Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. V I E R N E S 12 D E S E P T I E M B R E D E 1930. E D I C I Ó N DE ANDALUCÍA. PAG. 7 CRITICA Y NOTICIAS DE LIBROS Tempestades de a c e r o p o r E r n s t Jünger. O t r o s l i b r o s TEMPESTADES DE ACERO. -Acabamos de leer dos nuevos volúmenes de o sobre la guerra europea. Todavía sangra la sensación en l i teratura narrativa, más o menos espontánea y más o menos tendenciosa. Se trata ahora de dos libros alemanes, escritos por combatientes alemanes: tempestades de acero y Gentes sin patria. Hablemos del primero, no sólo por orden de enumeración, también por su valor preferente, de fondo, de pintura y de alcance. Sentíamos una impaciente curiosidad por hojear este libro, del cual, aparte las traducciones, se ha repetido la edición alemana diez o doce veces. Después del diluvio de libros de la guerra, cómo explicarse el éxito tardío de este volumen? V a r i a s horas consume su lectura, porquees de capítulos nutridos; pero no es preciso avanzar mucho para explicarnos la acogida y la circulación que ha logrado. E l autor es un oficial- -14 veces herido- que desde soldado raso alcanzó las estrellas de- teniente. Espíritu fino, sagaz y sereno, tuvo la aplicación perseverante de observar y de recoger en notas todas las sensaciones, observaciones y escenas que estremecían sus ner vios o se ofrecieron a su pensamiento; y todo ello con una gran sinceridad, con la visión objetiva posible- -relativa siempre, puesto que el autor participaba en penalidades y peligros y había de ceder muchas veces a los instintos. Así, todo el volumen nos da una impresión rica en relieves y nos transmite emociones vivas, que palpitan sobre nuestra fibra sensible casi con la misma fuerza que en el actor o el testigo. Ernst Jünger 110 escribe para hacer crítica sino crónica; pero como se desata de prejuicios, buscando sólo eí destaque de los- sucesos, y siempre sin alejarse en hipótesis n i en referencias, sino estrictamente en el escenario limitado en que él se mueve, los puntos de crítica, l a tesis, las resultancias, se producen de por sí y sin análisis sistemático van coincidiendo para darnos las conclusiones. E n cuanto a sufrimientos, a espectáculos de horror, a toda l a trágica teatralidad de los combates y de los golpes de mano así como en la m i seria y sobresalto de la vida en las trincheras, no hallamos, claro es, grandes novedades. H a y sí, más profusión que en otros l i bros, y, por ello mismo, no se rebuscan para el resalte unos cuantos episodios espeluznantes. Son tantos y tan horrendos, que sería. difícil el buscar los predominantes en el sentimiento de espanto. E l mayor interés está en el hilo de l a historia, en la continuidad de l a narración, porque se va esmaltando con el implícito criterio crítico sobre los factores de moral y sobre la conducta táctica. Aquí y allá vemos flagrantes los errores del alto mando cuando priva de iniciativa al mando subalterno y quiere guiarle por el plano y le obliga a un ataque mapropiado. E l alto mando, a muchos k i lómetros, falsea l a realidad y precipita a unas tropas, al sacrificio estéril. Otras veces vemos cómo el mismo error de mando sostiene un fuego artillero, que sólo sirve para hacer una carnicería en las propias tropas, impidiéndoles la maniobra. Todo está visto y vivido en la esfera inferior y Sobre el terreno de la verdad. E l relato no se detiene nunca en digresiones ni se tuerce en la admisión de convencionalismos. T o d o él es terso, recto, y, a juzgar por el sabor, enteramente verídico. Cuando cerramos el volumen necesariamente hemos de reconocer que el Ejército alemán llegó a grado- de heroísmo, y, sobre todo, de re- sistencia, que parecen rebasar el esfuerzo humano. Y hemos de sospechar que si en los cuadros de mando, en general, el espíritu germano militarista imprimió virtudes, su extremismo condujo en ocasiones a la exasperación y al martirio. L a campaña, vista al través de este libro, se llevó como una operación algebraica, con olvido frecuente de los elementos y obstáculos naturales; en tales términos, que las victorias correspondieron casi siempre más a las unidades que al plan y al conjunto. E n Tempestades de acero hay mucho de curioso, mucho de dramatismo, mucho de fase nueva, y bajo esos alicientes, un hondo sentido de meditación y un haz de luz, que explica las dificultades y los retardos de los grandes movimientos agresivos o de contraataque. P a r a entendidos y. para legos, tiene el libro, por igual, singular atractivo. Gentes sin patria es la campaña vista por el lado del pesimismo derrotista desde el primer momento. Es, casi constantemente, l a proyección de, todas las miserias y penalidades colectivas en el interior y en los campos de, batalla, y una crítica acerba y dura- -burlesca y sarcástica, a veces- contra ía tiranía ciega de la disciplina. L a propaganda de Liebknecht y de Rosa L u xemburgo, va llegando a las filas, va corroyendo el entusiasmo y la disciplina. Primero destruye la mentira de la guerra defensiva Luego aprovecha las faltas de organización en las vituallas, el hambre en la trinchera, el hambre en la población. Hasta que, al cabo, frente a la imposibilidad del triunfo, en el tumulto de las retiradas, saltan los primeros chispazos de la desobediencia y de la sublevación. L i b r o todo él tendencioso, se complace en insistir sobre las diferentes castas de soldados y en- hacer; befa y escarnio de la oficialidad, presentándola bien servida de trajes y de mantenimientos, en frecuentes francachelas, omitiendo, en cambio, con notoria y estudiada parcialidad, los actos de abnegación y de martirio de los oficiales v el porcentaje aterrador que dieron en las listas de muertos y de heridos. Este libro tiene, pues, un cariz y un colorido que repugnan por la malevolencia de su designio. L o advertimos lealmente para que los lectores gustosos de los libros de guerra no confundan con los del género este de Gentes sin patria, el cual, bajo la apariencia de una crónica es un libro d i solvente, que transpira odio contra el Ejército, y que, maldiciendo la guerra, acaba preconizando la guerra social. -F. S- O. L A INFELIZ AVENTURA, por Roberto M o l i n a -E n novelas anteriores, algunas premiadas en Certámenes editoriales, y en multitud de cuentos, Roberto M o l i n a ha hecho una labor literaria rectilínea y l i m pia, que le proporciona lectores devotos en todos los países de habla española. Imaginativo, pero nunca estrambótico ni excéntrico, su fantasía creadora no pierde el contacto con la realidad o, por lo menos, con l a verosimilitud, y es lógico en los encadenamientos y fácilmente dueño del lector. Su extirpe narrativa tiene una fuente diáfana y pura en la tradición castiza y selecta ele los cuentistas añejos, en el cuento auténtico, bien pergeñado, bien compuesto y un. poco acicalado, pero sin recargos descriptivos, sin digresiones desconcertantes y sin la afectación de rebuscamientos efecli. ss: todo dicho en m- osa cristalina, bien coloreada con el justo m a tiz y propiedad del vocablo justo. E n esta novela, Roberto M o l i n a atrae la atención del lector desde las páginas primeras, y l a retiene sin cansancio hasta el final. E l a l calde de Carrascales y otra porción de personajes vivos, de feliz reproducción v de inefable verismo, se mueven alrededor del eje de acción y se nos ofrecen en un espectáculo que tiene el ambiente del realismo. E l cual se completa con la proyección del contacto político de las figuras pueblerinas con el foco de M a d r i d L A INFELIZ AVENTURA, bajo los ribetes de socarronería, de antítesis, de contraposición y de tosca malicia, encierra- -como la mayoría de las composiciones de Molina- una lección de moral, que brota como perfume, no que se declama por la voz del autor. E l autor, sencillamente, narra, y el lector paladea y deduce. Como en todas las buenas narraciones. NUEVOS PAISAJES, por Gregorio Arrieta. E s un nuevo libro de versos, éste de poemas cortos, del notable vate Gregorio A r r i e ta, que ya produjo libros tan interesantes como Los paisajes del ensueño, Estampas y Rimas. L A Confederación Sindical Hidrográfica del Guadalquivir ha publicado el plan general de obras y servicios y presupuestos para el ejercicio de 1930. E n la Memoria, expresiva de los trabajos que efectúa la Confederación, se pone de relieve el estado avanzado de las obras de los diversos pantanos, ilustrando las referencias con grabados y gráficos de las zonas que comprende la cuenca hidrográfica del Guadalquivir y con datos de sumo i n terés. N o deje de leer la magnífica obra de G a briel Miró, L A S CEREZAS DEL CEMENTERIO, que acaba de publicar la colección E l libro para todos. Ciap. 1,50 pesetas. PRÓXIMAMENTE aparecerá E L TESORO DE CUAUHTEMOC, de L u i s de Oteyza. U n a gran novela de aventuras, cuyo asunto se desarrolla en lo más escondido, virgen y fabuloso del Yucatán. Ciap. 5 pesetas. ZARPAZOS. -Julio Romano. U n a novela que presenta a una muchacha educada en Inglaterra, chocando con la pacatería de un pueblo tradicionalista español. Renacimiento. 5 pesetas. L A SEXOLOGIA. Quintiliano Saldaña. -El libro de ensayos más completo escrito hasta ahora sobre tan interesante materia. Mundo Latino, 5 pesetas. D E U N MÍINDO A OTRO. Alberto Insúa. -Novela de la guerra, escrita en París durante los primeros días de la gran contienda europea. Renacimiento. 5 pesetas. Compre estos libros en las librerías Ciap. E n M a d r i d librería Fernando Fe, Puerfa del Sol, 15; librería Renacimiento, P r e c i a dos, 46, y plaza del Callao, i librería F e Principe de Vergara, 42- 44. E n Barcelona: Librería Barcelona, Ronda de la U n i v e r s i dad, 1, y Cortes, 592. E n Sevilla: Librería t e Campana (junto a Sierpes) E n San Sebastián: Librería Fe, Avenida de la L i bertad, 16. E n Zaragoza: Librería Fe, paseo de la Independencia, 23. y 25. E n (Tor u n a Librería Fe, Real, 24. E r i Cartagen a Librería Fe, Isaac Peral, 14. E n Cuenca Librería Fe, Mariano Catalina, 12. E n J e r e z Librería F e Larga 8. E n Buenos A i r e s Florida, 251.
 // Cambio Nodo4-Sevilla