Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Si es broma, puede pasar... Ilusiones perdidas. La d e c e p c i ó n de Granada A lo dijo el Capitán Centellas, en versos enfáticos y rotundos, a través de la pluma castiza de Zorrilla, con ese aire tan españolísimo, el gesto agrio y el ademán gallardo, de los bizarros soldados que hablan encadenado el mundo al Trono de los Austrias. Si es broma... puede pasar. Mas, a tal extremo llevada, ni puede probarnos nada ni se os puede tolerar... Y Claro es que no hay arquitectura, paisaje, belleza de ningún orden, cosas las más nobles y admiradas, que no presten al ingenio y al humor motivos para la excentricidad, la paradoja, la burla o la negación de las nociones consagradas como decía un editorial de A B C comentando el artículo publicado por M Henri de Montherlant en el París Midi, describiendo sus vanos intentos de conocer Granada. Hasta ese punto, todos de acuerdo: si es broma, puede pasar. Nada hay que resista incólume el sutil alfilerazo, fino y suave, de un humorismo de buena ley. Privilegio excepcional de este difícil estilo literario, que llena de amables sonrisas el mundo, generalmente árido y adusto, de las letras, pero que sólo puede ser tolerado cuando surge grácil y garboso, producto espontáneo de un ingenio positivo, sin más aspiración que poner en el ambiente su nota de color y de sana alegría, sin mayores trascendencias. Por lo visto, no ha podido alcanzar a tanto M De Montherlant en su escrito, que EL PATIO D E LA ALBERGA, DEL. G E N E R A L l F E VISTO D E S D E E L MIRADOR LAS VIEJAS MURALLAS D E LA ALCAZABA CADIMA, GRANADA, LA ALHAMBRA Y A L FONDO, SIERRA NEVADA ha pecado de ramplonería, tan lejos del donaire amable y delicado de un humorismo legítimo como lo está la grotesca contorsión del payaso de un circo, dé la encantadora pirueta de la alambrista gentil. Queda, pues, despojada la narración del c r o n i s t a de Paris Midi de un ropaje que no ha podido llegar a cubrir su nada n o b l e intento, en lo que realmente es, dé ataque absurdo, seguramente interesado, a las bellezas naturales de Granada; a sus portentosos tesoros artísticos y monumentales; a su A l h a m b r a incomparable y única. Y esto entra ya en los límites de lo que no debe ser tolerado, ni quedar sin respuesta cumplida. Tan cumplida y contundente como lo p e r m i t a n los mismos e l o g i o s que, en todos los tiempos, dedicaron a cantar las maravillas de la ciudad del D a r r o y el
 // Cambio Nodo4-Sevilla