Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A 1 B C. J U E V E S i! D E SEPTIEMBRE D E 1930. E D I C I Ó N D E A N D A L U C I Á V P A G 32. quigráfíá, Segundo curso de Geografía. A r i t mética Mercantil. Tercer año: Segundo curso de inglés. Segundo curso de Taquigrafía. Teneduría dé libros. Geografía Comercial. Legislación Mercantil. Aprobado el curso preparatorio y los tres años siguientes podrán los alumnos solicitar se les expida por la secretaría de la Corporación el correspondiente diploma de aptitud. Condiciones: P a r a ser admitidos a matrículas deberán los aspirantes llenar los siguientes requisitos. Primero. Saber leer y escribir correctamente y conocer bien las cuatro reglas elementales de l a Aritmética. Segundo. Haber cumplido doce años de edad. Tercero. Acreditarán por certificado facultativo estar vacunados o revacunados. Cuarto. Ser presentados por sus padres, tutor o encargado, los que autorizarán con su presencia la matrícula. Quinto. Abonar los derechos de matrícula y exámenes correspondientes. L a matrícula estará abierta en la secretaría de esta Real Sociedad, Rioja, 25, desde el día 15 al 30 del corriente mes, de nueve de l a mañana a una de l a tarde y de cuatro de la tarde a siete de- la noche. PALOS- LA RÁBIDA Tradiciones colombinas Quiero llamar hoy V i r g e n Colombina, por antonomasia, a la antigua titular del histórico convento, Santa María de la Rábida, después, por aclamación popular, con advocación de los Milagros. V i r g e n Colombina, porque, ante E l l a oró Colón al llegar a L a Rábida por vez primera, pidiéndole ayuda en sus tribulaciones y consejos para sus atrevidos proyectos; fray Juan Pérez y el padre Marchena, le suplicaban protegiese la expedición que se preparaba; era l a Patrona de los marinos del Tinto y a l a que se encomendaron los Pinzones y sus compañeros de viaje; esta V i r g e n salió de Palos al par que las carabelas, con un altar en los corazones de todos sus tripulantes; las madres, las esposas, le pedían fervorosamente por los que se embarcaban para surcar mares desconocidos, solicitando éxito y buena suerte en su arriesgada empresa; ante su altar oyeron misa, pidiéndole su bendición, el almirante y todos los marinos, al salir para el Descubrimiento, en aquella memorable mañana del 3 de agosto de 1492. A esta V i r g e n Colombina, tan sugestiva e interesante, se le acaba de tributar ím homenaje, homenaje que se le hizo en otro tiempo y durante muchos años. E n el popular A B O y en su edición de 30 de julio último, propuse se resucitase la piadosa y tradicional costumbre de celebrar fiestas religiosas y una romería en honor de Santa María de la Rábida. Los paleños, con el mayor entusiasmo y cariño por su Patrona, han querido hacer, este mismo año, una prueba, un ensayo, de la gran romería que se prepara para el venidero, ensayo y prueba que ha superado a cuantos cálculos se hicieran. Las músicas han despertado a los vecinos de Palos con alegre diana; las campanas tempraneras han llamado al pueblo a misa de alba; después, se ha organizado devota procesión para i r hasta el convento de L a Rábida, llevando a hombros a l a V i r g e n toda la distancia que le separa del pueblo, en conjunto armonioso de color, con fervorosas plegarias en los labios, en típica comitiva; abriendo marcha, numerosos romeros a caballo, con sus gentiles jinetes luciendo graciosamente trajes populares; carros y carretas vistosamente engalanados, llenos de be- llas paleñas, cantando al son de panderos $i castañuelas; después, la V i r g e n bendita, lá Hermandad, con sus directivos, rezando elj Rosario y la Salve de los Marineros; clero autoridades, músicas, todo Palos, rindiendo; pleitesía a su excelsa Patrona; oraciones, cantos, cohetes, vivas entusiastas, piadosa alegría. A l llegar a L a Rábida, que los recibe cotí la belleza de sus paisajes, los perfumes dé sus jardines y pinares y el repicar de lásr campanas monacales, se celebra solemne fun- T ción religiosa en l a iglesia del convento, y una vez terminada, comienzan las fiestas áf aire libre, escogiendo cada reunión, para vivir aquel día, los más bellos rincones la! sombra d- los añosos pinos, donde forman seguidamente las más animadas fiestas, coy derroche de alegría y buen humor; fiestas del más típico sabor popular, con bailes y cantos al son- de cuantos instrumentos sé i n ventaron, alternando con las pruebas del rico vino de la tierra y las. sabrosas, viandas, qué en abundancia llevaban para familiares e i n v i tados. Durante todo el día fueron llegando numerosos romeros de Huelva, Moguer, San Juan del Puerto, Niebla y otros pueblos compartiendo la animación y alegría con todo Palos, que sé trasladó ese día a L a Rábida. A l caer l a tarde se reúnen los romeros, y en idéntica comitiva que a la venida, escoltando a su Virgen, regresan a Palos, alegres y satisfechos, formando ya sus proyectos para el próximo año, que el 2 de agosto, y coincidiendo con las fiestas colombinas, será la gran romería, que se repetirá cada año con más entusiasmo y concurrencia: L a V i r g e n de los Milagros, V i r g e n C o lombina, tendrá otra vez, como antaño ¡los solemnes cultos y la alegre romería a L a Rábida, que, como dije en anterior artículo, reúne condiciones excepcionales y coincidencias poco comunes para estas fiestas campestres y romeras. -Eustacuio Jiménez. s
 // Cambio Nodo4-Sevilla