Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
CURIOSIDADES DEL HISTÓRICO CAIRO DOMADORES DEL NILO Y DE SUS HAMBRES TRAÍDA por la agitación nacionalista egipcia, l a atención universal vuelve a enfocarse hacia el milenario M a s r o M e s r nombre con que l a antigüedad oriental designó a l misterioso país que el g r a n N i l o señorea. ¡E l N i l o! dios paternal cuando otorga el mirífico don de sus inundaciones, que A alumbran opimas cosechas; deidad maléfica, s i negándolo, desata el hambre y su mortífero satélite la peste, siempre fué el verdadero señor del Egipto, tanto que sus nteg ms o mekias, sus nilómetros, en fin, más que registros de la altura alcanzada por el desbordamiento fluvial, son ía más exacta historia de los más decantados t r i u n fos y de las tnás sonadas d e r r o t a s que presenciaron p i r á m i des y esfinges. A q u e llos mekias explican mejor que t o d o s los historiadores l a causa de los reveses y de las victorias de las c r u zadas. Porque el N i l o y nadie más fué quien dio, negó o quitó e l señorío a cuantos codiciaron la antiquísima tierra que fué de los Faraones. L o s mekias o nilómetros, desde tiempo inmemorial, s e r v í a n para, fijar la tributación del pueblo egipcio. E r a n fácilmente visibles para que garantizasen a los contribuyentes la justicia y la e q u i d a d de los i m p u e s t o s y que su exacción no rebasaría las normas n i la cuantía prescritas por reglamentos invariables. Únicamente los agentes cristianos de Constantinopla, e n e m i g o s de una fiscalización oue, si no i m p e d í a descubría, por lo me- B E D U I N O E N ORACIÓN EL MECÍAS D E L A J U N T A M E R I D I O N A L D E L A ISLA D E RODAII PAISAJE D E L NILO. A L FONDO, LAS PIRÁMIDES D E CHKOPS Y D E MILES. nos, sus despóticos vejámenes, habían dejado arruinar aquellas bases catastrales que constituían los nilómetros de E l e f a n tina, Koptos, E r n i e n ta (Hermonthis) E l e lia y M e n f Y así prepararon, de paso, su propia ruina. Como que a l a restauración de estos mekias o a la construcción dé o t r o s como el de Rodali, y a una oportunísima c r e c i d a del N i l o que pareció milagrosa, d e b i e r o n los m u s u l m a n e s el a f i a n z a m i e n t o de su conquista de E g i p t o Anécdota, p o r cierto, bien curiosa. Amrú, general del califa árabe Ornar, había, sí, restablecido los nilómetros, en garantía de l a rectitud de su a d m i n i s t r a c i ó n y. se ¡había granjeado el respeto de los egipcios. P e r o el Nilo; rio se desbordaba, y al no fecundar el inmenso valle, el h a m b r e c o n t r a r r e s t a b a Jas simpatías ganadas por aquél para el Poder musulmán. Los coptos, movidos
 // Cambio Nodo4-Sevilla