Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C SÁBADO 6 D E S E P T I E M B R E D E 1930. EDICIÓN D E A N D A L D C I A P A G 6 se venera a l a milagrosa V i r g e n y que fué corregible, apenas se anuncia una disminuobra del meritísimo artista Andrés de Ocamción de cosecha por la sequía, planea un juego desenfrenado sobre la subida de los po. quedan muy escasas muestras. cereales, produciéndose escenas frenéticas Llegado el día de la Virgen, se exaltan Es decir, que o no se puede vender el más y más los amores de sus fieles, y al santuario acuden a rendirle oblaciones, ya en ro- trigo en cuanto la cosecha es buena o para obtener un precio aceptable es preciso que mería bulliciosa y alegre, ya en peregrinaaquélla se pierda o merme considerablemenciones de profunda y edificante devoción. te. Como sino es triste. Y aún lo es más Allí se encuentran los hijos de Sevilla y los de Utrera y los de la mayor parte de los considerar que, cualesquiera que sean los motivos accidentales de la subida, la tendencia pueblos de la comarca, inflamados los pechos constante de los productos agrícolas desde del más ardiente amor hacia la Virgencita 1927 es hacia abajo. E n su reunión de 1929 morena, y de esperanza y gratitud por conlo consignaba la Comisión Internacional de fiar en merecr o haber merecido el dulce Agricultura, recomendando el contacto enbálsamo de sus consuelos y las incomparatre las naciones para revalorar los artícubles riquezas de sus socorros. los del campo con organizaciones sólidaY luego de haberles rendido con temblomente establecidas y un servicio de informaciones comerciales, amén de conferencias res de emoción y con llantos en los ojos toperiódicas para examinar los mercados, los das las pleitesías ante el esplendoroso altar precios, con la creación de entidades aproen que se venera, es en el campo donde se piadas para seguir al día la situación de las hace gala de la alegría, bebiéndose del vino, ventas y demandas; la institución de preque la hace aún más exaltada y bulliciosa, y cios- normas, ias recomendaciones concerbailándose, y cantándose, que es la máxima nientes a las producciones que del; n aconde sus expresiones. sejarse y los limites de las mismas, más Promesas y esperanzas, alegrías y condiversas cuestiones corro reclamos, estansuelos... ¡Virgen de Consolación! dardización, etc. Pero, el tiempo transcurre J. MUÑOZ S A N ROMÁN v los agricultores na a hacen ñor sí. L a Comisión Internacional de Agricultura se ha reunido de nuevo ahora en Amberes los 9 Después de P R O F E S I Ó N A M A R G A días S yy el de agosto. del Congreso fijar l a fecha programa Internacional de Agricultura de 1931, en Praga, Imposible escribir ni una cuartilla durante la recolección. L a s faenas de la siega y abordó el punto relativo a l a organización racional de los mercados agrícolas. -consitrilla, con las febriles actividades del regaderada como medio de mejorar la situación dío en alfalfares y praderas, impiden dispoagricultora L o s informes han sido numener de vagar más que para leer, a lo sumo, rosos; las discusiones, instructivas. N o puea ratos y retazos. do. -por falta de espacio, detallar. Sólo diré Y si tanta ocupación fuera, al menos, que en la conclusión, después de consignar reproductiva! Hablando de lo que conozco que la causa de la crisis económica mundiré que donde no ha habido pedriscos asotedial es la situación deolorable dé la agridores resulta el trigo sin peso y muy vano, cultura en la mayoría de los pafses, lo cual defraudando las apariencias que dejaba enpriva a la industria del adquirente y contrever cuando estaba en pie. Así es Castilla sumidor preferente de sus productos, señahogaño. D e Andalucía estoy mejor imprela como la condición primera para el remesionado. Allí todo es extremoso. E n junio dio, cíe aquella crisis la elevación de los había agua para ajoparse. A h o r a parece que precios agrícolas en una medida equitativa. todo va de perlas. L a vega- -me dice m i aperador- -está preciosa, muy bien labrada, y bonita cosecha; los aparceros sueñan con la vega y trabajan una buena parte de la noche; llevan el maíz muy bueno, las habichuelas bonísimas, y están sembrando las patatas; la remolacha se empieza a arrancar el día 25; el trigo se cosecha a veinte s i mientes, y esto aquí es bonísimo... ¡Qh, portentos de l a aparcería en regadío! E l secano español es otro problema que Las fajas Madame X conservan y suhoy reviste carácter mundial. A m a r g o destino el del rústico. Pocas semanas han peran la esbeltez en la mujer, transcurrido desde que se presentaba como angustiosa la falta de venta de los productos. Recordemos los agobios que asediaban en mayo a nuestro ministro- de Economía. Pasemos J a vista sobre las discusiones parlamentarias en Francia, con l a serie de leve? dictadas para impedir l a baja del trigo. Y en cuanto a los Estados Unidos, con r a bia recíproca se había iniciado el combate entre el Federal F a r m Board, amparo del agricultor merced a los grandes créditos de ave dispone, y los comerciantes e industriales, que protestan de una lucha artificialmente sostenida, según ellos, y que se sintetiza en L Aqriculture aux États- Unis. por M de Contades (Re. Pe. efc Pare. -VII- 3o) E n pocos días todo ha cambiado. Monsieur T a r dieu se preocupa hoy de evitar un pánico al alza por el déficit de la cosecha en la era, y discute epistolarmente con M Meyer defendiendo al campesino. Italia fracasa en su batalla del grano por lo reducida de su producción triguera de la presente campaña, lo cual promueve el alza del pan. y descubre una crisis de paro que la obliga a rectificar su política restrictiva de emi Establecimientos Madame X en Madrid: gración, ordenando facilidades para el desTRAVESÍA D E L ARENAL, 2 pacho de pasaportes. De W a l l Street no hay (junto a Mayor, 8) que hablar. Mostrándose una vez más i n A la par, preconiza la creación de organismos nacionales de venta, requisito previo indispensable para llegar a los acuerdos i n ternacionales. Finalmente, la Comisión I n ternacional señala las Corporaciones de las que ha solicitado. que publiquen sendas memorias sobre cada rama agrícola: Deutscher Landwirtschaftsrat, Banca Céntrala Cooperativa (Rumania) Union Suisse des Paysans, Confédération Nationale des A s- sociations Agricoles de France, Cámara de Agricultura de Hungría. No nos mostremos esquivos ni indifeientes en España, pues que las demás naciones se mueven y avanzan. Polonia ha tenido la idea de la formación de un bloque agrario en la Sociedad de Naciones. Ocho ministros de Agricultura han sido invitados a una conferencia, que se celebra én estos días. E n la revista The Polish Economist (agosto, 1930) se explican las razones para esta convocatoria de Polonia a Finlandia, Estonia, Latvia, Checoeslovaquia, Hungría, R u mania, Yugocslavia y Bulgaria. F l mercado que estos países agricultores ofrecen a los artículos manufacturados de las naciones que constituyen las naturales salidas de venta para los productos de los primeros asegura el éxito de una acción común. ¿Acción defensiva? Acaso. ¿Acuerdo, cordial entre los pueblos industriales y los agricultores? Posible también. Ambos grupos, ¿no podrían concertarse para organizar su solidaridad? L a s dificultades no faltan. L a Europa industrial no deja de mirar a los países de ultramar. D e otro lado, casi todos les Estados europeos participan del doble carácter agroindustrial, y dentro del primero encuentran sus principales competidores en los de producción similar. E n el ínterin, los expertos de Rumania, Yugoeslavia y H u n gría se han reunido en los pasados días para contestar juntos a un cuestionario de. la Sociedad de Naciones y proponer, acordes, medidas relativas al precio de los cereales. E l cuestionario pregunta: Primero. ¿Cuáles son los productos que exceden al consumo en cada país? Segundo. Sus salidas normales. Tercero. Su reparto en los países de exportación. Cuarto. Medidas de orden aduanero encaminadas a aumentar aquellas sali- das. E n otoño se congregarán de nuevo. C sea que la actividad se intensifica. L o s problemas acucian y los pueblos se aprestan a acometerlos. Hasta se nos habla y a como de cosa factible de un crédito agrícola europeo Y por aquí, en España, ¿a qué altura estamos en el estudio de todas estas cuestiones? L o s que. pertenecemos a la Comisión Internacional de Agricultura hemos de tomar alguna iniciativa que despierte e i m prima estímulo a nuestros conciudadanos. Como introducción, me limito hoy a formular a entidades, organismos. Centros y particulares las preguntas que nuestro colega suizo M L a u r proponía en la Comisión Internacional oue se dirigieran a cada nación: ¿Estimáis que sería oportuno reunir Conferencias internacionales periódicas para examinar l a situación de los mercados de ciertos productos agrícolas? ¿En cuáles de éstos se cree más conveniente establecer un contacto, en el terreno internacional, por lo que atañe a la formación de precios? S i acerca de estas preguntas y de las reflexiones que ellas suscitan se iniciara movimiento de opinión en España, recogeríamos un destello de tonalidad asaz consolador para los que a diario auscultamos el corazón nacional en busca de palpitaciones y de latidos. EL VIZCONDE D E EZA FAJAS D E CAUCHOLINA MADAME X Soria, septiembre, 1930.
 // Cambio Nodo4-Sevilla