Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. D O M I N G O 7 D E S E P T I E M B R E D E 1930. EDICIÓN D E ANDALUCÍA. P A G 2 para rodear el Palacio presidencial, mientras ¡del anterior Gobierno. H a sido nombrado ministro de la Guerra el general Vallota, y atacaban de frente las fuerzas situadas en ministro de Marina, el capitán de navio- la avenida de Mayo. Storne. Se dice que en los combates sostenidos ha E l ultimátum del Sr. U r i b u r u daba al Gohabido un millar de muertos. -Associated bierno un plazo hasta las cuatro de la tarde, Press. y a las cinco, el Ejército revolucionario avanzaba en columnas, llegando a rodear la plaza de Mayo, y situándose las ¡fuerzas INFORMACIONES Y frente, al Palacio. Entonces las tropas que lo defendían abandonaron su posición. A las NOTICIAS POLÍTI C A S fuerzas insurrectas seguían dos m i l automó- viles; completamente llenos de gente ár Llegada del presidente a San S e niada. bastián Los diarios llaman la atención con sus sirenas y bombas de estruendo, anuncianSan Sebastián 6, 1 mañana. E n el p r i 1 do la revolución sin sangre, con lo cual han mer expreso y ocupando el breack de Obras querido significar q u e l a revolución no había Públicas llegó el presidente del Consejo, tenido resistencia de importancia, aunque se acompañado de su hija, de su hermana y hayan registrado algunos muertos en ende su secretario, Sr. Sánchez Delgado. cuentros aislados. E n la estación recibieron al general BeAntes de la rendición, un aeroplano rebelrenguer el embajador en Londres, con quien de voló sobre el Palacio presidencial, mael presidente conversó brevemente; el- subtando aí jefe de la Casa militar del Sr. I r i ssecretario de la Presidencia, director gegoyen, coronel Vázquez. Dos aviadores han neral de Navegación y Pesca, capitán geresultado muertos. neral, gobernador militar de Barcelona, coSe dice que es ignorado el paradero del ronel de Alabarderos, autoridades y jefes presidente Irigoyén y del vicepresidente se- de los Cuerpos de la guarnición. ñor Martínez. -United Press. E l general Berenguer saludó a las autoridades, y el gobernador presentó a los peBuenos A i r e s 6, 10 noche. Como antiriodistas, a quien dijo el presidente q- -e los cipamos, las tropas revolucionarias que recibiría a medio día, aunque nada, tenía avanzaban iban seguidas por más de 30.000 que comunicarles hoy. personas (hombres, mujeres y niños) que E l presidente se trasladó al ministerio dé les aclamaban. jornada. E l triunfo de la revolución sobrevino a las doce al enviar al Gobierno un ultimátun L o que dice el general Berenguer. las tropas acantonadas en el campo de M a yo. Se sabe que el Gobierno confiaba, prinL a firma cipalmente, en la lealtad de la Policía, peSan Sebastián 6, 12 noche. E l general ro ésta, a última hora, se negó a hacer fueBerenguer de Palacio marchó al ministerio go contra las tropas sublevadas y trataba de Jornada, de donde salió a los pocos mocon excesiva moderación a la enardecida mentos, antes de las nueve de la noche. L o s multitud. Además, la Policía se abstuvo de periodistas que estábamos en el ministerio hacer fuego contra las manifestaciones esinterrogamos al conde de Xaúen. tudiantiles. Todo el comercio cerró sus- -N o tengo nada que decirles. Aquí no puertas. ha venido nadie. M e han recibido como si Los folletos incitando a la revolución, lanfuera u n amigo- de San Sebastián. zados por los aeroplanos, dicen que el EjérY montó en el automóvil. cito se hace eco del unánime clamor del Su secretario nos dijo que, si había tiempueblo y recuerdan que la Constitución oblipo, nos facilitaría la firma el Sr. Castillp. g a a todos los ciudadanos a armarse para Este nos manifestó que la valija estaba ya defenderla. cerrada con los decretos para remitirlos por Indudablemente el movimiento ha sido el expreso de las nueve a M a d r i d pero que cuidadosamente preparado por los altos jese trataba de disposiciones del personal de fes del Ejército. Y a desde un principio se Hacienda, ya publicadas en la Gaceta con vio que quedaban algunas tropas leales al autorización del Monarca. Añadió que el Gobierno, pero que si los revolucionarios presidente del Consejo no saldría para M a drid hasta el martes o el miércoles. lograban llegar al centro de la ciudad, no fiabía probabilidad alguna de que hallaran resistencia. San Sebastián 6, 3 tarde. E l presidente D e San Juan dicen que ha sido asesinadel Consejo recibió la visita del embajador do el diputado señor Porta. E n E l Palomar, de España en Washington y marqueses de la primera víctima de la revolución fué el San Miguel y Argüeso, el capitán general y teniente aviador D Francisco Torres, muergobernadores civil y militar y jefe. de la to por sus compañeros porque se, negaba a Guardia civil. secundar el movimiento. -United Press. E l secretario del general Berenguer manifestó a los periodistas que el jefe del GoS e levanta Ja censura previa bierno recibirá a la Prensa a cualquier hora de la tarde o de la noche si ocurría algo Buenos Aires 6, 1 noche, Las autorida 1 de particular. des han ordenado el levantamiento de la A l llegar el general Berenguer, descendió censura previa. -United Press. del automóvil y manifestó que no tenía nada E l nuevo G o b i e r n o ¿Un millar que comunicar. -Ustedes serán los que puedan contarme de muertos? algo- -añadió- Y o acabo de llegar y me encuentro con la huelga. E s lamentable que Buenos Aires 7, 2 madrugada. E l viceSan Sebastián nos haga este recibimiento presidente Sr. Martínez, ha entregado los cuando el Rey viene desde Santander hapoderes a una Junta militar revolucionaria, ciendo un sacrificio con el deseo de prestar presidida por el general D José Evaristo mayor realce a la población, y yo acudo para Uriburu, quien ha formado Gabinete cpn el recibirle. diputado conservador D Enrique M a r i n a como vicepresidente; D. Enrique Pérez, coA las dos de la tarde se dirigió al minismo secretario de Finanzas; D Matías Soterio de jornada. rondo, secretario de Guerra, y D Ernesto Bosch, de Relaciones Exteriores. Manifestaciones del ministro de L o s detalles que se van recibiendo confirla Gobernación man que en Casa Rosada sólo se izó la bandera blanca cuando. se vio que nuevas coM a d r i d 6, 7 tarde. E l general M a r z o relumnas de tropas convergían- -procedentes cibió al vicepresidente de la Federación N a del Norte y del Sur- -en el Paseo de Colón, cional de Empleados y Obreros Municipa 1 les, quien le entregó una solicitud de permiso para celebrar el próximo mes de d i ciembre una Asamblea. E l ministro no tuvo inconveniente en autorizarlo, si bien consideró preciso algún trámite previo de l a Dirección General de Seguridad. Recibió también el ministro al subsecretario de Economía, Sr. Lequerica, que fué a cumplimentarle. Comentó el general M a r z o con los periodistas la huelga general declarada en San Sebastián por muerte de un herido que l o fué por la fuerza pública en legítima defensa de ésta. -S i son agredidos los guardias- -dijo el general M a r z o- tienen que defenderse, porque no podemos. pedirles que sean mártires. L a muerte del herido ha sido sólo un pretexto para el intento de huelga general, que será breve, según creo. H o y ha habido una agresión a un tranvía y otra a un taxi. E n el casco de la población reina tranquilidad, aunque algún comercio ha cerrado para evitar el posible apedreo de las lunas. L e preguntó un periodista si el Rey llegaría esta tarde a San Sebastián, y el m i nistro contestó que. desde luego. Acerca de la suspensión del periódico de V i g o El Piteblo Gallego, dijo el general Marzo que el gobernador le había comunicado que hoy levantaría la medida, si no recibía orden en contrario. E l mismo periodista preguntó al ministro si formaría expediente por dicha suspensión, y contestó el ministro. diciendo que la sanción se debía a una desobediencia del periódico, que no pasó un artículo por la Censura. Respectó a los propagandistas de la Unión Monárquica Nacional creía el general M a r zo que habían dado por terminada su labor por Galicia definitivamente, y que yai habían regresado a Madrid. E l ministro de Trabajo hace d e claraciones a los periodistas E l Sr, Sangro y Ros de Olano, participó hoy a los informadores que, habían sido designados los señores D Severino A z n a r y D Inocencio Jiménez para la comisión de expertos de seguros sociales, de la Oficina Internacional del, Trabajo. Prueban estos nombramientos hechos en Ginebra, el buen concepto que de España se tiene en la Oficina Internacional. Seguramente para uno de esos cargos pensarían en el general M a r vá, pero éste, por su edad, no puede desplazarse. Expresó sus impresiones satisfactorias respecto al conflicto en San Sebastián, Las huelgas de Rentería y Pasajes se hubiesen resuelto hoy, a no ser por el paro general de San Sebastián, decretado como se sabe por la muerte de un obrero. Estos conflictos, como otros ocurridos en varias capitales, parecen organizados por los enemigos de las soluciones sociales. N o son, por tanto, verdaderos conflictos sociales, pues la actuación de los elementos que en ellos figuran contrasta con la que siguen las organizaciones sociales sensatas que acuden al ministerio de. Traba jo para que sus aspiraciones sean atendidas. Estos movimientos carecen de asistencia social, pues la pasividad de la gente. impide su solución rápida. E n otras partes, ante un paro general, los ciudadanos no tienen inconveniente en realizar trabajos corporales, peroaquí seespera a que todo lo realice la Policía. A j u i cio del Sr. Sangro, todas estas cosas permiten que asuntos satisfactorios para España, pasen inadvertidos. L a Prensa extranjera dedica grandes comentarios al puesto que se ha dado a España, en la Federación europea, sin que la prensa española se haya ocupado de ello. E s indudable- -agregó el m i nistro- -que España merece un gran concepto internacional. Cuando abandonamos la; Sociedad de Naciones, yo no fui partidario de esa actitud, porque observé que el orgai