Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A L I O 8? Gü E TO Ll fi- R O S D E T E X T JL TODAS LAS. FARMACIAS -POR juanetes, verrugas, ojos de g a l l o y t o d a d u r e z a desaparece e n tres días usando el patentado RECHAZAD LAS IMITACIONES En farmacias y droguerías, 1,60; por coi- reo, dos pesetas. FARMACIA PUERTO. PLAZA SAN ILDEFONSO, 4, MADRID y de consulta para Academias y carreras especiales. LIBRERÍA E DOSSAT. Plaza de Santa Ana, 9. Apartado 47. Teléfon. 0 12724 MADRID, M A PREPARACIÓN EXCLUSIVA. Academia Delgado, Preciados, 7, Madrid. Tel. 18674. HAT? INTERNADO. Infórmese de esta Academia y pídanos Reglamento con los resultados LA SALUD PUBÜ 0 A Comprobado en minuciosas experiencias de. laboratorios de microbiología de Madrid y Londres el gravísimo peligro, por sus. estuches, de todos los termómetros clínicos, a excepción del termómetro Jess siempre desinfectado, único en el mundo y ya de universal renombre, ofrecemos los detallados certificados (el de Londres traducido) Si algún comercio procura dar salida a sus actuales existencias de estos peligrosos termómetros, la moral médica, que en los farmacéuticos constituye una religión, siempre respetada, sólo por ignorar tal peligro puede disculparlo. Para que todos lo sepan y puedan proveerse de este termómetro, único exento de tan gravísimos peligros, se publica este anuncio. Pueden adquirir sólo los estuches antisépticos si desean agotar las existencias de termómetros de otras marcas. Atentos principalmente a la salubridad pública, exentos de toda codicia mercantil, los precios moderados permiten venderlo al público a los precios corrientes, sin perjudicar las justas, aspiraciones de la clase farmacéutica. Comprobación, material, etc. Agencia Ceatral, F. de Recoletos, 16, l.o, MADRID, 11 APIDO Sifl ILLA- J EREZ- ALUEüIliAS- CEUTA TANGER- LARACHJE- OASABLANCA Y SEVILLA JKRE 2. SAIÍLUCAR- CHIPIONA X PUERTO B SANTA MARÍA Sociedad Cooperativa ele Orédito Hipotecario- Madrid Préstamos a interés módico, dando facilidades para de construcción. Agencias: en Barcelona, Mallorca, 198, y en SEVILLA, C A L L E ZARAGOZA, 19. 1 EL HOGAR ESPAÑOL PASAJEROS Y MERCANCÍAS, con magníficos Ómnibus BUSSING PULLMAN, en combinación con los correos do Ceuta, Tánger y Gibraltar. Salida, 7 mañana: Gran Capitán, 12. Teléfono 22690. Algeclras, 13.30. Marina. 6. Teléfono 137. Aguas subterráneas Investigación y aumente garantizados. A. Moran Campomanes, Madrid Lea usted T 38: E. -RODRIGUEZ- SOLIS LOS G U E R R I L L E R O S D E 1808 439 y Mandaba el primero, fuerte de 16.000 infantes y ¡3.000 caballos, el general conde de Cartaojal, y tenía a sus órdenes al duque de Alburquerque, hombre de corazón, poseído, del ansia de gloria, pero inquieto y vanidoso. Todo hacía; temer entre los dos un rompimiento, que no tardó en verificarse. E l duque de Alburquerque, desprendiéndose con sus fuerzas del ejército de Cartaojal por sus graves disidencias con éste, disidencias que fueron elevadas en consulta a la misma Junta Central, sostuvo varios encuentros contra los franceses, alcanzando algunas yentajas, y retirándose, por último, a Manzanares, desde cuyo punto marchó a reforzar a Cuesta de orden de 3 a Central, convencida de lo imposible que era mantener, unidos a Alburquerque y Cartaojal. ¡Siempre las mismas rivalidades! E l conde de Cartaojal avanzó con su ejército hasta Kebenés (24 de marzo) pero acosado por Sebastian! que había. substituido a Lefevre en el mando del cuarto ¡Cuerpo francés, se replegó a Ciudad Real, donde ¡fué batido en los- días 27 y 28, teniendo que guarecerse en Sierra Morena; y gracias a que Sebastiani no pasó de Santa C r u z de Múdela, en donde aguardó al mariscal Víctor, que operaba en Extremadura de acuerdo con él, no fué mayor nuestra derrota. r E l guerrillero don Isidoro M i r que no cesaba en sus empresas contra los imperiales, al saber que se. dirigían hacia Consuegra 20 caballos y 40 infantes (5 de marzo) se retiró con sus hombres a la Cuesta del Castillo, exhortándoles a batir a los franceses, a no volver la espalda y a- morir a su lado, todo lo cual juraron los nuestros poseídos del mayor entusiasmo. Apenas se presentaron los imperiales se arrojó M i r sobre ellos con tal denuedo, que les hizo 12 prisioneros, entre ellos a l general Bonderweid, a su secretario y a un comisario de guerra, quedando. los demás muertos, sin otro daño los nuestros que una pequeña herida d bala que recibió en unapieríis ei raismo- Mir. 7 Otro de los guerrilleros de la Mancha, que merece especial mención, es don Francisco Sánchez (Fran? cisquete) H- b a nacido en Camuñas, provincia, de Toledo donde era muy estimado. Invadida España por los franceses, Francisquéie v su hermano fueron de los primeros que en, lá Mancha salieron a campaña contra los imperiales. ¡E n una de las acciones se vieron obligados a refugiarse en Camuñas; perseguidos por los franceseá se encerraron en su casa, que, transformada en una; fortaleza, costó a los imperiales mucha sangre y, muchos hombres muertos antes de llegar. a conquistarla. Agotadas las municiones, Francisquete logró sal varse; pero su hermano, nienos feliz, no pudo se guirle. Excitado por los franceses se entregó a ellos, bajo palabra de que le conservarían la v i d a mas apenas le tuvieron, en su poder le colgaron de. las aspas de un. molino, gozando en verle morir en, aquella, especie de tormento, propio sólo de inquisidores. Francisco, al saberlo, lloró lágrimas de sangre, y sobre el cadáver de su hermano juró no entregarse al sueño, ni probar alimento alguno, n i apagar l a sed por más devoradora que fuera, sin antes vengar, a aquel mártir, cuyo valor y heroísmo habrían respetado los soldados de cualquier ejército que no fuera el de Napoleón. Y Francisquete cumplió su juramento, y hasta que algunos franceses no borraron con su sangre l a de su hermano, ni bebió un sorbo de agua, n i comió un trozo de pan, n i durmió una sola hora. Recorrió los pueblos, llamó en su auxilio a algunos amigos, y bien pronto pudo contar con 30 hombres a caballo, tan hábiles tiradores como buenos jinetes, y comenzó contra los franceses una lucha a muerte, una guerra sin cuartel. ¿Cómo había de perdonar Francisquete en campo abierto y con armas a los que no habían perdonado a su hermano, rendido bajo el seguro de la vida? Su campaña, pues, contra los. imperiales: fué terrible, sangrienta; a ella Ig- irnptilsgban, d -unjjgdoj- fe