalidades legales y consejos para la i n s t r u c c i ó n del atestado policíaco 1,50 ptas. ISUSI. Amor en competencia (novela) 3 ptas. tado ha renunciado en paz a su soberanía? Pues yo no he olvidado lo que escribió Joaquín Costa (republicano toda su vida) en el prólogo con que apadrinó m i modesta monografía La descentralización y el regionalismo L a solución del problema español estriba, en aflojar los vínculos de l a unidad administrativa y apretar los de la unidad política. Suiza, los Estados Unidos, l a República Argentina, Méjico, son todos Estados federales pero en ninguna de sus Constituciones hay nada parecido a lo nue dicen los republicanos catalanistas que les han ofrecido en San Sebastián. N o me arrepiento de haber votado en el Congreso el proyecto de ley de Mancomunidades de Canalejas, inspirado por Prat de la Riba y defendido desde el- banco de la Comisión por Cambó y por el republicano Corominas. Considero un honor el Haber sumado m i modesto voto a los muy autorizados del conde de Romanones, del marqués de Alhucemas y de D Santiago Alba. Pero n i en aquel proyecto ni en los posteriores, n i en el mismo Estatuto catalán de 1919, hay nada semejante a los que jubilosamente cacarean los catalanistas republicanos haber recabado de sus correligionarios de España. ANTONIO R O Y O VILLANOVA CRÓNICAS DE PARÍS E l nuevo embajador de Chile er Madrid Acaba de llegar a París el nuevo embajador de la República de Chile en España, D Enrique Bermúdez, quien permaneceré una corta temporada en esta capital antes de ir a posesionarse de su elevado cargo. H e tenido el gusto de conocer a esta i m portante personalidad de l a diplomacia y de la política chilenas en el almuerzo dado en su honor en uno de los nías elegantes restaurantes dé los Campos: Elíseos por don Samuel del Campo, uno de los miembros más distinguidos. de aquella colonia, banquete al qué asistieron también, además de un alto funcionario del ministerio de Negocios Extranjeros, el consejero de l a Embajada de España, D Alonso C a r o el ministro de Chile en el Ecuador, S r L o r c a el primer y segundo secretarios de l a Legación de Chile en París, Sres. Fuensalida y Vega, y algunos otros. L a carrera del nuevo embajador puede decirse que ha integrado los más importantes puntos de l a política y de l a diplomacia de su país; ha sido ministro de l a Guerra, de Instrucción pública y d e M n t e r i o r ha ejercido el cargo de alcalde de Valparaíso en ocasión en que unos terremotos sembraron el pánico en la población, mereciendo, por su actuación cerca de los subditos franceses, ser condecorado con l a Legión de H o nor; ministro en Méjico y en Centroamérica y últimamente embajador en l a República Argentina, coincidiendo con D Ramiro de Maeztu, nuestro anterior ilustre representante en aquella República: en fin, ha desempeñado también l a presidencia de la Cámara de Diputados. E n todos estos puestos ha revelado la variedad de sus aptitudes y sus dotes de i n teligencia, de cultura y de energía, que más de una vez le fueron necesarias para sa airoso de sus cargos. Pudiera creerse co. la simple enumeración de éstos, bastantes a llevar una larga y laboriosa existencia; que el nuevo, embajador de Ciñieres un hombre tan cargado de- -años. xomo de merecí- EDITORIAL REUS, S. A Academia: Preciados, 1. Libros: Preciados, 6. Apartado 12.250, M A D R I D ADUANAS Fl V W n 11 n W ACADEMIA CBLA Fernanflor, 4, Madrid. Buen camifin. r á p i d o Mariano Sancho, S. A M a r t í n e z Campos, 9. T e l é f o n o 32623. BROCKWAY Belleza en el aseo, sólo podrá lograrla con el luavt, delicado y espumoso JABÓN fcf. v. y. S i iijtml w L A ROSARIOJCA. C A N T A N DEP