Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
los establecimientos p e n i t e n c i a r i o s infantiles. t a Escuela d e Reforma y Colonia d e S a n Vicente. C A R R E T E R A de L i r i a adelante. Seis kilómetros nos separan en este instante de Valencia. E l presidente del T r i bunal Tutelar de Menores establecido en la capital, S r Ribera Cañizares, que me acompaña, ordena al mecánico: -A h o r a a la izquierda... P o r aquí... H e mos llegado. Calle de S a n Vicente, en el vecino pueblo de Godella U n a fila de casitas de u n a sola planta, sencillas, coquetonas, y e n el frontis de una de ellas, sobre la cancela, esta inscripción: C o l o n i a de S a n Vicente Pasamos sobre el umbral. L a superiora de las UNA FILA DE CASITAS DE UNA SOLA PLANTA, SENCILLAS Y COQUETONAS años, y no escapará a su perspicacia la necesidad imperiosa de una escuela de reforma femenina, cuando en la adolescencia son mayores los peligros para ellas que para los niños, y a que es empresa harto difícil resistir las tentaciones del lujo y de los placeres sin la base sólida de u n hogar honrado... E n fin; usted me c o m prende bien. Ponía en sus palabras toda la ternura de que es capaz un corazón de mujer fuerte, sin taras hereditarias, poseedora de un corazón de elegido dispuesto al sacrificio por el bien de los otros, de aquellos que llevan en el fondo de sus almas gérmenes LA TORRETA, CASA DE DETENCIÓN Y OB- SERVACIÓN Oblatas que dirige la Colonia se sorprende de nuestra visita inesperada. -T e n d r á n que perdonar; es día de labor, y no estará todo como merecen los visitantes. L a superiora ha faltado a l a verdad, a nuestro juicio. Nosotros n o hemos advertido las deficiencias que ella insinuó. S o n reímos a la religiosa, complacidos de su pulcritud. L a s niñas acogidas e n la Colonia trabajan. U n a s están lavando ropas, cosen otras, un buen número aprende en la escuela... P o r parte alguna se advierte ociosidad ni desidia. L a madre superiora explica: -V e r á usted. Este local es hijo de la transformación adecuada de siete casitas construidas para veraneantes, gracias al precioso legado de 25.000 pesetas del testamento de la eximia pedagoga doña María C a r bonell y Sánchez. Anteriormente no había forma de atender de una manera aceptable a las niñas necesitadas de una verdadera reforma en la educación de sus primeros PABELLÓN D O N D E S E HALLAN INSTALADOS LOS DORMITORIOS
 // Cambio Nodo4-Sevilla